Leandro Vicetto

15º Capítulo

Noche de Buenos Aires, casa de Rostro
Ni bien doblé en la esquina, se me aflojaron las piernas. Desde aquí podía ver cómo la puerta de mi casa estaba abierta. Comencé a correr, intuía lo peor. Las luces estaban encendidas. Llegué a la puerta jadeante pero intentando no hacer ruido. Venía un intenso olor a quemado desde la cocina y hacia allí me dirigí. Estaba la sartén al fuego largando humo del aceite ya quemado. Corrí a apagar el fuego y tomando la sartén por el mango la puse directo al chorro de agua de la canilla, grave error, ni bien la puse debajo del agua salió una llamarada que llegó hasta el techo y prendió fuego la cortina de la ventana. Desesperadamente tiré todo al suelo y comencé a echar agua a la cortina con un vaso. Me invadió un terror tal, que en un acto temerario, arranqué de un manotazo todo el cortinado, lo sacudí contra la mesa hasta apagarlo y fui directo a la habitación. Subí la escalera a trancos. Estaba vacía. Anny no estaba por ningún lado, no había nadie en la casa, ni rastros de sangre o violencia. Con el olor a quemado metido en la nariz, grité su nombre. ¿Dónde estaba Anny? ¿Qué había pasado en mi ausencia? De un salto llegué al teléfono y llamé al inspector.

-¡Daniels, Anny no está, se la han llevado! ¡Ayúdeme Daniels! ¡Ayúdeme!

Leandro Vicetto

Acerca de Leandro Vicetto

Un tipo oscuro. Flamante incorporación de martes, nos deleita con sus relatos en forma de policial negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>