tapa256
neosimio

Anochecer de un año agitado

Aaaaamigo,
¿qué querés que te diga?
Vaya añito hemos transitado. Cuántos sacudones, vaivenes, alegrías, tristezas, esperanzas, famas, saratustras, saracatungas, reverberancias.
Días, semanas, meses han pasado. Una temporada con 36 martes, para el recuerdo y el archivo.

Festejamos el fin de otra era, y en insttantes celebraremos el comienzo de una nueva. ¡Oh, sí!

Entretanto, alzamos la copa llena, y brindamos por todos ustedes, mientras este Neosimio se despide.

¡Gracias! los esperamos pronto.

Que sea martes.

3 comentarios
Verónica Noonan
teleoalreves

El último 11

Deja un comentario
Guybrush

Dudas culinarias

Desde hace años (en realidad desde el otro día, mientras comía una sandia sobre la pileta de la cocina para no ensuciar un plato) que me pregunto cómo es que los hombres empezaron a probar ciertas comidas y las incluyeron en su dieta diaria.

10 preguntas que me hago sobre el descubrimiento de varias comidas

- ¿Era el hambre tan fuerte que los impulsó a arrancar un palo naranja de la tierra y a probarlo a ver qué onda?
- ¿Cuánta gente habrá dicho “miren muchachos, encontré unos hongos… ¿a ver qué tal están?” y cayeron muertos en el acto o corrieron desnudos creyéndose dragones por un par de horas?
- ¿Cuántas veces los hombres postergaron el descubrimiento de algún manjar por años solo porque el tipo encargado de probar las cosas tenía un gusto de porquería y les dijo que “las frutillas no están tan buenas”?
- ¿Están de acuerdo con que Marcopolo cagó las cosas llevando la pólvora al oeste, pero las compensó trayendo pasta?
- ¿Se habrá perdido el hombre de alguna delicia solo porque no se dio cuenta que había que pelarla antes?
- Por otro lado, ¿quién fue el genio que se metió en tanto problema para romper la cascara para finalmente comer… coco?
- ¿Cuándo fue la primera vez que se dijo: “no, no tires esa leche pasada… sé qué crees que soy un cerdo, pero creo que descubrí algo grosso”?
- ¿Cuánto tiempo habrá pasado hasta que se dieron cuenta que si lavaban las cosas tenían un gusto más rico?” (Salvo los brotes de soja… esos tienen gusto a tierra siempre).
- O que si ponías a ese chivito dientes de sable cerca del fuego (pero no muy cerca) por un rato tenía mejor sabor.
- ¿O quién, después de descubrir eso se dijo: “ya sé que hay que cocinar las cosas, pero creo que si agarramos este pescado y este pasto de mar y los dejamos crudos me hago millonario”?

“No hay amor más sincero que el amor a la comida.”
George Bernard Shaw


Amigos, último martes del 2011.
Pero no desesperen. No muerdan la píldora de cianuro escondida entre sus muelas en caso de una reunión sorpresa con sus jefes. Probablemente salgamos con algunos especiales de verano. Especiales que abandonaremos en algún momento porque, dejémonos de joder, ¡es verano!… pero probablemente colguemos cuando ya falte poco para que arranque nuestro próximo año, así que no sería tanto problema.
Fue un placer.

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda30

Feliz fin

4 comentarios
Marcelo Vertua

El regreso del Edipo pródigo

Me gustaría cerrar el año pum para arriba, pero no puedo mentirme. Una vez más, las publicidades y los saludos para las fiestas comienzan a dañar mi sistema nervioso. Además, está mi nueva situación laboral. Dejé la prisión de baja seguridad en la que estuve varios años, y desde hace un mes trabajo en casa. Arranqué con un emprendimiento propio y tengo un montón de cosas para hacer. Pero como todavía no sé si va a funcionar, lo hago con mucha calma, como tanteando en la oscuridad empresarial. Me tomo mis tiempos, y en cuanto más tiempos me tomo y más al pedo me siento, más extraño a mi mujer mientras no está en casa.

Nunca fui una ventosa y jamás soporté que mis parejas lo fueran. No entiendo qué me está pasando, pero si sigo así, en cualquier momento me pide el divorcio. Sé que la estoy asustando y no puedo evitarlo. A la mañana temprano, cuando sale, me levanto para despedirla, le averiguo la temperatura, le aconsejo qué ponerse (nada muy ajustado) le doy un pico y me sale un lastimero: “volvé prontito”. ¡Prontito! ¡Jamás hablé así! Estoy perdido. Durante el día quiero llamarla a cada rato y si se larga a llover me da ganas de decirle que la extraño mucho y pedirle, como una madre, que vuelva a casa con mucho cuidado.

¡Labura a tan solo diez cuadras! Tengo que aflojar… y no, hasta este preciso instante no se me cruzó por la cabeza ir a verla al mediodía con un tupper para que almorcemos “juntitos mucho” en la plaza.

En realidad, me parece que todo esto es una jodidísima regresión, capaz de llevar la pareja a la jodidísima ruina. Es que cuando era chico y mi vieja se iba a laburar o hacer trámites, yo me quedaba en casa con mi tía abuela. Según ella cuenta, me ponía a mirar por la ventana, diciendo: “¿Mi mamá cuándo viene?”. Mi tía intentaba distraerme, y yo: “¿Mi mamá cuándo viene?”. Al rato estábamos los dos llorando. Yo por mi vieja, y mi tía por ese enano que a los tres años ya era socio vitalicio del Club del Sufrimiento.

Más allá de la hora que me tomo para desayunar, parte de mi nueva rutina consiste en despertarme y no tener idea de cómo seguir con esa convención llamada día. Duermo siesta cada tres o cuatro horas y, casi sin darme cuenta, terminé dando vuelta los horarios por completo. Soy un murciélago. A eso de la medianoche me acuesto con mi mujer y una vez que cae frita, me voy para la computadora y arranco con la jornada. La otra madrugada, en penumbras, entré a la habitación, me quedé mirando quince minutos cómo dormía con la boca abierta, y tuve una idea que me pareció genial. Al otro día se la comenté:

–Mi amor, ya encontré la manera para no extrañarte tanto. Me quedo despierto hasta que te vas a laburar, y recién ahí me acuesto. Duermo hasta bien entrada la tarde y me levanto justo antes de que llegues. Así estoy fresquito como una lechuga para prepararte una rica-rica merienda, ¿dale que sí?

Me miró seria, sonrió y me dijo:

–No sé si reírme o salir corriendo.

Tengo miedo. Estas regresiones sé cómo terminan. En cualquier momento aparece en casa con un chongo y le dice: “te presento a Marcelo, mi hijito del que tanto te hablé”.

Deja un comentario
lion

Ciclos

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

En si no da placer

El dolor en si no da placer, es el fruto después de las espinas. ¿Vale la pena? Eso lo mueve, lo intriga.
Se mete en el cine de costumbre a ver la película de su vida y saca en claro la mismísima duda.
Toma un trago de su silencio de tumba y espera. Pide un deseo que sabe bien imposible. Sabe mal como de costumbre.
Se fuma sus ideas para evitar la abstinencia y piensa en su cama. En la cama.
Se desnuda hasta quedar piel y huesos y se toca. Se masturba. Terrible mente.
Piensa en su chorro de ansias bañando un hueco ajeno a si mismo. Las paredes oyen, pero esta vez se mojan de enjambres (miel de abejas) y el calor se afiebra en su entrepierna erecta.
Se mete en sus venas nublando su cabeza.
Sueña con pesadillas tan bellas. Sueña con el sudor de otro cuerpo que conoce,
que bien sabe o sabe tan bien.
Usa sus manos, usa sus dientes, dejando escapar una lengua sedienta que en su vientre habla más de mil idiomas.
Los ojos se dan vuelta, los cachos de carne se evaporan. Hace un viaje anhelando la vuelta.
Solo
Una noche
Solo un instante.
Aunque quede en la memoria,
Solo en la memoria.

H

5 comentarios
G + N

Para llorar desde el exilio

Deja un comentario
Sergi

Compilado – Lo Mejor de 2011

Como me molestan los subnormales que en la parte trasera de su auto pegan una calcomanía con las caricaturas de los integrantes de su familia. Es como una manera de refregarles todas las maravillas que acarrea la vida conyugal en la cara a los que están solteros, como diciendo…vieron giles, esto es el modelo de lo que deberían ser sus vidas. Fíjense como nos adaptamos a la sociedad, como formamos parte del sistema de lo aceptado. ¡Hasta a su perro colocan! ¿Pero por qué no se hacen dar? ¿Por que no colocan a su amante o ya que estamos a su filito travesti? ¿Por que no colocan a la suegra que les quema la cabeza y a la que a veces quieren matar? Ya que estamos, pongan también al jefe que los explota y porque no, una caricatura de todos los electrodomésticos que tienen en su casa. Desde el LED hasta la heladera. Así, la farsa será completa y podrán dormir en la tranquilidad de sus vidas hipócritas. Esta columna es así. Termina con toda la onda. Pero, ahora, a lo nuestro. Este compilado que armé incluye algunos de los temas que más me gustaron este año. Algunos artistas se repiten y eso es porque me gustaron demasiado. Va una recomendación: no dejen que los once minutos y monedas del primer tema los asusten. Es un temón que tarda en arrancar pero cuando lo hace, rompe todo! Finalmente no me quiero despedir sin desearles Felices Fiestas y buenas vacaciones. Besis.

DESCARGALO ACÁ

Lista de temas

1. Gang Gang Dance – Glass Jar
2. Panda Bear – Alsatian Darn
3. Twin Shadow – Slow
4. Foals – Olympic Airwaves
5. Destroyer – Savage Night At The Opera
6. Arcade Fire – Speaking In Tongues
7. Stephen Malkmus & The Jicks – Sticky Figures In Love
8. TV On The Radio – Will Do
9. Wire – Adapt
10. Destroyer – Kaputt
11. Bon Iver – Perth
12. Yuck – Stutter
13. Bill Callahan – One Fine Morning
14. Cass McCombs – County Line
15. Bill Callahan – Riding For The Feeling

1 comentario
Juan P(erro)
el final

El final?

Deja un comentario
La lectora
postal-lectora-final

Aprovechá a leer ahora que podés

Ilustración: Lucía Miranda

Te deseamos que, durante el 2012, puedas hacer todo lo que quieras: como cada año que comienza, éste también viene con doce meses enteritos y flamantes.

¡Felices fiestas!

Con cariño,

La lectora

3 comentarios
Señor G
navida_para_todos

Navidad para todos

En una conferencia realizada el día de ayer, la presidenta de la nación acompañada de papa Noel y el duende Juan Carlos anuncio que a partir de este año la iglesia católica pierde la licencia para la realización de la navidad y la correspondiente distribución de regalos en el territorio nacional. Esta media es beneficiosa para todos los niños del país sea de la religión que fuere ya que cada uno recibirá su regalo correspondiente. Por una navidad laica y peronista para todos.

Deja un comentario
Leandro Vicetto

35º Capítulo

Buenos Aires, Fabrica de la calle Querandíes al 4200 23hs.

Llegué puntal. La noche cerrada caía sobre mí, en cuerpo y alma. Di unos golpes a la puerta y al rato alguien se acercó y la entreabrió dejando pasar un haz de luz que no me dejaba ver su rostro. Preguntó qué quería. Le expliqué que venía de parte de Morris, tal como él mismo me había dicho que dijera.

-¡Ah, usted debe ser el agente Rostro!- dijo echándome una mirada de arriba abajo.

-Sí, el mismo- afirmé sin hacer ninguna acotación sobre lo del término “agente”

Ni bien me hizo pasar, me palpó de armas y habiendo terminado, señalando, me indicó la escalera.

-El tercer piso, lo están esperando- dijo

Hice un leve gesto con la cabeza y me dirigí hacia allí. Cuando llegué a la tercera planta, un poco agitado, pude ver a Morris allí parado junto a los de la otra noche. El Ruso Volkov y Pavlov. Morris se me acercó y me los presentó sonriente. Nos saludamos con un apretón de manos.

-¿Has traído el sobre?- preguntó Morris, quien me lo había entregado unas horas antes en la comisaría.

-Sí, aquí está – le respondí alcanzándoselo.

Ya se me empezaban a notar los nervios en el temblor de la mano. Tenía mis razones, Morris me quería ver muerto desde que se enteró que yo era el yerno de Krotter. Estos rusos también por ser un espía. Era muy posible que no pudiera salir con vida de allí. Tenía que pensar en algo para cumplir con mi trabajo y escapar.

Volkov tomó el sobre y sacó las fotografías que les había tomado. Mezcladas estaban otras de los cadáveres que habían surgido durante la investigación del caso “TUC”. Además había un cassette. Obviamente teníamos copia de todo y ellos lo sabían.

Los rusos cruzaron miradas en silencio y luego Volkov, volviéndose a nosotros, preguntó de cuánto dinero estábamos hablando. Morris le acercó un papel. El Ruso lo desplegó, lo leyó, levantó la vista hacia el inspector y llevó la mano al bolsillo. Sentí un escalofrío por todo el cuerpo. Sacó un encendedor, era un Dupont. Lo encendió y prendió fuego el papel que le había dado Morris, lo tiró al suelo y se dieron media vuelta dirigiéndose hacia la escalera de salida.

-¡Hecho!- dijo Volkov sin voltearse.

En ese momento, Morris me echó una mirada maliciosa.

El ruido de un disparo retumbó en todo aquel galpón de manera estrepitosa. Me hizo saltar de mi sitio. Asustado me tiré al suelo y rodé hacia una columna para ocultarme. Espiando a través de los fierros, pude ver que Pavlov había caído muerto en su sitio. Volkov al parecer se había escabullido detrás de una maquinaria. A Morris no lo veía. No entendía que estaba pasando. Me habían palpado de armas, imagino que a todos. Se escuchaban de fondo las maldiciones del Ruso. Me asomé y una bala que chocó contra la columna en la que yo estaba, me hizo retroceder rápidamente. Volkov estaba armado y disparaba hacia el techo. Había alguien arriba que le respondía a los tiros. Me asomé y vi el brazo de Volkov extendido hacia arriba. En medio de aquel estruendo, una bala impactó en su mano e hizo que cayera su pistola. Quedó a dos pasos de la escalera. El Ruso saltó de su sitio para agarrar su arma y huir pero ni bien quedó expuesto, una bala lo alcanzó. Cayó muerto. En medio de esa locura, salí corriendo por detrás de unas columnas, salté sobre el cadáver del Ruso, recogí el arma y llegué a la escalera. Bajé corriendo y en la segunda planta, me topé con el de seguridad; en un acto impulsivo apunté hacia adelante y apreté el gatillo. El tipo cayó antes que se apagara el eco del disparo. Le había dado en la frente. Seguí bajando a los saltos y corrí hacia la puerta de entrada, pero estando a solo diez metros, la puerta se abrió. Era Krotter. Le apunté y él a mí.

-¡Tranquilo Doctor! ¿Qué está pasando? Suelte el arma.- Dijo con tono sereno

-¡Los han matado, había alguien más!

En eso Morris baja corriendo la escalera. Krotter y yo le apuntamos.

-¡Esperen, soy yo, no disparen! – gritó levantando las manos.

Ni bien Krotter bajó el arma, se escuchó un estallido y detrás de mí un ruido sordo me hizo girar. Krotter estaba en el suelo con un orificio de bala entre ceja y ceja, brotaba la sangre tiñendo su rostro. Cuando me volteé vi a Morris corriendo hacia mí y le disparé, se desplomó, luego empecé a detonar el cargador en todas direcciones, hasta agotarlo.

En el fondo cayó un cuerpo rodando por los peldaños de la escalera.

Ya todo en silencio, en cámara lenta, di unos pasos temblorosos hacia los cuerpos. Debajo del cuerpo de Morris se había formado un charco de sangre, le había dado en el pecho. Tenía los ojos abiertos con midriasis. Seguí mis pasos, acercándome al cuerpo inerte tendido a los pies de la escalera. Estaba boca abajo con un traje marrón oscuro. Me incliné acercando mi mano, lo tomé del hombro y lo volteé. Cuando vi quién era, caí de rodillas al suelo. Descompuesto. Aquel cuerpo era Daniels.

2 comentarios
Leandro Vicetto

Capítulo 36 (¿final?)

Buenos Aires, Cementerio de la Chacarita, 05 hs p.m..

UN AÑO DESPUÉS
**************************

Aquí estoy, parado ante uno de esos hechos que marcan a fuego. Ya lo voy sintiendo dentro de mí. Pareciera que no hubiese nada alrededor más que tumbas, sin embargo hay mucho más que eso. Me perturba la idea de que así como yo formo parte de una historia que vive en mi propia existencia allí erguida delante de una lápida, hay tantas otras historias sin un testigo que las haga perdurar, al menos en ese momento. Leo el nombre de Daniels entre el musgo de la piedra descuidada. A pesar de todo, siento la necesidad de ir a visitar su tumba. Tal vez, aunque sea de manera inconsciente, lo que busco es una respuesta a todo lo que pasó. Habiendo repasado todo ya, infinidad de veces.
Aquella noche en el Aeropuerto de Ezeiza, la reviso entre sueños cada vez que me ataca el insomnio. Nunca sabré si el acuerdo entre Morris y Daniels venía armándose desde tiempo atrás o si, Morris, lo dejó con vida, sólo, porque necesitaba un aliado para llevar a cabo su plan. Y yo ignorándolo todo, pensando que, del otro lado de aquella puerta que dejaba a mis espaldas, el inspector moría asesinado.
-¡Qué locura!- pensé -¡Morris jefe de la Mafia! Ese hijo de puta se la había montado bien. Creí que eso pasaba solo en las películas. Nunca sabré si Daniels estaba al tanto de todo o lo ignoraba como yo. Tal vez él mismo hubiese querido ocupar ese cargo y yo era su socio encubierto. En un punto, me siento engañado; de todas maneras, todo terminó, prefiero darle espacio a la duda. No puedo dejar de pensar que aquella noche, lo del galpón de Ezeiza, fue un presagio de lo que pasaría después en la fábrica.
Como siempre, quedo en silencio, con la mirada perdida, queriendo ver más allá de esa roca con musgo que tiene tallado el nombre de quien, creo, fue mi amigo.

Deja un comentario
alej
contratapa256

Noquedamás

1 comentario
neosimio
tapa255

Gualicho tecnopop

Estimados congéneres y / o lectores de los martes miento. Hoy hemos venido más preparados que nunca, con la espada bajo el brazo y el escudo de enmendaciones afilado para afrontar el ocaso de un nuevo ciclo.

Sabemos que los cambios ya están llegando, que nos enfrentamos a una insólita transformación arrasadora que significa: entregarse o reventar. Para ello nos preparamos. Hoy martes 13 nos convoca nuevamente este número. Nuestros colaboradores podrán explicarlo exhaustivamente.

Ahora, luego de varios casamientos puedo rendirme a escribirles y contarles lo mucho que hay para decir.
No se lo pierdan. Lo avisamos. Acá nos encuentran.
¡Salud!

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

La bola

Deja un comentario
Guybrush

Pequeños malabaristas de la desgracia


Ilustración por JuanPerro

Martes 13. Día de mala suerte.

Día donde mucha gente te sugerirá que no te cases (sobre todo ese ex que aun se obsesiona con vos y que probablemente veas espiándote por la ventana una noche de lluvia, en plena luna de miel, mientras te besas con tu nuevo esposo) ni te embarques (sobre todo, los empleados de Aerolíneas).

No creo en brujas, no creo en fantasmas, no creo que me den vacaciones en el laburo este año y, para ser sincero, no creía en la “mala suerte”; pero en el caso de… “ellos”, no pasa por creer.

De hecho, esperan que no creas. Hace que su trabajo sea más fácil. Te vuelve descuidado, para que, cuando menos te lo esperes, puedan desplegar su poderío, su capacidad para hacer daño, sus artes oscuras… o sea, hacerte pisar caca de perro.

Son los “Pequeños malabaristas de la desgracia” o, como las chicas los llaman: “Mierda, se me rompió el taco justo antes de entrar a la fiesta”.

La próxima vez que pase un auto cerca de la vereda y te llene de agua, se te caiga una tostada del lado de la mermelada o estés a un número de ganar el sorteo de fin de año en la oficina… mirá rápido hacia todos lados y probablemente los veas, cubriéndose la boca para no reír en voz alta.
Y no intentes alertar a la gente, porque pasar el resto de tu existencia en un manicomio con estos personajes (y el ex novio obsesionado) señalándote y riendo por entre los barrotes de la ventana, no es una buena forma de pasar el tiempo.

Miralo por el lado amable: no son completamente malvados y no van a causarte problemas graves… pero quieren divertirse. Y si un pájaro tiene que hacer sus necesidades sobre tu traje, el día de la entrevista de tu vida, para que ellos puedan reírse, pues van a hacer lo que esté a su alcance para que eso pase.

(Probablemente darles compota de ciruela a todas las palomas de la plaza cerca de la oficina).

“Nunca convencerás a un ratón de que un gato negro trae buena suerte.”
Graham Greene

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda29

Martes 13

1 comentario
Hache Blanco

Fantasmas que existen

Su retrato está aún colgado, detenido en el tiempo. Él está muerto; sin embargo no descansa en su mente distraída que mira de reojo. Recién nos conocemos. Las caricias se hacen ásperas debajo de aquellos ojos que desde la pared avizoran.

- Es mentira que los fantasmas no existen- pienso.

Imposible, como celar a un difunto. Traerlo en oraciones para batirlo a duelo no es algo que de resultado. Hay que aceptarlo, sin más consuelo y a la vez pensar que estaré un poco mas enfermo, por querer enterrar a un muerto, por querer reemplazarlo y en contradicciones, mientras ella sonríe y confunde mi nombre, tomarlo como un cumplido.

¿Quién está muerto? ¿Quién está vivo?

H

3 comentarios
La lectora

La lectora con protector solar


Foto: Miguel Sampedro

Una literatura difiere de otra ulterior o anterior,
menos por el texto que por la manera de ser leída.
Jorge Luis Borges

Cuando la lectora lee, las palabras no resultan sólo un conjunto de letras o sílabas: son detonadores de ideas y de recuerdos, reales o imaginados. El libro se transforma en la suma de lo que el autor escribió y lo que a ella le despierta. Pero entonces, se pregunta: ¿a quién pertenece ese libro, al autor o al lector? ¿Le gustaría a este autor que se lean sus libros desde el agua, por ejemplo, o se pondría nervioso por si le salpican las páginas?

La lectora considera que el libro es, desde el momento en que lo lee, de ella. Lo lleva a la pileta consigo aunque al final del día quede un poco pegoteado con protector solar y gotitas de agua

6 comentarios
Marcelo Vertua

Cada quien con sus demonios (Kata ton daimona eaytoy)

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

The Crystal Ship

Tengo la cabeza llena de fechas que no me sirven en lo más mínimo, y no puedo echarle la culpa a Sarmiento ni a Felipe Pigna. Por ejemplo, sé perfectamente qué día fui al recital de Duran Duran, un grupo que nunca me gustó mucho (fui gratis).  Fue el 30-04-93 en Vélez (se me cayó una sota), me acuerdo que en un momento encendieron todas las luces del estadio para filmar parte de un videoclip, y me acuerdo que después hicieron un cover de Los Doors.

Lo cierto es que una fecha pelotuda me lleva a otra fecha pelotuda y así ando, con tortícolis de tanto mirar pelotudamente hacia atrás. Todos los años, cuando se acerca el aniversario,  rememoro una lejana noche en Sunset en que subestimé un dolor de panza y terminé haciéndome encima. Me la paso recordando (y saludando mentalmente) el cumpleaños de gente con la que perdí contacto hace siglos y, lo que es peor, el cumpleaños de familiares de esa gente. Por eso, que me acuerde que el jueves pasado Jim Morrison hubiera cumplido 68 años, no es nada raro

Los días son claros y llenos de dolor,

envuélveme en tu suave lluvia,

el tiempo que viviste fue demasiado loco,

volveremos a encontrarnos,

volveremos a encontrarnos.

Hace muchos muchos años (ADD, antes de Duran Duran) vi un video de los Doors en el Ed Sullivan Show y flasheé, así nomás. En tiempo récord conseguí todos los discos, los hice sonar hasta tatuármelos en la memoria y no paré. A partir de ahí, me dediqué a analizar cada una de las letras y los poemas que Morrison escribió. Vi todas las películas que hizo, estudié cuanta biografía andaba dando vueltas, repasé una y otra vez los documentales acerca de su vida y me arruiné la mía, convencido de que tenía que vivir en pedo y morirme a los 27.

Sobreviví, es decir cumplí 28, y de a poco logré ir corriéndome de las sombras que proyectaba el Rey Lagarto sobre mí. Seguí adelante, y de a poco volví definitivamente a ser yo mismo. En el 2004, por acto reflejo, saqué entrada para ir a Vélez (no iba desde el 93, se me siguen cayendo las sotas). No estaba muy seguro de lo que podría encontrar, pero llegando al estadio me di cuenta. Aunque sólo se tratara de Los Doos, imaginaba que al escuchar esas canciones en vivo podría terminar de matar el fantasma. Cerrar el círculo como quien dice.

No sé si fue el eclipse total de luna de esa noche o el olor a porro que se me quedó impregnado, pero al finalizar el recital las preguntas habían crecido lo suficiente como para romper el candado de donde las escondía: ¿Por qué el chabón necesitaba tanto morirse? ¿Qué lo llevó a ahogar su talento en un mar de whisky? ¿En qué parte de su cabeza se criaban asnos? ¿Cómo hacía para escribir canciones alucinantes y, al mismo tiempo, convertir su vida en un mamarracho? ¿Fue su infancia, el padre militar, algún abuso, las constantes mudanzas de su familia? ¿Fue falta de amor o de jugadores?

Oh, dime dónde se esconde tu libertad,

las calles son campos que nunca mueren,

libérame de las razones por las que preferirías llorar,

yo prefiero volar.

Este año cumplí el viejo sueño de viajar a París. Caminé por el barrio que él caminó cuarenta años antes, me saqué fotos en la puerta del edificio donde vivió y murió, y en el Père Lachaise, frente a su tumba, de la nada me puse a temblar como una viuda, recordando el significado de esas palabras en antiguo griego que su familia eligió como epitafio: Kata ton daimona eaytoy. Jim Morrison dejó un racimo de exquisitas canciones y despegó rápido para que yo me quedara mirando el cielo. Lo que él más deseaba era tirar la toalla y saltar del ring, incluso antes de la campana inicial. Eso es todo lo que sé y voy a saber de él. Ninguna fecha, disco, poema, periodista o psicólogo pueden explicarme ninguna vida.

Ni los demonios que la habitan.

4 comentarios
G + N

Caso cerrado

Deja un comentario
neosimio

34º Capítulo

Buenos Aires,
Estudio del Dr. Rostro 3.00 hs a.m.

Son las tres de la mañana y aún sigo en el cuarto oscuro, alumbrado solo por aquella luz roja, puedo sentir el cansancio en los ojos. Ya era la última. Allí están colgadas, las alas de mi libertad. Con esas fotografías, Morris podría armar el caso para atrapar a Volkov.

Por la mañana, en la Jefatura de la estación de policía

-Aquí tiene Morris, lo que me pidió.- dije con cierta languidez en la voz.

-Muy bien, con esto será suficiente- respondió él, observando bien las imágenes. – Solo tenemos que interceptar al hombre que acompaña al Ruso, su nombre es Iván Pávlov, es su mano derecha. Vamos a armar una escena donde Pávlov, supuestamente seducido por la idea de obtener el poder de Volkov, lo cite directo a una emboscada y allí haremos lo necesario para sacarlos del medio a ambos. Todo parecerá una lucha de poderes de la mafia.- agregó soberbio.-Un agente encubierto está negociando con Pávlov para atraerlo a él y al Ruso. Tenemos grabaciones y más material.

-Muy bien, así podrá volver Krotter y hacer negocios sucios con usted, no es cierto.- lancé sarcástico.

-No se haga el vivo Rostro, todo está sucio, usted también está participando de esto. – dijo molesto el inspector mirándome fijo a los ojos.

Ahí quedó todo. Aún no podía hacer nada fuera de lugar.

-Mejor me retiro Morris- dije masticando entre dientes.

-¡Sí!, vaya. El martes próximo montaremos la escena del crimen, en la Fábrica de la calle Querandíes. Ya le avisaremos.- concluyó desafiante.

Deja un comentario
alej
contratapa255

Penumbras

3 comentarios
neosimio
tapa254

Desdeltúnel *

¡Plop!
De golpe, la caída. De golpe un golpe, la fisura y el dolor.
Quedarse allí, en la oscuridad y el ostracismo, una buena decisión. Pero sólo soportable durante un puñado de días.
La vista hacia arriba, la luz que ilumina. Pararse, limpiarse los lompas, arreglarse la camisa y acomodar la boina.
La salida esta allí, es ahora, es ya, es nuestra y es gloriosa.
Rescátase la gente. Vuelve el delirio.
Hoy, que ya es

m
a
r
t
e
s
.
*Edición dedicada a nuestro amigo Alexis. Arriba.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

Empuje palpable

Deja un comentario
La lectora

La lectora, por Guybrush

A medida que se acerca fin de año, las rutinas se alteran, todos corren de un lado a otro, no sobra tiempo para nada. Por eso la lectora aprovecha que el chico que escribe más arriba (lo llaman o se hace llamar Guybrush) en estos días pasó de visita por aquí y escribió algo que… bueno, tiene que ver con leer. Y ella, ninguna tonta, se apropió del texto -y de la foto- para su columna y así se toma vacaciones por este martes.

Si bien es probable que en cualquier momento se necesite pasaporte y visa para entrar a Capital, por más que sea difícil de creer, vivir un par de cuadras más allá de la loma del traste tiene ciertos beneficios.

Ejemplos: en verano la gente aún se sienta en la puerta a tomar fresco, los vecinos se ayudan, el tránsito no es enloquecedor y si a un grupo de aliens se les ocurre atacar Buenos Aires, para cuando lleguen a mi casa yo ya me morí de viejo.

Pero creo que lo mejor de vivir lejos es que uno puede leer mucho en los medios de transporte.

Sé que también puedo leer en casa (o en el baño del trabajo), pero colgarse con un libro en el colectivo o el tren tiene cierta magia. Cierta capacidad de acelerar el tiempo y de permitirte disfrutar del transporte público.

Escuchar música tiene onda, pero hay dos puntos en contra: digamos que no viajo en el silencioso TGV, así que el ruido del San Martín “enmascara” (por no decir “tapa completamente”) el sonido. Además, al escuchar música aún tengo los ojos “desocupados”, y mirar los dantescos paisajes del conurbano por la ventanilla no es muy motivador.

En cambio con un libro es diferente. Uno puede abstraerse completamente del mundo (después de asegurarse de que su billetera quede bien cubierta) y disfrutar. No mira por la ventanilla, el sonido del tren lo arrulla en vez de apabullarlo, practica equilibrio viajando parado y sosteniendo un libro pesado, se hace el intelectual con la chica de al lado, controla con más facilidad las ganas de masacrar al payaso que escucha música sin auriculares y no se distrae con los engañosamente tentadores y posiblemente fatales ítems de los vendedores ambulantes.

Compadezco a la gente que vive en Capital… porque no puede leer en el transporte público (al menos, no por mucho tiempo) y porque cuando lleguen los aliens van a ser los clásicos giles que mueren siempre al comienzo de la película, mientras el congreso explota en una bola de fuego y el obelisco se derrumba, en un simbolismo fatal sobre la caída de la civilización.

(Nota mental: cortar un poco con la Ciencia Ficción.)

“Leer es, para mí, no solo tener una idea de lo que dice el escritor, sino escaparse con él y viajar en su compañía.” André Gide, escritor francés.

8 comentarios
Lucía Miranda
luciamiranda28

Juego de villanos

1 comentario
Hache Blanco

Una idea fija

Una idea fija se cae y me arrastra con ella. Rueda pesada sobre la nieve de mi sexo y se hace grande como un ancla. Al mismo tiempo, yo me hago cada vez más pequeño. Huyo de mi propio rastro, es la única manera de salir ileso.
Un vaso de agua sostenido por finos dedos en el medio de un desierto, me invita a dar el trago amargo de mi propio gusto. El miedo apresura el paso pero también apresura el momento de enfrentar su origen y fundamento.
Vomitaré ruido de moscas para purgar la angustia. Haré arcadas de palabras ahorcadas. Lo haré hasta quedar seco y así tal vez levantar vuelo.

H

1 comentario
Juan P(erro)
juanperro

asunto¨

Deja un comentario
alexis

Mo 28 / 11 o Clock / Santa María de los Buenos Aires

Una ventana chiquita deja iluminarte

La calle aún sigue cortada por reformas

No hablás, no tenés ganas

Diste amor y comprensión

Esa fue tu misión

Dicen que el “deber” te llama

Y que tenes que seguir tu misión en otro lugar

Aunque no “debés” nada… todo lo contrario

Se me hace difícil entender como a esos tantos

escuchados y ayudados

seamos solo tres los que estamos

Pero el viento frío de este lugar me despeja

Nos desvela mientras otros pasan

nos conocen y se van… “pasajeros”

Una ventana chiquita deja iluminarte

Aunque no haga falta…

Deja un comentario
G + N

Los 37 escalones

Deja un comentario
Leandro Vicetto

33º Capítulo

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Django Reinhardt, escuche mientras lee

Buenos Aires, Calle Melián al 2100 23 hs
Tenía la fotografía de Volkov en mis manos. La observaba detenidamente a la vez que se me cerraban los ojos, ya habían pasado cuatro horas desde que estacioné el auto frente a la casa del ruso, además había comenzado a llover, todo se prestaba para el sueño. En la calle no había nadie, como era de esperar con semejante noche.
Todavía no caía en la cuenta de todo lo que había pasado desde que fuimos a aquella mansión con Daniels a cubrir el caso “Tuc”. En esos momentos en los que divagaba, terminaba pensando en Anny, si no fuera por ella, que me hacía todo más llevadero…
Desde aquella vez que intimamos en el Hotel, nuestra relación había cambiado. Estábamos más unidos.
Puse la radio, estaban pasando un tema de Django Reinhardt. Adoraba a ese tipo. De repente se encendió una luz en la casa. Me agaché en el asiento y preparé la cámara. Salió el tipo de la fotografía que me habían dado y otro más. Saqué tres fotos, aunque era de noche tenía buena luz, por la que salía de adentro de la casa y por un farol que estaba encima de ellos. Con el teleobjetivo era suficiente para tener registrada aquella reunión. De todas maneras imagino que tendré que hacer más jornadas para encontrar y armar una pista más firme, que se pueda seguir.
Yo mismo quería conseguir aquella pista para acabar con Volkov, de esa manera, Krotter podría volver a hacer sus negocios en Argentina y a mí, me dejarían tranquilo. Podría rehacer todo con Anny.
Disparé la cámara una vez más y me quedé mirando fijo a través de la mirilla. La vista se me puso borrosa. No podía sacármelo de la cabeza.

Deja un comentario
Lunatika

Brillo y color

Perdió el color su brillo
antes de llegar a la meta,
reutilizó los diversos estampados
para conmemorar
el sumergir de aquel juego.

Lo imprescindible,quedo innato
en el recuerdo de ambos.

Brillo y color.
Nitidez fugaz de lo opaco.

Ocaso sin tregua,
que mitifica
aquellas sombrías mudanzas,
aquel parque ilustrado,
y todas aquellas grúas
que están por llegar,
cuando el brillo retorne a su color.

Deja un comentario
Señor G

Que cosaaa rica!!!!!

Queridos Martes soy un fanático de la revista desde las primeras épocas y no hay martes que no este firme junto a la compu y mientras ceno para leerlos. No tengo el hábito de escribir y de usar demasiado la computadora pero hoy sentí muchas ganas de comunicarme con ustedes y su revista ya que es para mí una ocasión especial. Como todos los meses me uno un sábado a comer con mis queridos amigos de la secundaria,. Hace mas de cuarenta años que somos amigos, así que ahora estamos comiendo un rico asadito escuchándote a vos, ¿que mas puedo pedir?
Desde Banfield con mucho cariño te escriben
Micho, Tito, Gordo, Negro y Cabezón.

Deja un comentario
alej
contratapa254

Hágaselalux

Deja un comentario
tapa253
neosimio

Constantes y soñantes

He tenido un sueño. La revelación de quien busca sin saber lo que quiere y lo consigue de rebote en una feria de remate.

El sueño consistía en lo siguiente: Era verano, entre tres amigos fundábamos una sociedad. Todo era bello, la gente con su cuerpo y nuestras reglas producía valores que luego cambiaba por papeles de colores que cambiaba por dulces, manteca y pan. Todo era muy bello, lo que sobraba lo juntábamos entre aquellos que habíamos tenido la idea, y de tanto en tanto regalábamos papelitos a los ponecuerpo para que compraran dos o tres mantecas más de las que podían diariamente.

Todo simpre era feliz. La discordia se arreglaba con papeles y algun porrazo a quien se negaba rotundamente a seguir las reglas. Otro sueño loco despolvado de mañana…

Y así la vida. Con viento fresco de primavera y martes… ¿qué más se le puede pedir al mundo?
Los amo.

N.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

mi amigo!

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Cuchillos en el vientre

Cuchillos clavados en el vientre, cada vez que estrangulo mi propio instinto. Vuelta de alambres revolcándose, hartos de la palabra atrapada, estallando por dentro en un solo pedazo de sangre coagulada. Veneno de reloj despertador en caso de urgencia. Manojo de ojos desperdigados por el suelo. La flecha fija esperando la carrera. Puesta a punto del tren delantero para estar listo. Tomo el cuchillo, el del vientre, lo afilo con saliva, unto los brazos de a uno, y me arrodillo a pedir perdón por haber sido una vez piedra viva, fuego, viento y grito al mismo tiempo.

H

3 comentarios
Guybrush

La decisión de Guybrush

¿Pago el boleto y viajo tranquilo o me colo en el tren y vivo al borde del peligro? ¿Soy sincero y le aviso a mi jefe que me equivoqué o me encomiendo a todos los santos y espero a que nadie se entere? ¿Almuerzo un menú ejecutivo y soy un poco más pobre o como un pancho y me arriesgo a trabajar desde el baño?
La vida nos exige que constantemente tomemos decisiones importantes que pueden cambiar el curso de nuestra vida. Decisiones que afectarán nuestro futuro a un punto impensado. La teoría del caos en su máxima expresión en cada una de nuestras elecciones más ínfimas.
Como en “El efecto mariposa”, digamos, pero con menos traumas psicológicos, efectos especiales y universidades yanquis.

El tema que traigo a este número es mi disyuntiva de los fines de semana (se nota que escribí esto un sábado a la tarde): ¿tirarme panza arriba en la cama a ver pelis, matando lentamente a mi descendencia con la compu sobre el regazo.. o salir a reventar (mi hígado) la noche?
Si me quedo en casa todo el fin de semana, siento que perdí la posibilidad de ser brutalmente rechazado por una señorita en algún bar; cosa que no me molesta tanto si el nivel de alcohol es el adecuado. Y si salgo, siento que no hice lo único que no puedo hacer durante la semana, además de faltar al trabajo: descansar.

¿Qué hacer?

Si están pensando: “¿y por qué no salís un poco y descansas un poco?” mi respuesta sería “porque tampoco quiero hacer algo que me obligan a hacer durante toda la semana: Pensar”.

“Cuando debemos hacer una elección y no la hacemos, esto ya es una elección.”
William James

4 comentarios
La lectora

Limericks Cariocas

Anahí y Lucía se conocieron algún martes en Los martes miento. Durante el último invierno fueron construyendo un libro pequeño al que llamaron Limericks cariocas (Editorial Caki Books, Rio de Janeiro, 2011) y que presentan este viernes 25 a las 18 hs en Casa de Letras, Perú 375, octavo piso.

Todos los lectores de los martes están más que invitados.

¡Nos vemos!

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Síndrome de match point a favor

En Siempre es medianoche, uno de los personajes de Hanif Kureishi dice: “Las personas enferman cuando no llevan la vida que deberían llevar”. Lo admito: estuve trece años agonizando, llorando y arrastrándome por los pasillos de un laberinto que yo mismo diseñé. Atravesaba los días como si fueran un campo minado: aterrado, furioso, lleno de espanto, soñando en silencio con una vida al revés, acorde con mi manera de pensar.

Al final, cuando el hartazgo le ganó al pánico y desde larga distancia, casi sin mirar, lancé el balón hacia arriba y de pronto encontré el resultado a mi favor, no me creí Manu Ginobilli, sino que me sentí sucio e indigno, indeciso entre huir o festejar.

Ahora no es que esté todo el día tirado en la playa ni tampoco me levanto al mediodía, pero ya no tengo que correr al doctor.

No quiero convertirme en el nuevo Ari Paluch o Bernardo Stamateas, pero creo que a veces, con la excusa de sobrevivir matamos lo que amamos. Mi mayor miedo no era fracasar, si no dejar atrás la culpa y concretar lo que apenas me animaba a desear.

 

1 comentario
G + N

con tacto

Deja un comentario
alexis

Te amo

FA 4 / 19 o Clock / Santa María de los Buenos Aires

Verte asi…

Pensar…

Querer entender

Interpretar…

Esas noches que espere en la ventana tu llegada…

Llegar a la casa y necesitar de vos de tu presencia

Amor incondicional

Sin condiciones todo para mi

Inolvidable

Sacrificio y dedicación

Imborrable tu sonrisa

Paciencia

Y ahora que hare sin vos?

Deja un comentario
neosimio

Dufour Music Festival presenta “Eléctricos Asesinos”‏

“LA MEJOR MUSICA PARA CUIDAR EL MEDIO AMBIENTE”
El jueves 24 de noviembre de 2011 en el Espacio Cultural Carlos Gardel , Olleros 3640, Chacarita, de 17 a 23 hs, DUFOUR presenta un festival de música diferente.

Entrada: libre y gratuita. Se sugiere la donación de libros para la Biblioteca Lepera que funciona en el Espacio Cultural.

Prensa acreditarse : valerio@valeriorinaldi.com.ar
Evento en Facebook

Deja un comentario
Leandro Vicetto

…Una semana más tarde…

Buenos Aires, Jefatura de la Estación de Policía 10.00 hs a.m.
Cada paso que daba duraba una eternidad. Atravesé el hall de entrada con la mirada puesta en un punto fijo, la puerta del despacho del jefe. En otros tiempos, cuando me acercaba a aquella puerta, el pecho se me llenaba de intriga, de esa sensación de desafío a la cual ya me había hecho un poco adicto. Esta vez era todo diferente. Al traspasar esa bisagra, estaría sentado el asesino de mi amigo, el asesino de Daniels y mi actual jefe. Mi vida había dado un vuelco terriblemente inesperado y en el fondo, sabía que todo esto no iría a terminar bien.
Me detuve unos segundos en el umbral. Sentía las miradas de toda la estación de policía sobre mí, esperando.
Finalmente, doy una inspiración profunda y lo hago. Golpeo tres veces y abro la puerta. Ahí estaba Morris, en su nuevo puesto, en su trono. Estaba firmando unos papeles, o hacia que firmaba.

-Que bien que haya venido, Rostro.- Dijo sin levantar la vista a la vez que extendía el brazo alcanzándome un sobre.-Aquí está toda la información de la misión que le he asignado-agregó sacudiendo el sobre.

Le saco el papel de la mano, doy media vuelta y me dirijo hacia la puerta.

-¡Doctor!- Dice Morris casi llamándome la atención y luego de una pausa arroja ese empacho que parecía llevar consigo.- Se que usted preferiría verme muerto en este mismo instante, lo entiendo, pero las reglas son así. Nadie quiso que fuera de esta manera. Las cartas están echadas y, es usted quien debe decidir qué hacer con el juego que tiene entre manos. Si, de usted depende la elección de andar por la vida lamentándose o tomar parte en esto, en lo que, si bien tengo entendido, se metió fortuitamente, es el lugar donde ahora mismo está parado.
-¿Ya puedo retirarme? – pregunté fastidiado
- Si, vaya. Piense en qué equipo va a jugar y actúe.- dijo tajante.

Deja un comentario
Lunatika

Agradezco

Agradezco tus flores
posadas sobre la bicicleta
relámpago de lluvia,
inercia que precipita
la destrucción,
y desaparece.
Doble verso
para un niño duplicado,
doble verso
con código encriptado.
Un banco que perpetua
el sexo añorado,
intimidad huérfana
de un barrio mojado.
Invitación
al cosmos
para una evasión conjunta.
Doble verso.
Agradezco tus flores

Deja un comentario
neosimio
contratapa253

Cargando

1 comentario
tapa252
neosimio

Una vida fortaleza

Hemos estado experimentando los efectos del once del once del once en nuestros propios cuerpo. La vitaliad ha inundado nuestras células todas guiada cada una por los corazones de la gente que nos ama y que amamos.

Hemos madurado. Hemos llegado a esta instancia del recorrido donde vemos lo hecho y nos asombra y nos deja plenos de vida, plenos de martes. Disfrute con nosotros.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves252

de la especie geometría

Ojalá llegues a ser el que eres

(Píndaro)

Deja un comentario
Guybrush

Joda divina

Intento de explicación a la actual crisis económica europea.

“En los primeros relatos de Homero (el ciego, no Simpson) se cuenta que en el Olimpo, cada noche, se cenaba choripan mariposa (chimichurri o salsa criolla a elección) con numerosos vasos de vino tinto.

Cuando este último entraba bien y el criollo sandwich estaba rico, todo era paz, felicidad y orgías. De hecho, la noche en que Zeus bajó a la tierra y fecundó una doncella rápida como patrullero con rumbo a La Continental, engendrando a Hércules, el dios del trueno estaba alegre bajo los efectos de la carmesí bebida.
Ahora, cuando el tinto entraba “para atrás”, o el chori “escupía” grasa sobre las togas, ¡el mundo a la espera de la ira de los dioses! Terremotos, erupciones volcánicas y hasta el Kraken, que, dice la leyenda, es una mascota que se compró Ares una mañana de resaca.

Los dioses se manejaban así, nada de actos de venganza por un amor infiel o de bondad desmedida a través de heroicas demostraciones de amistad; para los caprichosos seres celestiales, todo pasaba por cómo les caía el banquete. De hecho, un día Poseidón cayó con un chimichurri demasiado picante que le dio hemorroides a todos y… bueno, por algo es la ANTIGUA civilización griega.

Actualmente, el país donde se encontraba este paraíso ciclotímico está castigando la economía mundial como el ruso a Apollo Creed en el comienzo de Rocky IV…ejem, perdón, como Ulises al ciclope Polifemo en el canto IX de la Odisea; haciendo que todo se vaya al diablo en una catástrofe moderna.
Mi forma de analizar eso es que probablemente hace poco hubo una joda violenta en el cielo y alguien se quiso hacer el vivo y llegó con un Uvita Fiesta en una botella de Norton. Dioniso probablemente”

Extracto de “Crónicas de un mundo real (en mi cabeza)” por Guybrush

Deja un comentario
Señor G
seniorg252

Asado con la Tablet

SrG.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro252

VidaReal

A veces te das cuenta que el arte es superado por la vida real.

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Día de la Liberación, seguido de Intimación

No es que me considere un país, pero así como existe el 9 de julio en Argentina, el 4 de julio en Estados Unidos, y el 14 del mismo mes en Francia, desde este año para Mí existe el 4 de noviembre, y debo agradecérselo a Los Martes Miento.
No sé si la revista tiene un alcance inimaginable, o me estaban vigilando. Lo cierto es que Amo, Gerente, Captain-my-Captain o como diablos se llame a aquel que digita tu vida durante nueve horas diarias cincuenta semanas al año, leyó el último post y me regaló un ticket de ida hacia mi libertad incondicional.

Gracias Los Martes Miento, se los digo de corazón y, en serio, no hay problema de que se rían de mi segundo nombre. Lo único que les pido es que me pasen urgente de “meritorio” a “contratado”, y empiecen a depositarme el sueldo que tanto merezco y desesperadamente necesito.
Si no, carta documento.

1 comentario
Hache Blanco
hache252

La nueva medida del Centímetro

Una rama se parte en mil pedazos y deja caer un solo ruido.
Un solo ruido dispara un enjambre de ideas.El zumbido abre mis ojos en forma de sorpresa.
Después de verte llegar inesperadamente…
Tiemblo en un sacudón de hombros.
El frío que siento en el cuerpo se abriga con la piel de una gallina.
Los pasos que imagino vienen hacia mí
Como galgos corriendo entre pulmones.
(Breve pausa)
Ahora estamos a un centímetro nuestro.
Ahora me pierdo.
Ya estamos a un centímetro del suelo.

H

Deja un comentario
La lectora

La lectora saborizada


foto: Vero Mariani

Leer y comer, no puede ser
(Refrán)

Uno de los grandes placeres de la lectora es mezclar libros con comida. En este picnic de primavera tardío, con sándwiches de tomate seco y rúcula y otras delicias, varias lectoras improvisan combinaciones. ¿Habría que tener en cuenta la coherencia entre la historia y el sabor? Por el momento, ellas ni piensan en eso y juntan novelas livianas con cup cakes de chocolate, y cuentos fuertes con jugo de frutilla. Bon appétit!

En este pic nic participaron Vero Mariani, Vero Farías, Romi Lamarque y Vir Sar.

Otras fotos del pic nic, aparecen en: Corazón de algodón, Alma Singer y Espacio Living.

4 comentarios
Leandro Vicetto

Barcelona, Parque Güell – 19.00 hs

Con Anny quedamos en encontrarnos en el Turó de las Tres cruces, o de les tres creus, como dicen por acá.

Había golpeado la puerta de mi habitación luego de la charla que tuve con su padre. Arreglamos un encuentro. Luego de dormir un rato, me preparé y vine a parar aquí. Subí la cuesta en silencio, pensando algo que decir, nada concreto. Eché un vistazo a la ciudad, desde allí arriba se veía imponente, luego recorrí con la mirada y estaba ella, sentada en un escalón al pie de las cruces. Me acerqué, le tendí la mano y subimos la pequeña escalera hacia la parte más alta. Nos sentamos y observamos el paisaje. Podía sentir como me miraba de reojo asique le respondí con otra mirada y la callé ni bien abrió la boca para decir algo.

-Vayamos al Hotel- dije cortante,
sin mirarla, mientras ella
afirmaba con la cabeza.

Ni bien cerré la puerta de la habitación, la tomé de los brazos y la arrinconé contra la puerta, la miraba directo a los ojos. Le arranqué el vestido y dejé que cayera rozando su cuerpo ahora desnudo. La dirigí a la cama y la empujé para que cayera, quedó boca abajo. Ella no se movía, no miraba hacia atrás. Me bajé los pantalones hasta las rodillas y con mi mano aferrando aquella erección me tiré encima de ella. Se la metí, una y otra vez. Estaba excitada, caliente, como yo. Su espalda desnuda arrastró mi mano hasta el cráneo. La tomé de los pelos. Seguía golpeando, más fuerte cada vez. La escuché sollozar mientras mi vista se hacía más y más borrosa.

Cada tanto me venía el mismo pensamiento, la misma estupidez, me preguntaba, cómo sería fumar luego de un buen polvo. -Será para otra vez- me respondí en silencio a la vez que volvía a sentir algo de calidez dentro mío, como si hubiera recuperado algo, mientras, ella dormitaba echada sobre mi cuerpo y yo miraba hacia el techo con la mente en blanco.

Deja un comentario
G + N

Estadíos

1 comentario
Lunatika

Los martes pa´tí

Restricciones,
accesos y entradas,
anhelos sin capricho,
efervescencias contadas,
analgésicas
de la febril indumentaria en cuestión.

Asaltos esperados,
enumeraciones de palabras
que llevan en sí
una carga de confabulación
prescrita por la síntesis
de un hilo rojo.

Un sobre hacia el destino
de la reconstrucción.

Deja un comentario
lion
contratapa252

Saladismo

Deja un comentario
tapa251
neosimio

La paliza después de la palaza

Buenos días conespécieres, ¿cómo los lleva la vida?
Qué felicidad poder hablarles después de haber pasado tanto. Es que resulta que tratando de hacer la producción para la tapa del 251 después de la fiesta de Martes el sábado-por-la-noche, y parado en el medio de alem con el chistecito de la línea 152, que es el número al revés, y que tanto, terminé en el Ramos Mejía con el codo enyesado y una alegría que no la podía bajar con nada.

Por suerte fue una noche de puros placeres, nada de alcohol ni sustacias raras, por lo cual mi recuperación fue casi instantánea. Hoy ya me sacaron el yeso y pude escribir la editorial con total tranquilidad en el patio de casa, tomando un licuado de damasco y menta.

Ay, qué bella que es la vida a veces,
tanto la disfruto entre amigos nosotros,
en sábado, domingo o martes.
Me agradezco por estar.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

El futuro es hoy

2 comentarios
Guybrush

¡Qué fantástica!

El sábado pasado fue la fiesta por los 250 números de Los Martes Miento.
Totalmente motivado por la posibilidad de que al menos UNA persona se acercara preguntando: “che, ¿quién de ustedes es Guybrush?”, me fui contento hacia el lugar, dispuesto a vivir una noche inolvidable.

A partir de ahí, se sucedieron una serie de eventos (no tengo mejor palabra para describirlos que) “Guybrusheanos”.

A saber:

- Llegué y no había nadie.
- Me fui a dar una vuelta para pasar un poco el tiempo. Por microcentro, un sábado a las 22.30… imaginalo.
- Al volver sí había gente. Los editores de la revista. Y yo.
- El dueño del lugar se había olvidado de anotar a las bandas que llevamos y no los dejaba tocar.
- Los diseñadores hicieron unos videos muy copados con animaciones e imágenes de la revista… pero no había cable para enchufar la computadora.
- El dueño del bar tenía un cable… pero no lo prestaba.
- Un amigo me mandó un mensaje, desde mi bar favorito, contándome que explotaba y la estaba pasando de lujo.
- Finalmente dejaron tocar a las bandas… tres horas más tarde.

Lamentablemente tuve que irme temprano de la fiesta, por lo que no tengo mucho más para contar… así que voy a hacer lo que cualquier cronista que se precie haría en estos casos: inventar como un pescador mitómano.

- Apenas salí del lugar, entró un grupo de estudiantes de intercambio suecas preguntando quién era el tal Guybrush, ya que les hacen leer sus escritos en las clases de español y el flaco les parece muy divertido.
- Apareció un linyera vestido con harapos y como cinturón usaba… ¡el cable exacto que necesitabamos para pasar los videos!
- Los videos están ahora nominados a 9 Oscars.
- Un linyera bailó en calzoncillos toda la fiesta.
- Este sábado a las 23.30 en Canal E! salimos en un nuevo episodio de “Los festejos más alocados del mundo”.
- El bar donde estaba mi amigo cerró y se vinieron todos a donde estaba.
- El alcohol vencía esa noche así que hubo tragos gratis para todos.

Tal vez esté exagerando un poco, pero es martes y, por lo tanto, miento…
… además, con mi suerte, es probable que me quede corto.

¡Los esperamos la próxima fiesta!
(por favor)

“Nada te hace más tolerante a la fiesta ruidosa de tu vecino, que estar ahí”.
Franklin P. Jones

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda27

Pelos ajenos

1 comentario
Hache Blanco
hache

Hacerse humano

(basado en una historia real)

La mocosa insolente se sube al caballo,
De madera y regalado.
(No se dio cuenta pues era de noche)

***Así comienza esta historia***

La chiquilla chilla, por eso no escucha,
No entra en razones, que estarán de vacaciones.
La verdad molesta, trae cola de paja.

La mocosa insolente no sabe
No conoce del mundo ni del arte
Solo quiere sacudirse

***Reflexión por algo nuevo, algo mejor***

Aceptar un trabajo, trae consigo deberes y obligaciones.
Uno debe encargarse de estas cuestiones.
Y si se falla, debe uno hacerse cargo del perjuicio.
Eso nos diferencia del resto de los animales.
No hace seres humanos.

H

Deja un comentario
lionat

RAN y Eléctricos Asesinos en la fiesta de los 250 de losmartesmiento.com

Fotos de RAN x maju PG! saludos!!! y gracias a ::LiOnaT::

1 comentario
Sergi

Sonic Youth – Hits Are For Squares

Tocó Sonic Youth el fin de semana. No fui. Ya saben lo que pienso sobre esos eventos multitudinarios. Ya los vi dos veces cuando era joven. La primera vez, hace diez años en el Club Hípico: la noche de la electrocución climática y musical; un show épico. La segunda en Barcelona. En ambos shows, todavía se podía sentir que se estaba presenciando un hecho artístico. Ya no más. Ahora prefiero quedarme en casa con el pequeño Ulises y cantarle canciones de cuna mientras me mira. La música siempre va a estar pero prefiero disfrutarla en la seguridad que me proporcionan cuatro paredes. Al niño Ulises parecen no perturbarle los arrebatos eléctricos de Sonic Youth ni las letras depresivas de Ian Curtis. A el, todo le resbala y está perfecto. Ya tendrá tiempo para que el padre lo interne con sus grupitos raros cuando el vuelva a casa con el reggaeton del momento. Por ahora, el pibe me aprueba a la juventud sónica. Vaya por ello este compilado seleccionado por músicos, artistas y actores diversos: un intento más por ordeñar la vaca lechera del disco compacto antes que los bits nos pasen por encima.

DESCARGALO ACÁ

Lista de temas

1. Bull In The Heather
2. 100 %
3. Sugar Kane
4. Kool Thing
5. Disappearer
6. Stones
7. Superstar
8. Tuff Gnarl
9. Teenage Riot
10. Shadow Of a Doubt
11. Rain On Tin
12. Tom Violence
13. Mary-Christ
14. World Looks Red
15. Expressway To Yr Skull
16. Slow Revolution

Deja un comentario
Marcelo Vertua

La trampa de la liquidez

No puedo quejarme, gracias a este laburo me compré un auto y dos LCD, uno para la habitación y otro para el living. Amueblé el departamento y pasé dos veranos inolvidables, quince días en una cabaña a metros del mar. Gracias a este trabajo y a la obra social, mi mujer recibió un tratamiento costosísimo en un hospital de primera. Gracias a este trabajo, después de todo ese miedo y dolor, pudimos hacer una gran fiesta de casamiento e irnos un mes a Europa.

Me fue bien, ¿no?

Me fue bárbaro, hace diez años que estoy asfixiándome en este laberinto de escritorios, pidiendo permiso hasta para ir al baño, yendo una y otra vez en contra de mis principios y soportando toda clase de pequeñas grandes humillaciones. En este trabajo, sin emitir una sola queja, dejé lo que supuestamente eran los mejores años de mi vida. Engordé, perdí pelo, viví años contracturado y fui advertido por usar polera, llegar tarde, caminar despacio, tener cara de culo y escribir “Hola” en lugar de “Estimado”. Gracias a este trabajo nunca dejé de sentirme vago y sospechoso, a pesar de que jamás me robé una birome y trabajé como un animal, salvo algún mediodía que me escapé al cine. Gracias a este trabajo perdí muchas vacaciones y varias chances de acompañar a mi mujer en su peor momento. Aprendí a ejecutar órdenes y contraórdenes al mismo tiempo. Aprendí a bailar toda clase de ritmo durante nueve horas diarias, y me especialicé en festejar para adentro el simple hecho de que los gritos o los telegramas no fueran dirigidos a mí. Gracias a este trabajo llego a casa agotado y sin ganas de hablar con nadie durante horas, o con ganas de boxear al primero que se me cruce. Gracias a este trabajo sufrí tortícolis, diarreas, depresiones y crisis nerviosas. De bonus track, casi hago quebrar a la obra social que tanto me ayudó: me reintegraron fortunas por las constantes visitas a traumatólogos, kinesiólogos, gastroenterólogos, psicólogos y psiquiatras, quienes me recetaron pastillas que me dejaron el estómago dado vuelta y el cerebro agrietado, listo para afrontar cada jornada laboral con la alegría que me caracteriza.

Me fue bien, ¿no?

Me fue de maravilla, y cuando me asciendan y me den más tareas y responsabilidades, me va a ir mejor todavía. Porque eso significa que en algún momento van a aumentarme el sueldo. Entonces voy a buscarte para refregarte en la jeta cada uno de mis logros.

Y allá vos.

1 comentario
Juan P(erro)
juanperro

Buduu

Deja un comentario
alexis

FA 4 / 18 o clock / Santa María de los Buenos Aires

Cielo gris
Llevo mas de 1 de un vestido…
soy ilusionista,
En este momento -ocasión
No encuentro el adecuado
Preso en mi propia prisión
Y el guardiacárcel es el dolor
Estoy en un lugar en donde nadie puede decirme a donde ir
Quiero borrar los archivos dañados pero sigue dándome error
Una pesadilla larga y tenebrosa
Un puñal que día a día sube y baja, de un lado hacia el otro le otro
Otra fase
algo inexplicable
no quería que llegue y quiero que pase pronto
el cielo quedará gris…

Deja un comentario
La lectora
lectora

La lectora y los amigurumis

foto: Silvina Báez

El propósito de la lectura no es conseguir que se vendan más libros, sino que los lectores disfruten más de la vida.
George Holbrook Jackson (1874–1948), escritor británico.

En el nuevo barrio de la lectora hay un rincón adonde a ella le gusta ir a leer ciertos libros. Nunca un libro técnico o de ensayos. Libros de cuentos con letra grande son los que más combinan con ese lugar. Mejor aún si tienen ilustraciones.

La lectora se sienta en su rincón y se deja llevar por el entretejido de letras. Los renglones le parecen hilos. A medida que avanza en la lectura (cada letra teje un punto) avanza en el tejido y, a su alrededor, van apareciendo los pequeños amigurumis (*) imaginados.

(*) Se llaman “amigurumis” los muñecos tejidos en crochet. Gracias a Julieta, del blog Los sospechosos, por acercarnos sus amigurumis para este post.

2 comentarios
G + N

Martes 8 de Noviembre: vidr tram clmx

Deja un comentario
Leandro Vicetto

30º capítulo

Barcelona, Sala de Reuniones del Hotel Montcada 11.15hs
-Como le venía diciendo, querido Rostro, usted ha venido trabajando en La Familia de Volkov desde hace tiempo, más precisamente desde que Daniels no pudo afrontar las deudas que contrajo en las salas de juego que maneja el Ruso. Imagino que usted estaría al tanto de los vicios del inspector. Como usted bien sabe, las deudas hay que pagarlas, y, como Daniels no tenía ya más crédito, la única salida era pagar con trabajo. El inspector y usted, han estado tras de mí para debilitar mi poder en Argentina y dejarle vía libre a Volkov. Ahora él es el jefe, está a cargo de todo allí en las pampas, al menos, por el momento.- comentaba Krotter.

Yo, aún en silencio, estaba completamente perdido, al tiempo que venía procesando la muerte de Daniels, este tipo, que era mi suegro, me decía que mi amigo me había usado para sus asuntos con La Mafia.

-Lo que usted tiene por delante, doctor, es hacer el trabajo que ya está acostumbrado a realizar con el fin de llevarme de regreso a Buenos Aires.- agregó Krotter mientras se volteaba y miraba a través de la persiana americana.
-A ver si entiendo – dije, con los pies ya firmes sobre La Tierra, después de aquel baño de realidad – Lo que me está diciendo, es que, tengo que volver a la comisaría, allá en Buenos Aires, hacer mi trabajo de forense, esta vez a cargo del oficial Morris, que está aliado con usted y llegar a la pista de Volkov, o más bien, fabricarla, para que él sea detenido, cierto.
-Nos vamos entendiendo, amigo. Como verá, es muy simple. Por otro lado, yo, mi querido Rostro, al contrario de lo que hizo Daniels, no le oculto nada.- manifestó soberbio.
-A veces es mejor ignorarlo todo.- comenté tristemente.
-Tómese unos días, reúnase con mi hija y arreglen sus cosas que pronto deberá marcharse.- agregó indicándome la salida- Ahora vaya y descanse, ya puede retirarse.

Deja un comentario
Lunatika

Entre risas

Se reían, por debajo de sus faldas,
palpitaban
y volvían a reír.
Caprichosas,
fuera de sí,
deambulaban como idas.
Huyendo,
yendo y viniendo,
tan mediocres,
tan sinceras,
dulces,
perras,
bellas.
Sonreían sabiéndose únicas,
tras excesos vomitaban,
siguiendo los hilos
de conversiones amargadas.

Se reían. !Si¡
de su vida y sus miserias,
de todo,
de nada.

Deja un comentario
neosimio

ELECTRICOS en CC Carlos Gardel

Deja un comentario
alej
contratapa251

Alta fiesta

Deja un comentario
tapa250
neosimio

El estallar expansivo

Queridos lectores martesianos, hemos llegado a esta instancia recóndita. La alegría nos supera. El corazón vuelve y salta descontrolado, nuestro pecho se expande al universo.

En estos 6 años hemos dedicado al menos 52 días completos de 24 horas a armar este magazine. Otros tantos otros (varios más) a amarlo. Amar a nuestros colaboradores que entregan su magia cada semana, que nos comparten su universo. Que nos dejan recorrer sus rincones, entrar en sus fantasías.

Podríamos ponernos estadísticos y contar las miles de imágenes que compartimos desde esta ventanita del mundo, los millones de caracteres combinados en busca de estimular sus más hondos sentimientos y expresar los nuestros.

Hay mucho en esto que hacemos cada semana, hay mucho de nosotros, hay vida, hay fiesta de martes.

Deja un comentario
neosimio
fiesta_martes_250

Fiesta Martesiana – ¡Este Sábado!

Electricos Asesinos + Rojo a la Noche + Dani Berman + Proyecciones + Dibujos + Fiesta Martesiana … todo Free! el 5 de noviembre en La Cigale

¡¡LOS ESPERAMOS!!

Deja un comentario
Verónica Noonan
250 es como sumar hasta que de 7

250 es como sumar hasta que de 7

Es muy imperfectamente, perfecto.
Toda combustión es mejor que cualquier comunión.
Eso dice un calendario en voz alta. En noviembre.
y yo esta vez, le creo. y le deseo.
Feliz número, para todos.

Deja un comentario
Guybrush

Carta de agradecimiento a Los Martes Miento

Estimados:
Aprovecho esta importante fecha para felicitarlos por los 250 números.

Gracias, porque sin importar que estupidez quiera decir, que dibujo loco quiera subir o que queja llorica quiera transmitir, ustedes siempre me dejaron expresarme. Nunca una censura. Tal vez al recibir mis escritos hayan negado con la cabeza, chasqueando la lengua (“tsk tsk tsk”), decepcionados y hasta un poco compadeciéndome, pero nunca me coartaron.
Gracias por brindarme a mi y a millones (cientos) de personas brillantes (gente con mucho tiempo) alrededor del mundo (en Capital y Gran Buenos Aires) un cable a tierra y la fuerza para seguir todos los martes, día de la semana en el que empezás a considerar mandar todo al diablo y ponerte un bar.
Gracias por darme la posibilidad de conocer miles de mujeres. Por lo general, las madres y abuelas de las chicas a las que me acerco, pidiéndome que me aleje o llaman a la policía.
Gracias por darme la posibilidad de transformar mi “loseritud” y mis compulsión a inventar palabras, en algo divertido y no (tan) patético.
Gracias a APTRA (siempre quise decir eso)
Gracias por darme la catarsis ideal para evitar que me vuelva loco con la rutina, el transporte público, los problemas económicos y las peleas del Bailando por un Sueño.
Y si en realidad ya me volví loco (y estoy en un cuarto con paredes acolchadas en vez de en una oficina, haciendo que trabajo y escribiendo esto), gracias por hacer que con su revista, mi locura sea cool y artística. Porque todos admiran a VanGogh, pero si ves a un loco en el subte con la oreja cortada, vas a rajar para el otro lado.

En fin, gracias por la posibilidad de hacer el ridículo que me vienen dando desde hace 166 martes.

Desde mi lugar en el mundo (quizás, una clínica psiquiátrica) brindo por más mentiras, más locuras y más martes y les hago llegar un profundo y caluroso (¿un infernal?) abrazo.

Guybrush

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda26

¡Felices!

1 comentario
Marcelo Vertua

Forrazo

No me banco a la gente que cuando te explica o te cuenta algo, usa “A VER”. Es como que te dicen: “bancá un toque, que busco en mi inagotable fuente de imaginación y conocimientos El Ejemplo que de una buena vez te permita salir de la chatura mental en la que vivís”.

¿Pero quién sos? ¿María Kodama, Mariano Grondona o Julio ídem? “A VER” un carajo, conmigo no te hagás el Nico Repetto ni la Graciela Borges. Hablame bien, ¡mierda carajo!

Tampoco me banco a la gente que cuando te cuenta algo, manda: “…y entonces hice CLIC y descubrí que nunca más en mi vida iba a…”

A veces, según la historia, el CLIC le sirve al protagonista para darse cuenta de que no tiene que comprar más fiambre en Coto, o que le conviene dejar pasar el primer bondi para tomarse el siguiente, que por lo general llega vacío y con el lector SUBE funcionando a pleno.

“A partir de ahí supe que nunca más iba a trabajar en la televisión. Lo mío era el teatro… de revista”. Me da bronca. El CLIC es para los grandes cambios, para las verdaderas revoluciones interiores. Un auténtico CLIC es algo que te cambia la vida. Tal vez por eso me enferma escucharlo en cualquier conversación: llevo décadas esperándolo y nunca nada: me la paso deshojando almanaques para descubrir que soy el mismo forrazo de siempre.

1 comentario
alej

Don’t swim after lunch

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Ellos que exploten que yo sigo celebrando

Ellos arman una lista y enumeran conductas ajenas, desconocidas, “síntomas”, que le dicen. Los archivan de manera sistemática, para que haya orden. Para saber cómo comportarse en tal caso. Ellos hablan, mucho, enuncian todo lo que dicen sus libros gordos, obesos. Libros que se llenan de pelusa, decorando bibliotecas. Su mandato, siguen de manera fervorosa, a su manera, convenientemente, cómodamente, ajustadamente. Para seguir la línea, para tener todo a raya. Porque siempre es más fácil negar lo que se siente que quedar solo remando contra la corriente.

(Diez segundos para reflexionar)

Eso es lo que ellos quieren que creamos. Nadie rema solo, aunque ellos dicen lo contrario. A quién seguir en estos casos, podrías preguntarte. Recuerdo aquel canto: Cada cual atiende su juego, cantábamos de niños. Que así sea, para siempre, porque si de ellos dependiese, el mundo sería un desperdicio y nosotros seríamos las bacterias.

H

Deja un comentario
Señor G
seniorg

Teología a la japonesa

Pese a los intentos del Vaticano por minimizar los hechos, la ultima aparición de la Virgen María no fue lo que todos esperaban.

Deja un comentario
La lectora
La lectora y el aire by JUlio Flores

La lectora y el aire

collage: Julio Flores

Se necesita espacio en el texto para que el lector penetre.
Siri Hustvedt (1955), escritora estadounidense.

Hay libros en los que las oraciones se superponen, se tapan unas a otras como pasacalles. Las frases quedan sueltas y resulta inútil tratar de hilvanarlas: ellas solitas se repelen y hacen imposible una lectura fluida. Son textos que, de tantas palabras prescindibles, se quedaron sin aire. La lectora cree que ya se habría asfixiado si no consiguiera, siempre, salir de esos libros a tiempo.

3 comentarios
Juan P(erro)
EL CHU- CHU

¡El chu-chu!

Baile exclusivamente concebido para la celebración única de la edición 250 de la revista mas importante de lanito-américa y edmundo.
Inténtelo bajo su propio riesgo, cualquier efecto secundario consulte a su medico.

Deja un comentario
Leandro Vicetto

29º Capítulo

Barcelona,     Sala de Reuniones del Hotel Montcada     11.00 hs
Abro la puerta principal y lo veo. Allí estaba parado, mirando a través de una persiana americana, de espaldas a mí. Entro y cierro la puerta.

-¡Finalmente nos conocemos, Doctor!-Dijo Krotter aún sin darse vuelta.
-Han pasado todos estos años sin saber el uno del otro, Anny no fue muy confidente conmigo respecto a usted, ella no quería involucrarlo en todo este asunto, pero las vueltas de la vida son imprevisibles.- Concluyó
-Ya lo creo- dije casi sin querer
-Al fin de cuentas, Rostro, somos familia.- afirmó mientras miraba de reojo.
-La familia es otra cosa, Krotter- vociferé desafiante.

Se dio vuelta y aunque solo podía ver su figura a contraluz, sabía que mi comentario le había molestado.

-Bien, vayamos a lo nuestro Doctor. Seré claro. Usted está aquí, porque si no estaría muerto. Y no está muerto, porque es el esposo de mi hija. Partiendo de esa base, creo que entiende en qué posición está parado. Podría decirse que, sí, que somos familia y que a partir de ahora usted trabaja para mí.-Dijo terminante.- Pues bien, el trabajo que tengo para usted le es bastante familiar. Se preguntará de qué rayos estoy hablando. Le cuento. No sé si estaba al tanto, de que su trabajo, era útil a los servicios de La Mafia Rusa, allá en Argentina.

No dije una palabra, pero el gesto de mi cara parecía decirlo todo.

-Así es, querido Rostro, usted creía que era un eslabón más en la lucha contra el crimen, pero en realidad estaba trabajando para la Familia del Ruso Volkov, a la cual, su amigo, el inspector Daniels, rendía cuentas.-Agregó sarcásticamente.

Una sensación de vacío, iba subiendo a través de mi cuerpo. El seguía hablando pero yo ya estaba sordo. Comencé a dar pasos hacia atrás, quería irme de allí a aclarar las ideas. -¿Qué estaba diciendo este desgraciado?- pensaba mientras tomaba el picaporte de la puerta.

-Aún no he terminado Doctor, ni lo piense. Sé que se siente estafado por todos.- asintió. Luego de un breve silencio dijo por lo bajo, jactándose.
-Esa es la vida mí querido…Yerno.-

Deja un comentario
G + N

Viajantes de paso

Deja un comentario
Lunatika

Oñoto


Sobre la mano
reposaban alas de otoño,
residentes en la clausula
de la expropiación del ensayo.
Los ojos, enganchados
por el oxido,
aislaban en sí,
cualquier tipo de obertura.
Y como muñeca de trapo,
ella, reincidente
en el mero hecho de permanecer,
cosía la celebración
de los hilos de la dilatados,
frunciendo de a poco
las palabras al revés.

Deja un comentario
alej
contratapa250

Contratapa 250

Deja un comentario
neosimio
tapa249

Dados vuelta de alegría

Entre pelotas de colores, blandas, amalgamadas a nuestros cuerpos, la alegría nos alborota. Estamos otra vez en un momento histórico, el mundo entero habla de esto, la felicidad colma las calles de la ciudad por un evento de tal magnitud.

Nos honra poder vivir esta parte de la historia, de sentirnos parte de la construcción, parte del equipo que la pelea día tras día, semana tras semana y saber que somos todos.

Gracias por compartirlo con nosotros, gracias por compartir esta alegría semanal que está cercana a un número que va a hacer historia.

1 comentario
neosimio
fiesta_martes_250

¡Fiesta Martesiana!

Electricos Asesinos + Rojo a la Noche + Dani Berman + Proyecciones + Dibujos + Fiesta Martesiana … todo Free! el 5 de noviembre en La Cigale

Deja un comentario
Verónica Noonan
aprender

tiempo para nuevo amar

Tus miembros van desplegando a tu alrededor unas sábanas verdes
Y el mundo exterior
Hecho de puntos
No funciona ya las praderas han desteñido los días

los campanarios se reúnen
Y el Puzzle social
Entregó su última combinación
Todavía esta mañana esas sábanas fueron apartadas hicieron vela contigo de un lecho prismático
En el castillo revuelto del sauce de ojos de lama
Para el cual con la cabeza abajo
Partí en otro tiempo
Sábanas almendra de mi vida
Cuando te vas el cobre de Venus
Inerva la hoja resbaladiza y sin bordes
Tu gran ala líquida
Se agita entre el canto de las vidrieras

Andre Breton

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda25

Comido y vomitado

1 comentario
Marcelo Vertua

Lotería genética

Ahí viene la hija del dueño.

Bronceada, sonriendo

repartiendo Toblerone

comprado en el free shop.

Pasa por los escritorios diciendo: ¿Todo bien?

Su contrato es por estación:

tres meses hace que trabaja

y tres meses se va al campo, a la nieve o la playa.

Jamás se olvida de los chocolates

y de tratarnos como desagradecidos

inútiles

y gordos vagos.

 

Deja un comentario
Hache Blanco

Cuando las nubes bajan

Solo se oye el sonido del viento. El aire espeso se acomoda. Bajan las nubes hasta el suelo dejando huellas. Estoy recostado o tirado, da lo mismo. Como un voyeur sigo el recorrido de un pájaro prevenido. La tarde toca la puerta despacio. Aun no cae la lluvia pero se huele. La pelusa de los árboles pesa en el techo, justo arriba mío. Miro el teléfono, inamoviblemente mudo. Escucho mis respiraciones a tiempo.

Mientras todo esto va pasando, el gato chino mueve el brazo. Como un reloj. Con ritmo lento. Pausado

Y yo me pregunto, hasta cuándo.

H

Deja un comentario
alej

Shapes

1 comentario
Sergi

Sparklehorse – It´s a Wondeful Life

La atracción por los artistas torturados y los músicos malditos ha sido una constante en mi vida. Últimamente estuve redescubriendo a Sparklehorse, una banda de la que supe quemar un par de discos en su tiempo. Resulta que su líder, Mark Linkous, se pegó un escopetazo el año pasado y claro, el morbo todo lo puede, aquí me tienen volviendo sobre su brillante melancolía. Al tipo le pasó de todo. Tuvo depresión y de gira con Radiohead se zampó un mix letal de alcohol, antidepresivos y Valium, con tanta mala leche que se desmayó sobre sus piernas por más de catorce horas. Lo tuvieron que operar y las salvó de milagro aunque no zafó de una estadía de seis meses en silla de ruedas. Nunca volvió a ser el mismo y aguantó todo lo que pudo hasta hacer mutis por el foro al mejor estilo Cobain. Así que estuve gastando otra vez sus hermosos discos de los cuales It´s a Wonderful Life – ¡que ironía! – es su obra maestra: melodías crepusculares, texturas electrónicas y los coros de PJ Harvey. Un disco de una belleza triste. Úsenlo con precaución.

DESCARGALO ACÁ

Lista de Temas:

1. It´s a Wonderful Life
2. Gold Day
3. Piano Fire
4. Sea Of Teeth
5. Apple Bed
6. King Of Snails
7. Eyepennies
8. Dog Door
9. More Yellow Birds
10. Little Fat Baby
11. Comfort Me
12. Babies On The Sun

Deja un comentario
Juan P(erro)
6277002914_62fec8717f_b

La Real Armada B.D.E.

Deja un comentario
La lectora

La lectora anciana


ilustración: Marta Toledo

(Relato publicado en el suplemento cultural del diario perfil el domingo 16 de octubre)

Era otoño. Recostada en la reposera del jardín, la anciana pasaba la tarde sumergida en un libro. Mientras sus ojos deambulaban sin prisa por las letras, la consciencia encontró una bifurcación por la que se alejó de las líneas, se sumergió en su cuerpo y enseguida encontró el motivo que la dispersaba: el corazón. No el corazón en sí, sino un pequeño desplazamiento que parecía haber realizado. Ella hubiera jurado que ahora se encontraba un centímetro más hacia abajo, aunque sospechaba que los órganos no podían moverse así nomás. Por otro lado, latía normalmente y aunque no parecía haber motivos para preocuparse, permaneció atenta, escuchándolo.

Inmóvil, con el libro en las manos, era casi una estatua. Seguía pasando la mirada sobre las filas de letras, andando sobre ellas como si fueran las baldosas sueltas de una vereda que de vez en cuando salpican. El corazón ya estaba cerca del abdomen. Lo sintió latir y pensó en los tambores cuando anuncian algo importante. Si era verdad que estaba paseándose por ahí, entonces ya era hora de que comenzara a retornar a su sitio habitual. ¿O continuaría descendiendo por el tobogán del cuerpo? Ambas opciones le parecieron posibles. Se quedó esperando a ver qué pasaría. Mientras tanto, como para distraerse, releyó un fragmento del que no le había quedado ni una frase. Aquella tarde su mente era un colador de palabras; por más que leyera y releyera, no sobrevivían. Insistió.

Una hoja amarillenta planeó desde un árbol y le cayó justo sobre la panza, como marcando un objetivo. La hoja subía y bajaba ante cada latido. El corazón parecía querer mostrarle una prueba concreta en el balanceo de la hoja seca. Y ya no le asombró cuando alcanzó la pelvis. Entonces se dijo a sí misma “Hasta aquí está bien. Ahora va a volver a su lugar, apenas salió a dar una vuelta para despistarme, para recordarme que aún estoy viva”. Y sus palabras, por un momento, la auto convencieron.

Por eso cuando el corazón comenzó una caída libre por las piernas, dividiendo su fuerza en dos mitades, un gesto de temor se le incrustó en la cara. El corazón fluía por sus muslos como por una cascada sin piedras. Bajaba por las rodillas, se enroscaba apenas un segundo en los ligamentos, le quemaba las pantorrillas hasta detenerse en los pies, frente al precipicio. Y como si dos puertas virtuales se encontraran entreabiertas en las plantas de los pies, se asomó para lanzarse al jardín, hacia otras plantas. Buscó entre el césped, aspiró el olor a tierra. La mujer escuchó el roce de sus venas que tanteaban el pasto. Los latidos se internaron en la tierra húmeda, y ella decidió, para cambiar de tema y olvidar este asunto que ya estaba incomodándola, ponerse de pie. Con movimientos más vegetales que lo habitual, se incorporó hasta encajar los pies en el suelo. Se amalgamaron como dos piezas antiguas de un engranaje. Sus brazos se elevaron al unísono, impulsados por un chorro de savia que brotaba desde el suelo a través de su cuerpo. Y en la punta del brazo izquierdo, allí donde hasta poco antes había habido una mano que sostenía un libro, los latidos reiniciaron con más fuerza que antes. Ella no pudo verlo pero lo supo: una flor de ceibo, nacida de su sangre, aparecía en lo alto de las ramas.

Hacia la nochecita, una hormiga negra caminaba por su piel, pero la corteza de las piernas la protegió. De ahora en más, cualquier cosquilla proveniente del reino animal le pasaría por completo inadvertida.

6 comentarios
G + N

Estrellismo

Deja un comentario
Leandro Vicetto
dr_rostro_carta

27º Capítulo

Barcelona, Un hotel en Las Ramblas hora incierta
Mientras subo al ascensor y el botones intenta sacarme charla, pienso en todo lo que pasó. Daniels, Anny, todo se mezcla de manera aleatoria delante de mi vista. Cómo prestarle atención al chico con este nudo en la garganta. El hace su trabajo y yo, tal vez, comienzo a elaborar mi duelo.
Esbozo una leve sonrisa cuando llegamos al piso indicado. Séptimo piso a la derecha. Caminamos por el corredor. Con su mano extendida, me indica cuál es la habitación, entonces me detengo. Me deja pasar y luego se dirige hacia la ventana, corre las cortinas dejando entrar la luz del sol. Hace mucho calor. Le echo un vistazo como para cumplir, giro y le doy de propina, la moneda de veinticinco que siempre llevo en la billetera, la tengo desde mi último viaje hace tres años, cuando todo era diferente. Es mi moneda de la suerte, que al fin de cuentas, no había servido de mucho.
El botones hace un gesto de afirmación con la cabeza y se retira.
Ni bien cierra la puerta, me dirijo hacia la cama y me zambullo. Con la cara metida entre las sabanas empiezo a sentir una angustia que me comprime el pecho y empiezan a brotar las lágrimas. -Anda todo mal, todo, todo mal.- Me repito en silencio, pensando.
En ese momento, escucho detrás de mí un golpe suave en la puerta. Miro de reojo. Alguien ha pasado un sobre por debajo. Me levanto lentamente, como si fuera tres veces más pesado. Me acerco a la puerta de la habitación y me agacho. Recojo el sobre. Lo abro.

1 comentario
Lunatika

Desvarío

Mecanismos circunstanciales,
para recolocar la distancia
a su debido lugar,
pues desterrar la cercanía,
nunca implicó
el contacto indirecto
que sigue preservando
sus raíces más nativas.

Hiatos de perseverancia,
para modular la frecuencia
de la nostalgia,
irreversible en sí.

Signos de sucesión,
para no desmembrar
el idilio ensoñado;
ya que siendo neuróticos atributos
nos les queda más que eso,
métodos y lineas
para desbordarse
en una parada de bus
a medianoche.

Deja un comentario
alej
contratapa249

Despierta

Deja un comentario
neosimio
tapa248

Lealtad para todos

Compañeras y compañeros: la adversidad cínica de la primavera nos convoca. Las hordas apátridsa adelgazan nuestra fe enceguecida y nos hace abrir los ojos y cerrarlos para volver a enfocar.

No nos quedaremos callados, tampoco huiremos ni los abandonaremos. Soportaremos la traición del gringo desaforado, corromperemos nuestro ego hasta desarmarlo en mil pedazos, cantaremos la marcha hasta estallar por la noche en estrellas relampagueantes bajo las nubes para iluminarlos a ustedes nuestros leales.

Entre prolíficas palabras descansaremos hasta que la luz nos alcance en la plaza o la pirámide mirando sus rostros relucientes de esperanza. Son nuestro camino y por quienes lucharemos ¡hasta la victoria martes!

Deja un comentario
Verónica Noonan
DPP07DB0A0D173A27

Corrientes de magia interplanetaria

Deja un comentario
Guybrush

Sí. Quiero… lemonchelo

El sábado fui a un casamiento.
Como se imaginarán, ya que parece que mi vida es una constante crónica para Los Martes Miento, mi experiencia en la noche de esta hermosa unión fue más bien… accidentada.

15 accidentes en una boda:

- Tuve que grabar un video para los novios. En la puerta de casa, mientras pronunciaba (más bien, “balbuceaba”) el discurso que iba a hacer llorar a todos (de risa), sale un vecino a sacar la basura, me saluda y se me pone a hablar. No, no es joda. Le pedí a mis amigos que editen esa parte y obviamente, los cínicos HdP´s, no editaron nada.
- Al ser un amante de la ecología (un gil sin auto), tuve que ir con unos amigos. Unos amigos impuntuales. Así que llegamos a la iglesia DESPUES de los novios.
- Uno de mis amigos (justo el que estaba sentado al lado mío) trató de enganchar el partido de Racing con el celular durante la misa, haciendo que una señora extremadamente católica a nuestro lado nos lance miradas de inquisidor español.
- Comentario de mi hermano en la iglesia: “¿Che, los bancos no eran más grandes?”. Respuesta mía: “No, hace mil años que no venimos y creo que crecimos”. La señora extra-católica, chocha.
- Una amiga de la novia se pegó el palo del siglo bajando las escaleras luego de una lectura. Pero no explotamos de risa. Anoto esa como un punto a nuestro favor que, tal vez, limpie algo de lo que hicimos luego.
- No se dijo el clásico “si alguien tiene algo que decir, que hable ahora o calle para siempre”, lo que fue una decepción. Nunca nadie dice nada, pero ese segundito de tensión donde todo el mundo para de respirar y se puede cortar el aire con cuchillo es genial. Confieso una maldad: iba a toser en ese momento para darle una pequeña arritmia a los novios.
- Como no funcionó el teléfono/televisor, cuando terminó la ceremonia mi amigo se fue a la casa aduciendo que “tenía que darle de comer al perro”, miró el resto del encuentro y de ahí se fue al salón. A donde volvió a llegar después de los novios.
- Nos hicimos amigos del barman. Lo cual es bueno para nuestra desinhibición y combate al aburrimiento… y malo para nuestra imagen y posibilidades de volver a ser invitados a cualquier reunión que hagan los nuevos esposos.
- Los novios cometieron el error garrafal de sentarnos a CASI todos juntos y a los amigos que faltaban a DOS mesas de distancia. La gente de la mesa del medio está con tratamiento psicológico ahora.
- Bailé el vals y me filmaron. Más accidente que ese no puede haber.
- Hablando de filmar, creo que en el video sale mi cara de “prefiero estar en una reunión del laburo con ganas de ir al baño, una mancha de mostaza en la corbata y perejil entre los dientes, antes de bancarme otro segundo de esto”, mientras pasaban videos con fotos de los novios y temas melosos.
- Al finalizar el casamiento, en mi mesa había un centro de mesa, dos tenedores y un vaso menos. No, mis amigos no son cleptómanos, solo tienen pocos cubiertos.
- Los novios me eligieron para hacer un juego en donde tenía que bailar la lambada con una amiga de la novia. Imaginen un espantapájaros, sin articulaciones, con un rictus de terror en la cara, tratando de ser sexy y van a estar a mitad de camino de lo que pasó.
- Hicimos la clásica “revoleemos al novio por el aire gritando ´heeeeyyyy´”. El salón tiene una lampara menos.
- Tengo al novio en FB y probablemente esté leyendo esto en este momento. ¡La pasé de lujo Hernán! Saludos a tu tía, decile que este domingo la veo en misa.

¿Por qué nos alegramos en las bodas y lloramos en los funerales? Porque no somos la persona involucrada.
Mark Twain

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda24

7:11 A.M.

1 comentario
Marcelo Vertua

Atún

La otra noche soñé que iba al médico. Soñé que me encontraba sentado frente al señor de guardapolvo, escritorio de por medio, e intentaba fugarme de lo que me decía, mirando la pared llena de diplomas. El doctor leía el resultado de unos estudios, negaba con la cabeza y se frotaba la barbilla: “lo siento, pero lo suyo es un típico caso de leche podrida”, concluía. Yo intentaba preguntar, quejarme, insultarlo, pero mi voz era un hilo de balbuceos que el muy sádico aprovechaba para cortar con metáforas: “Digamos que en lugar de espermatozoides usted tiene sea monkeys”, me decía sonriendo.

Corte. En el sueño yo aparecía solo, muy solo en la calle, llorando a mares… mares poblados de sea monkeys.

Corte. Ahora estaba en el baño de casa, odiándome y pegándome un tijeretazo justo ahí. Pero en lugar de desangrarme como el marido de Lorena Bobbit, descubría que mi interior estaba hecho de atún, no sé si al natural.

Apenas me desperté, fui al baño, hice pis, me miré bien e intenté masturbarme. Necesitaba confirmar si de ahí salía aloe vera o crema mascarpone, pero la película con Reina Reech (sí, ¡me calienta esa viaja turra!) era constantemente interrumpida por la cara del médico, y entonces me acordé: se trataba del mismo sorete que una vez, en la revisación de la pileta del club, me había dicho: “si no te podés tirar la pielcita más para atrás, no vas poder estar con chicas”.

Yo tenía seis años y lo único en claro fue que nunca iba a tener novia.

Pasó el tiempo y, a pesar del miedo y el trauma, descubrí que no sólo podía tener novia, sino que también era capaz de hacerla jadear de alegría. Pasó más tiempo, me casé y llegamos al presente: momento de definición en el que con mi mujer estamos intentando tener bebés sin hacer del sexo un tie break. Nuestros relojes biológicos amenazan con hacer estallar las alarmas, pero tratamos de no aturdirnos antes de hora. Eso sí, cada vez que algún hinchapelotas nos pregunta “¿Hijos para cuándo?”, le respondo: “Hijos no sé, pero atún tenemos para rato”.

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

No poner las manos

No poner las manos

Un corazón formado por veinte humanos sacudiendo los hombros.

Un hombre montado en la espalda de una mujer (que camina)

Y viceversa.

De fondo, un árbol que fue planta, se planta.

Lanzada a la carrera, no se dio cuenta que estaba atada como un perro.

Corría hacia el costado, tampoco parecía advertirlo – se agitaba sola mente-

No avanzaba. Si retrocedía.

Cuando alguien cae, parece como si se fuera a partir la cara

(Y a veces eso pasa)

¡¿Serías capaz de dejarte caer y no poner las manos?!

H

Deja un comentario
alej

Fisher

Deja un comentario
Juan P(erro)
Quiling mostros en piedrasnegras

Quilling Mostros en Piedrasnegras

Deja un comentario
G + N

Martes 18 de Octubre: desfile

Deja un comentario
La lectora

La lectora ya tiene los resultados del sorteo

Gracias a los geniales sorteos de Vero Mariani en su blog Alma Singer, se nos ocurrió hacer este sorteo de celebración. Y ¿quiénes se llevarán los tres libros de Adriana Hidalgo Editora…?
En pocos minutos lo sabremos.
Ponemos los 25 nombres en una hoja (24 de comentarios dejados en este post, y uno dejado en Los martes miento), la cortamos, agitamos los bollitos de papel y Todos los cuentos, de Paco Urondo, es para… ¡Diego Ariel Vega! Muchas felicitaciones :)

Vamos por el próximo, El africano, de J. M. Le Clézio.
A ver a ver… ¡Felicitaciones, Anónimo! Copiamos el mensaje del inscripto N21 para que se identifique, porque es una persona seria pero no nos dejó su nombre el el comentario:
Anónimo dijo… Siempre fui una persona seria como todos y todas the librarians y no me gustan los farsantes de cualquier tipo, tamaño, y carácter… Un beso, Anahí!

Y ahora vamos con el último libro, el título infantil… ¿qué niño se lo llevará?… ¡Lucía se lleva el premio infantil! ¡Yupi!

Gracias a Adriana Hidalgo Editora, que nos regaló estos tres ejemplares y felicitaciones, otra vez, a Diego, Anónimo y Lucía. ¡Entren en contacto con la lectora para recibir sus premios!

Deja un comentario
Leandro Vicetto

27° capitulo

Horas más tarde…en vuelo hacia Barcelona
-Sé que me odias en este momento, pero tienes que escuchar lo que tengo para decirte.-dijo ella con tono firme- Como te dije antes, soy hija de Krotter y mi verdadero nombre es Antje Mittermaier. Al nacer, mi padre me inscribió con el apellido de mi madre para que no me persiguieran o me usaran de señuelo para llegar a él, que era muy buscado por asuntos del juego. Mi madre murió durante el parto y quedé al cuidado de Marta, el ama de llaves de la Mansión Ardouin, mientras papá, exiliado en España, vivió en la oscuridad por treinta años. Yo había crecido creyendo que Marta era mi madre, y que mi padre había muerto en un accidente de autos. Marta había inventado toda esa historia con el aval de mi padre. A los veinte años recibí una carta de un tal Krotter que decía ser mi padre y me contaba todo esto. Estaba enfurecida y triste a la vez, me sentía engañada desde lo más profundo. Fue entonces que tuve una fuerte pelea con Marta, con el mundo, con migo misma. Estaba desconsolada. Finalmente me escapé. Robé dinero de la caja fuerte de la mansión y me fui a vivir al Montjuic en Barcelona. Creo que en mi interior quería acercarme a mi padre, por eso fui allí. Estuve varios años incomunicada, viviendo en una Comunidad Autosuficiente. Con el tiempo, la herida de aquella mentira fue cicatrizando y se transformó en curiosidad. Habían pasado diez años y si bien no había perdonado a mi padre, quería conocerlo personalmente. Había hecho averiguaciones a través de un investigador y sabía que Krotter estaba en Argentina nuevamente. Un día me decidí a enviarle una carta y me respondió al tiempo. Volví a Buenos Aires y nos encontramos. Quedamos en hacer encuentro privados, a deshoras y de incógnito, no sé, tal vez para recuperar el tiempo perdido. Un asistente de Krotter, me ayudó a cambiarme la identidad poco más tarde, para que no haya rastros de mis lazos con él. Pasé a llamarme como me conociste, Annette Mitter.
Todo se dio vuelta y se complicó a partir de la muerte de TUC, recuerdas, el cadáver que estaba en la Mansión Ardouin aquel día de abril, ese TUC, era el asistente que me ayudó. El problema con él, surgió cuando se lio con la amante de mi padre, la Señorita Granier. Krotter, al verse traicionado, lo mató a sangre fría. Entonces fue que comenzó la investigación y quedamos en el medio. Mientras Granier estuvo detenida, estaba a salvo. Ustedes la llevaron directo al matadero, aquella noche en Parque Sarmiento. Krotter, intentó sacarte del camino en varias ocasiones, con amenazas al principio y luego, aunque nada era de gravedad, con agresiones físicas, si no te mataron, fue porque estaba yo de por medio, debes saberlo. A todo esto, tú seguiste husmeando, bien a tu estilo, siempre tienes que saberlo todo. Como ves, tuve que pasar a formar parte en esto y tú también, ya están todas las cartas sobre la mesa. Aunque ahora te parezca que todo ha sido una mentira, debo decirte que te amé durante estos siete años que estuvimos casados y si hago lo que hago, es para protegerte. Nada más. Es lo mismo que hicieron conmigo de pequeña. Espero que reflexiones y todo vuelva a ser como antes. Sé que necesitas tiempo.- Agregó Anny en medio de mi silencio.

Deja un comentario
Lunatika

Conspiranoia

Absurda insomne,
degusta sus sueños
con la grandilocuencia
del que no puede dormir,
a la vez que sopesa
la integridad de una gata
que duerme en un altar,
bajo la vanidad de un castillo,
en el que se enhebra la relativa
madurez de cartón.
Al unisono dados y soldados
combaten sobre un acordeón,
que entona
óvalos de manzana y jengibre.
Absurda insomne,
guarda sus delirios
en el frasco apetitoso de metal,
mientras, la batalla
continua inerte
en el cubículo gris
de la maquinación.

Deja un comentario
alej
contratapa248

No comment

Deja un comentario
tapa247
neosimio

Nada que festejar

Otro aniversario de la matanza nos acusa. Casualmente o no, la imagen de la tapa pertenece a una performance Madrileña contra la caza de focas, y bien nos viene tomarla para imaginarnos la matanza desde esos ojos.

Oh sangre de esta tierra penetras nuestras plantas y nos tomas. Demuéstranos el dolor de la conquista, la lucha, la pérdida.

Háznos martes y revive en nosotros la cultura vencida entre las cenizas. Poséenos en vos somos y estamos.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

El ritual de lo habitual

Deja un comentario
Guybrush

Ole, ole, ole, oleee… emboleee… emboleee…

Crecí en una familia de amantes del fútbol. Todo el día el balón-pie en las charlas, la vestimenta, los posters, ¡los tatuajes! y, por supuesto, la tele. Llegaba un momento que me sentía en un museo de la AFA en vez de en mi casa.

Vale la aclaración temprana de que no me disgusta el fútbol. De vez en cuando me siento a ver un partido con mis hermanos y mi viejo, recuerdo varios jugadores y resultados y hasta fui a la cancha unas dos veces en mi vida… pero, pero ejemplo, no tengo idea cuantos partidos jugó Marcos “el bigote” Colomba como marcador de punta de Chaco For Ever de Febrero de 1986 a Octubre de 1992 y, lo que es más importante, no me interesa saberlo.

Ese es el tema: en comparación, parezco el apático número uno. Es como que te guste ir al circo de vez en cuando, pero vivir en una casa con gente que se pinta de payaso y camina en una cuerda floja mientras comenta emocionada que el día anterior el domador hizo un truco que dejó a todos (por suerte al león también) con la boca abierta.

Esa “falta de compromiso” (“ser un tibio total”, como lo llama mi familia) es totalmente aborrecida en el ambiente futbolístico (un hincha prefiere que publiquen una foto suya dándole un beso francés al jefe de la barra del equipo contrario, a tener que lidiar con alguien que “ve solo los partidos de la selección”), pero me otorga cierta imparcialidad que me permite ver las cosas con otra perspectiva.
Y me llena de dudas.

Por ejemplo: si te gusta el fútbol, ¿te tiene que gustar TODO el fútbol?

En mi casa ven cualquier cosa: primera división, la B, la C, fútbol de Europa, de México, fútbol sala, infantiles, partidos de la década del 60, entrevistas a jugadores, presentación de nuevas camisetas, construcción de nuevos estadios, filmaciones de reuniones de la Comisión Directiva… de todo.

Si te gusta ver fútbol porque es un deporte de destreza, despliegue y táctica, ¿no tendrías que disfrutar solo del fútbol bien jugado? ¿No tendría que molestarte ver 11 zombies rengos contra 11 perros en coma?

Aguanté esa duda hasta que una noche en casa, mientras sufría un tortuoso Lamadrid – Villa San Carlos, no pude más y pregunté:

“¿Ver un partido de estos no es como decir que te gusta la música y ser fan de una banda que suena como el orto?”
Se dieron vuelta a mirarme. Si la pregunta los había sacado del hipnotismo es porque era buena. O muy, MUY mala. Continué:
“En serio, si los pibes de la banda… o del equipo, fueran mis amigos, lo haría por solidaridad, pero ni conocemos a estos lisiados”.

Si las miradas pudieran linchar, las que me propinaron esa noche habrían tenido antorchas, tridentes y una soga con un nudo corredizo.

Al menos aprendí que se puede decir “te falta pasión” usando cientos de insultos.

“El fanatismo consiste en redoblar el esfuerzo cuando has olvidado el fin.”
Jorge Santayana

Deja un comentario
lion
lion_palomas

Palomas y el disparo

uno, dos, tres, cuatro.

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda23

Primavera

1 comentario
Marcelo Vertua

Ley 20.744

Les envío noticias,

música, reseñas, presentaciones,

carteles de Crónica TV

y fotos trucadas con su caras.

Chateo, me hago pasar por otro,

y los hago caer

y levantarse de risa.

Subo a facebook el álbum del último cumpleaños,

lo comentamos y nos ponemos al tanto de todo.

Organizamos el fútbol del jueves

la cena del viernes

y designamos quién compra el regalo

del que se casa el otro sábado,

en apenas cincuenta y cuatro e-mails.

 

Es raro, a los treinta estoy más con mis amigos

que a los quince.

Pero a veces tanta unión y felicidad me asustan,

en especial cuando mi compañero de al lado

me pregunta por una carpeta de no sé qué banco,

arrancándome, recordándome que estoy acá,

en el medio de aquello

que La Ley denomina

Jornada Laboral.

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Ahora o Nunca

No fue tan difícil; salir un poco, tomar aire fresco. No lo hago habitualmente, suelo pasarme las horas en casa, escuchando algo de música, escribiendo un poco, leyendo. No tengo televisión, no me interesa y sé que eso suena un poco snob. Así es.
La calle estaba soleada y estaba bueno para caminar un rato.
En el correo había diez personas adelante mío. No me gusta esperar, pero como sabía que eso era una posibilidad, tenía en el bolso un libro de Zelarayán. Ahora o nunca. Estaba muy bien.
Por la tarde iría al cine. Nada como ver una película solo.

-¡El que sigue!- dijo la mujer del mostrador.

Envié la carta certificada. Para que llegue y no haya dudas.

H

3 comentarios
Hache Blanco

Rojo a la Noche, en vivo

ROJO A LA NOCHE – EN VIVO!
Sábado 15 de octubre, 21 hs.
Salón Pueyrredón

Deja un comentario
alej

Little Monkey

Deja un comentario
Sergi

Primal Scream – Vanishing Point

Fui a ver a Primal Scream: una porquería. No me entiendan mal. Amo esa banda hace muchos años. Esta fue la tercera vez que los vi y su mejor show fue sin dudas el que dieron en Museum en 1998. Esa noche presentaban Vanishing Point, su mejor disco. Porque, seamos claros, su disco famoso, el que los puso en boca de todos, el artefacto que hibridó al rock y al dance, el de esa tapa hermosa, Screamadelica – que de eso estamos hablando – no es la gran cosa. Tiene Loaded, Movin On Up, Come Together y Higher Than The Sun pero es tremendamente irregular, armado con retazos. Uno lo quiere más por su tapa y por cierta sensación de época que por su contenido. El asunto es que ese fue el disco que tocaron íntegro hace un par de semanas en el pésimo GEBA. Y decía que había sido de terror. No tanto por la banda, que estuvo bien y tocó los temas profesionalmente (con todo lo bueno y malo que ese adjetivo implica); no tanto por la falta de sorpresa que implica saber todos los temas que van a tocar, ni tampoco por la sensación de tramite que cubrió toda la presentación. Más bien fue por darme cuenta que este es el paradigma de los shows que se vienen: campos con vips enormes y llenos hasta la mitad, un espacio poblado por figuritas más preocupadas por su peinado y sus ropas multicolores y tan locas y por el catering de ocasión que por lo que sucede arriba del escenario. Gente que no responde, sin pasión, sin sangre, preocupada por su fotito de Blackberry para su Facebook. Atrás de una valla en mitad del campo, el resto de los mortales, los que de verdad quieren a la banda pero anulados en su capacidad de sentirse parte de ese espectáculo. Digámoslo sin vueltas: este nuevo tipo de recital es la muerte del rock. Es la completa eliminación de su elemento de riesgo y desafío. Es la capitulación con el sistema y el consumismo desaforado de estos tiempos. Es el baile del caño en el contexto menos pensado. En lo que a mi respecta se acabaron los shows multitudinarios y en espacios abiertos. Todavía me quiero sentir joven. Por eso también cuelgo la obra maestra de Primal Scream, la menos condescendiente, la más rebuscada y experimental, la que más los identifica como banda relevante, la que presentaron aquella noche infernal en Museum, en un espacio repleto de gente que presentía que asistía a un hecho único, en un momento irrepetible. Un show capaza de convertir al más escéptico; un show imperfecto, abigarrado, arrollador, un show de rock. Como los que ya casi no se ven.

DESCARGALO ACÁ

Lista de temas

1. Burning Wheel
2. Get Duffy
3. Kowalsky
4. Star
5. If They Move, Kill ´Em
6. Out Of The Void
7. Stuka
8. Medication
9. Motorhead
10. Trainspotting
11. Long Life

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Chau!

1 comentario
La lectora

La lectora celebra los doscientos lectores

Qué felicidad, La lectora en la ciudad va creciendo de a poco, a un ritmo de 100 nuevos lectores por año. Gracias a todos por acompañarnos, en un par de meses más completaremos los dos años de blog. Pensábamos celebrarlo recién para el cumpleaños, pero al haber alcanzado las dos centenas antes, decidimos adelantar los festejos (o bien, agregar este festejo).
Todo aquel que deje un comentario en este post (o en el post idéntico a este en el blog de la lectora) estará automáticamente inscripto en el sorteo de celebración por los doscientos lectores. No hace falta estar registrado en el blog, pero quien quiera agregarse… bienvenido.
La editorial Adriana Hidalgo nos donó tres libros para repartir. Dos títulos adultos (Todos los cuentos, de Francisco Urondo y El africano, de J. M. Le Clézio) y uno infantil (La casa de los cubos, de Kunio Kato y Kenya Hirata). Quien quiera participar en el sorteo de los tres ejemplares, agregue en el comentario “yo también soy un niño/a” o algo así que nos dé la pista de que lo incluyamos en el sorteo del título infantil. Quien sólo quiera optar por los libros para adultos, agregue algo como “soy una persona seria”.
El sorteo se realizará el lunes que viene y los resultados se verán el martes próximo, por este mismo canal ;)
Todos pueden participar, pero los libros están en Buenos Aires (si quieren que se los mandemos por correo, los gastos corren por cuenta del ganador).
¡No se pongan ansiosos!
La lectora

2 comentarios
Leandro Vicetto

26° Capitulo

Buenos Aires, Aeropuerto de Ezeiza, Noche
Fui corriendo hacia la puerta de donde vino el ruido del disparo. Un escalofrío me recorrió toda la espalda y casi instantáneamente comenzaron a brotar lágrimas de mis ojos. No había visto nada aún, pero temía lo peor. Desesperado, sofocado, aturdido, me repetía -¡Daniels No! ¡Daniels No!-
Se aparecían ante mí, imágenes de los momentos que habíamos vivido juntos. El tiempo se estiraba de una manera particularmente irónica.
-El sarcasmo divino- pensé.
En ese momento, me detuve en seco, aparecieron dos tipos armados. Me estaban apuntando. Frené guiado por mi instinto. No dije una sola palabra pero no pude contener las lágrimas que seguían cayendo de la impotencia que sentía. Habían matado a mi amigo y yo no podía hacer nada al respecto.
Annette se acercó lentamente e intentó acariciarme la espalda, para calmarme, supongo. La retiré de un empujón. En ese momento, comprendí que no podría hacer mas nada, estaba atrapado, ellos eran mis dueños. Había una sola salida pero no estaba preparado para ello. Tenía que vengar a Daniels, sí, tenía que cobrármelas. Ya pensaría en algo. Estos desgraciados me las iban a pagar y la zorra de Annette también. Ella, ahora, era una desconocida para mí. Me había traicionado, mentido.
-Que imbécil que fui, cómo no me di cuenta de nada- pensé.
Giré en dirección a la salida y me dirigí a paso firme y en silencio hacia el avión. Era un avión particular. Subimos, Annette y yo. Adentro del avión había tres hombres más. Me senté donde me indicaron y esperé. Las turbinas comenzaron a funcionar, aumentaba el ruido afuera y adentro de mi cabeza. Comencé a sentir esa fuerza que ejerce la aceleración del avión en mi cuerpo, me empujaba contra el asiento, en el que me iba hundiendo más y más. Miraba por la ventanilla hacia afuera y sentía una nostalgia creciente. Siempre sentía eso, cada vez que volaba, pero esta vez, esa sensación era mucho más profunda y todavía quedaba un largo viaje.

Deja un comentario
Lunatika

Comunicando

Tantos teléfonos conectados
y yo sigo sin escuchar tu voz.
Suena,
descuelgo
y la agónica música
continua sonando.
A un lado,
un individuo imperceptible,
del otro
una extraña sensación de soledad.
Engranajes fracturados,
cables colgando
formando cortocircuitos.
Los teléfono siguen conectados…
mientras, entorpezco
la disparatada escena,
aletargando el desuso cambiante.

Los teléfonos siguen conectados,
y nosotros comunicando

Deja un comentario
alej
contratapa

Metalito

Deja un comentario
tapa246
neosimio

Flovida larece

Sacar la cabeza del parqué. El frío. Los pétalos revueltos en la oficina. La cara empapelada de amonio de víscana piscosa. La orda acaricia nuestros pelos nos converge en búsqueda de aire. Nos mira la luna, sonriente imagino que nos mira. Martes te busco, te veo, floreces…

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

Medio petit

Deja un comentario
Guybrush

¡Que los cumplas… ignorado!

Ayer fue mi cumpleaños.
O antes de ayer, si estás leyendo esto un miércoles.
O antes de antes de ayer si… buen, se entiende.
(como verán, la edad afiló mi humor y lo tornó más maduro y complejo… esperen, leo un mail de Korol ofreciéndome laburo en su programa y vuelvo)

Como decía, el lunes cumplí años (no importa cuántos) y me di cuenta que se produce un fenómeno extraño cada 03 de Octubre desde hace… mucho tiempo:

Siento que todo el mundo tiene que saberlo y obrar en consecuencia. O sea, haciendo mi vida mucho mejor. Y cuando eso no pasa, me jode.

Me sorprende que la chica que me vende el boleto de tren no me salude. O que no me den el asiento por ser el día de mi onomástico. Me ofende tener que ir a trabajar, y que encima me miren mal si me conecto a ver quién me saludó por Facebook. También me rompe que me saluden pocos en la oficina porque soy el nuevo. Me parece una guachada que la gente en la calle no me sonría cuando voy a almorzar. Y tener que pagar por mi comida el día de hoy es, sin más vueltas, un insulto directo.

Estoy al tanto que la única diferencia con los otros días del año es que hace una pila de años + nueve meses atrás a mis viejos se les dio por hacerse unos mimos obedeciendo a la iglesia, pero no puedo evitar sentir que el mundo hoy (ayer) es un desagradecido total por no felicitarme.

¿Por qué?
Si Micheal Phelps es súper famoso, ¿yo no? ¡Los dos fuimos los nadadores más rápidos en su momento!

(Los dejo, Tinelli al teléfono).

“Cuanto más se envejece más se parece la tarta de cumpleaños a un desfile de antorchas.”
Katharine Hepburn

3 comentarios
Lucía Miranda
luciamiranda22

4:54 am

2 comentarios
Marcelo Vertua

Manchild

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Eels – Manchild

Tengo una sensación atrapada en esta canción, y la sensación tiene que ver con la infancia. Con el fin de la infancia y el nacimiento del miedo. Voy a seguir escuchándola una y otra vez hasta descubrir de qué se trata. Voy a corregirla y traducirla hasta tatuarme el qwert en la frente. Del inglés al español y del español a un idioma previo, que no logro descifrar. Voy a pasarla hasta delirar. Voy a tomarla como tomo Paracetamol o Amoxidal. Voy a escucharla hasta curarme. Voy a correr con ella hacia las guardias. Voy a repartir auriculares explicando qué es lo que me pasa. Voy a dejar que me examinen, que me inyecten, voy a rascarme como un simio, voy a irme en gestos y palabras para regresar a casa seco, aséptico, con los escombros de una canción reducidos y empaquetados al vacío, en un tubo de ensayo.

2 comentarios
alej

Jean-François

Deja un comentario
Hache Blanco

Por más tiempo (versión de inversión)

Rumiabas ideas indigestas como para ponerte así de serio (Es decir: pensaba cosas sucias con disimulo descarado). Porque a la seriedad desconfío. He encontrado unos, que con severa mente, te daban palmaditas en la espalda, orgullosos de su anchura, te mojaban la oreja.
Sonrisas sin vergüenzas mordían la caída descocida de mi bolsillo mal zurcido (Lo dejo a tu criterio)
Y allí parado, pendenciero, miraba el horizonte. En los pies, calcé mis anteojeras (como las de los caballos, pero en los pies, para evitar distracciones). Así fui logrando mi fortuna, en mi versión de la inversión. No cotiza en Bolsa pero, quién te dice, me recuerden por más tiempo
o muchas más horas.
H

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Sonámbulos en Otawango

Deja un comentario
Señor G
batman01

Carta de lectores

Hola Los Martes Miento.
Aprovecho esta carta para felicitarlos por la revista y contarles que nos juntamos todos los martes con Alfred y el niño maravilla para leer esas desopilantes notas.
Un abrazo grande desde la baticueva y espero algún dia animarme a escribir algo para ustedes.
Los quiero mucho,

Batman.

Deja un comentario
La lectora
lectora

La lectora hace una buena acción

foto: Miguel Sampedro

¿Al fin y al cabo qué es la lectura sino un vicio, como la bebida, la lujuria o cualquier otra forma de excesiva tolerancia para con uno mismo?
Aldous Huxley, escritor inglés (1894-1963)

Algunos amigos le dicen que compran más libros de los que leen, que ya no saben qué leyeron y qué no, que la pila de libros sin abrir junta polvo en el escritorio. Que no consiguen entrar a una librería sin llevarse varios libros, ni tampoco dejar de frecuentarlas para terminar, de una vez por todas, con este vicio. Que los libros en la casa ocupan más espacio que cualquier otra cosa. Que siempre tienen que apartar libros que se adueñan de los sillones, las mesas, el pasillo, el baño. No cocinan más porque, a falta de un lugar mejor, guardan libros en el horno. Tienen hambre, huyen de su casa para poder alimentarse, pero es más fuerte que ellos: se desvían, entran en una librería de usados y, a los pocos minutos, ya tienen un nuevo kilo de libros en vez del kilo de pan que tanto deseaban. ¿Qué hacer? La lectora los entiende y les pide algunos libros prestados que sabe que jamás devolverá. Y luego se va, sabiendo que hizo una pequeña buena acción.

Deja un comentario
G + N

Un consejo

Deja un comentario
Leandro Vicetto

25° Capitulo

Buenos Aires, Hangar del aeropuerto de Ezeiza, Noche
Desde mi silla, atado, miraba el entorno. Sabía quiénes eran todos los que estaban allí en el hangar, pero en ese momento sentía que no conocía realmente a nadie.

-Los dejo solos- dijo Morris mientras pegaba media vuelta y se fundía en la oscuridad.
-Anny, ¡¿Qué está pasando?!- largué jadeante apenas me quitó la mordaza.
-Es una larga historia. Lamento que haya tenido que ser de esta manera, pero no encontramos otra. Si aún te queda algo de confianza en mí, cuando venga Morris y te desate, debes seguirme a tomar un vuelo. Tenemos que encontrarnos con alguien en Barcelona, de todas maneras no te queda opción, es eso o la muerte. – dijo ella con una frialdad que me era desconocida.
- Pero, Annette, ¿Qué es todo esto?, un vuelo, ahora, ¿qué pasa con Daniels allí tirado?, necesito que me expliques- dije al aire, desorientado.
-No hay tiempo, te explicaré en el vuelo- respondió subiendo el tono.

Mi cabeza estaba a punto de estallar.

-Y dime. ¿A quién vamos a ver en Barcelona? – cuestioné mientras entraba Morris con un arma en una mano y un cabestrillo en la otra.

Se acercó, me tiró el cabestrillo y con una mano me desató.

-Vayan, los están esperando, ponte esto de camino, Rostro- dijo Morris.

Me levanté lentamente, me dolía todo el cuerpo. Anny me ayudó a colocármelo. Sentía un hormigueo en todo el brazo. Nos dirigimos hacia la puerta.

-Entonces- continué -¿Con quién no encontraremos en Barcelona?- pregunté nuevamente.
- Con mi padre…Krotter- dijo mirándome a los ojos.

Sentí un disparo detrás nuestro. Giré la cabeza.

-¡¡Daniels!!- grité

Deja un comentario
Lunatika

Delicado vaivén

Sobre la ceja,
muros de contención,
divinidades prohibidas,
impulsos contraídos,
y engendros.

Mitades, clavos, agujeros,
dilataciones sin causa,
cuchicheos que rebuscan la basura
para tasar a granel la simbología,
sin desperdicio.

Parentescos destruidos,
inventados,cósmicos,
que combinan
teoremas inhabitables.

Breves descripciones de lo estable
preludiando lo arcaico.

Y nada más,
solo una ceja levantada a custodia compartida.

Deja un comentario
alej
contratapa246

Narizota

Deja un comentario
neosimio
tapa245

Arre la línea

Izamos la punta
evitamos la pradera,
levantar y mantener
conectando el corazón y la cabeza

a través del cuerpo,
la tripulación confía
ayuda, hace
la primavera florece,
el calor en la calle,
la frescura
del mientras

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

No words

1 comentario
Guybrush

Photoshopeando…

Los 5 rubros donde más se miente con las fotos:

Comida: Puede ser difícil o hasta imposible transmitir sabores u olores a través de una foto… pero lo que parece ser bastante fácil es transmitir las ganas de hacerte sentir un gil. Hay una pequeña regla con respecto a las fotos de comida: cada vez que veas un plato fotografiado, imaginá que queda al sol, por tres días, y ese va a ser el plato que te van a poner arriba de la mesa. Nunca tu comida se va a ver tan apetitosa o… brillante, como en la foto del menú.

Habitaciones de hotel: Es mejor para evitar la decepción posterior, que sepas que el acolchado no va a estar tan limpio, la alfombra va a tener alguna quemadura de cigarrillo, una de las puertas del armario va a estar floja, la ducha va a tener manchas de humedad y no no va a tirar agua caliente y el jabón, si hubo un huésped hace poco, va a parecer una pequeña ardilla. Todo esto, obviamente, si tenés mis ingresos y vas a los hostales que voy. Si podés pagar un buen hotel… ¡fuck you!

Gente en Facebook: Una de dos: o soy la persona con la PEOR vida del mundo (mmmm…) o la gente en Facebook miente. Siempre están alegres. No puede ser que vivan de fiesta, de vacaciones, celebrando boludeces o sacándose fotos frente al espejo. Si facebook realmente muestra la vida de las personas, ¿no debería haber fotos de trabajo mientras tu jefe te caga a pedos, del vagabundo del subte aprovechando la congestión del vagón para apoyarte, de vos enfrente de la calculadora para llegar a fin de mes o enfrente de la compu dándole a F5 esperando ese mensaje que nunca va a llegar?

Escorts: Quiero aclarar que en este punto TODO me lo dijo un amigo. Ok, continuando, las escorts no son parecidas a las fotos que muestran sus páginas. Al igual que con la comida, uno debe realizar un simple truco mental: mirando fijamente la foto, agregar 6 kilos, 300 posturas más a esa ropa interior, raíces en el pelo, una cicatriz en el abdomen (apendicitis o Tropical Bailable) y ahí vamos a estar más cerca de la verdad.

Ambientes de trabajo: Por lo general, cuando ingresan a las páginas web de las empresas a (rogar) dejar su CV, esperando (que el selector sea (ciego) buena onda) ser seleccionados en alguna posición (tranca y con buen sueldo) activa y desafiante, uno se va a encontrar con fotos de los ambientes laborales. Si alguna vez en la vida trabajaron, digan la verdad: ¿se parece el lugar de las fotos a su lugar de trabajo? Todo ordenado, todos acicalados y sonriendo, nadie está a punto de ser asfixiado por el cable del teléfono, ni relojeando facebook cuando el jefe no mira. Si trabajar fuese tan divertido no tendrían que pagarme para hacerlo.

“La historia es una galería de fotos en donde hay pocos originales y muchas copias.”
Alexis de Tocqueville

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda21

pic-nic primavera

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Benja y yo

Me fui a Dubai para hacer un poco de mosca y, de paso, alejarme del ruido, pero a los dos días descubrí que si los micrófonos no vienen a mí, yo voy a los micrófonos y se los meto a todos bien en el orto. También descubrí que la mosca se me está yendo en postres, pero eso es otro tema.
Muchachos, no me vengan con cuentos. Saquémonos la careta. La Copa del Mundo del 86 la gané yo. El que se morfó las patadas, hizo los goles y los hizo hacer, fui yo. Lo que se dice la Generación Dorada del 86 no son más que un grupo de actores de reparto montados a mis huevos.
En cuanto a la famosa patada de la semana pasada, no fue una patada, miren bien: fue una toma profesional de karate, de lo contrario me hubiera desgarrado hasta el ano. Benja es la única persona en el mundo que todavía no me traicionó, y quería agradecérselo sacándome una foto, yo solo, con el hermoso mensaje que me mandó. Voy a hablarlo con Dalma, Gianina y él, y según lo que salga de ahí, seguiré dirigiendo o no. En este país hay mucho hotel siete estrellas, pero todos hablan para el ojete. De verdad, no se les entiende una verga. Encima, el traductor que me pusieron en sus ratos libres trabaja de Dealer (parece que acá Dealer es un título terciario, como allá Maestro Mayor de Obra). ¡Así no se puede! Si de aburrido y panzón volví o no a la merca, es problema mío. No quiero ser buchón, pero ¿por qué no hablan de Charly, que apenas le sacaron el rivotril empezó a romper guitarras? ¿Por qué no se ocupan de Celeste Cid Vicious, que está hasta las manos? ¿En vez de reírse de mí, por qué no miran el video de nuevo y se fijan en el gorra que al minuto cero dos salta el cartel y se hace moco, eh? De eso no hablan…

Deja un comentario
Hache Blanco

Espamento

Imagino un espiral en mi cabeza obsesionado con la idea, un par de ojos que me quieran, me repito como un mantra, una par de ojos que me quieran -sigue girando- para armar un instante, y otro, y hacer de cuenta que son los estantes de una repisa; o una biblioteca. Mejor. Para que quede escrito algo de todo esto. Para los nietos, o, yo que sé. Para algún curioso. El espiral en la tapa, o una cereza en la punta de un postre. ¿Por qué no puedo dejar de mirar la cereza del postre? ¿Por qué? Y si en vez de tanto espamento, (trago saliva)… lo pruebo.

H

Deja un comentario
Señor G
narda-lopez2

Papada a la naranja con papas

Hoy Narda López nos preparará un plato único. Nos deleitará cocinando su propia papada, adaptando de una receta que aprendió en su último viaje a Manzunñeñe, donde conoció a la tribu cannibal Xiju.

1 comentario
alej

The Alphabet 2

Deja un comentario
Sergi

The War On Drugs – Slave Ambient

Uno de los viajes que tengo pendientes es recorrer Estados Unidos desde la costa este a la oeste atravesando la famosa ruta 66. Un cliché total, lo se. Pero, de alguna manera, todas esas historias en el camino de Kerouac y sus amigos calaron hondo en mí. De hecho lo único que conozco de “America”, como dicen los gringos, es la infame Miami y los parques temáticos de Orlando. Casi como no haber viajado y, más bien, un argumento válido para darles la razón a aquellos que piensan que es un país de plástico, subdesarrollado intelectual y culturalmente y preso del más rancio conservadurismo. Pero hete aquí que la mayoría de los escritores que admiro son yanquis y que con el tiempo mi gusto musical pasó de la arregladita, atildada y glamorosa Inglaterra a los desprolijos, crudos y pastorales Estados Unidos. Es que tienen la música que se merecen; casi como si cada banda pudiera reflejar las características de las ciudades de las que proceden. Y todos esos paisajes polvorientos e interminables, esas rutas eternas encuentran correlato en un sinfín de bandas que le ponen música a nuestras fantasías de escapismo, de salir a la ruta a filmar nuestra propia road-movie existencial. Slave Ambient es uno de esos discos: canciones para escuchar en tu viaje por el parque Joshua Tree, en tu paso por Las Vegas y en el tiro final hacia Los Ángeles. En un Cadillac descapotable, obvio.

DESCARGALO ACÁ

LISTA DE TEMAS

1. Best Night
2. Brothers
3. I Was There
4.Your Love Is Calling My Name
5. The Animator
6. Come To The City
7. Come For It
8. It´s Your Destiny
9. City Reprise #12
10. Baby Missiles
11. Original Slave
12. Black Water Falls

Deja un comentario
Juan P(erro)
Pura naturaleza

Pura naturaleza

Deja un comentario
La lectora

La lectora y sus gustos II

Aquí oueden ver la primera parte de esta serie

Cuando necesito leer un libro, lo escribo.
Benjamín Disraeli (1804-1881),
ensayista británico.

A la lectora le encanta: despertarse sin apuro y tener los sueños tan vívidos como si fueran cuentos fantásticos que acabara de leer, quedarse en piyama y cubrirse con su bata, sentarse en la mecedora frente a la ventana, ver los autos pasando allá abajo, escuchar la campana del reloj de la torre pero no prestar atención a qué hora es, agarrar el cuaderno antes que los sueños se esfumen, anotarlos sin pensar ni preocuparse por el estilo, la sintaxis o las faltas de ortografía.

Gracias a Ratón de Biblioteca, por los cuadernos.

Deja un comentario
G + N

el origen

Deja un comentario
Franco
franco245

Merca, política y muerte

Deja un comentario
Leandro Vicetto

24º Capítulo

Buenos Aires, Un hangar del aeropuerto de Ezeiza, Noche
Me despierto sobresaltado, todo parecía haber sido una pesadilla. Pero qué hacía atado a una silla en lo que parecía ser un hangar. Sentía el gusto a cloroformo en la garganta. Tenía la boca tapada con una cinta. Giré la cabeza y vi la deformidad de mi brazo roto, pero la cuerda que me ataba ejercía una tracción suficiente como para calmar el un poco dolor. De fondo se escuchaba el ruido de un avión despegando.
Vi acercándose unas personas. Cuando logré enfocar la vista, reconocí a Anny y a Daniels. Empecé a gruñir detrás de la mordaza. A Daniels lo empujaron y cayó de rodillas delante mío, estaba muy golpeado. Levanté la mirada hacia Anny, pero, no tenía ningún rasguño, estaba en perfecto estado, es más, estaba reluciente, muy bien arreglada y altanera. Llevaba dibujada una leve sonrisa que me perturbaba. Algo andaba muy mal. No lograba entender lo que pasaba, miraba extrañado aquella situación mientras se escuchaba la risa del que iba detrás. No podía verle la cara pues la luz del farol se cortaba a la altura del cuello, sin embargo, esa risa me era conocida. Sí, claro, era la risa del oficial Morris.

Deja un comentario
Lunatika

Final – Principio – Final

Sepultura de cristal
para la anécdota incongruente.
Un final estival,
y el lecho hermético,
elixir de atrocidades
que sin oler
desatan el más puro instinto animal.

El extremo del placer
desorientado,
traspasa la retina
que esboza
la tensión sin resolver,
con un estilo fluvial indirecto.

Hematomas y desgarros
fluctuando,
queriendo sobrepasar
la capa de piel sobrante.

Escenas desatadas
sobre ojos narcisistas,
donde la conspiración
teje los detalles
que con recelo,
todavía están por ver.

Deja un comentario
alej
contratapa245

Ojaldre

Deja un comentario
tapa244
neosimio

La líbido ardiente

Y subiendo la montaña miró hacia atrás y la tierra estalló en mil pedazos con esperma rojo entre los valles. Y la luz quemó las retinas de los distraídos y alimentó la sangre de los preparados.
Fue la belleza transformada en calor y el calor en multitud de rosotros y genitales húmedos, bocas abiertas, carnes desnudas, penas olvidadas, fue rojo, fue nuestro, fue martes.

2 comentarios
Juan P(erro)
juanPerro

Chuuuuuuuuu!

Deja un comentario
Guybrush

(haciendo como que estoy)

Ganándome el pan…

La semana pasada empecé a trabajar.
El hecho de que esta semana no haya TERMINADO de trabajar es un pequeño milagro.

10 factores hicieron que mi “performance” no haya sido la mejor en esta semana que pasó:

1- Es un trabajo a dos horas de casa y al que entro a las 8 AM. Sí, tengo que levantarme a la hora que acaban de gritar luego de “¡Oh, mierda, se levanta a las…!”. Además, en la primera semana, no solo tuve que levantarme a esa impronunciable hora, sino que tuve capacitación todas las mañanas en un cuarto oscuro mirando un proyector aburrido. La proporción bostezos/minuto era inmensurable.
2- No trabajaba desde febrero, así que levantarme más de dos días seguidos antes del mediodía era un fenómeno (¡MUY!) poco habitual, y se reflejó en mis tareas.
3- Obviamente mi cuerpo recuerda las bellas épocas en las que no hacía nada de nada y me lo reclama con dolores de cabeza, sueño las 24 horas y ganas de matar gente en el subte.
4- Tengo tanto sueño que en el subte me asusto y pienso que me perdí porque no veo la estación “Casa Thames” (Plaza Italia), “Shopping” (Bulnes) o “Bond Street” (Callao).
5- En un momento un gerente pregunta qué día cae 10 de octubre. Varias personas respondimos “lunes”, muy rápidamente. Cuando el gerente en cuestión preguntó: “Hey, ¿cómo supieron tan rápido?”, al mismo tiempo todos dijeron “porque es fecha de parciales”, mientras yo gritaba “¡porque es feriado!”.
6- Creo que ya rompí mi compu.
7- Una chica de Barcelona me está capacitando y me hace buscar datos entre sus archivos… que están en catalán del primero al último.
8- No cumplí una semana y ya pedí el traslado a la sede de Europa.
9- Aun no representa un problema, pero falta muy poco para que las ganas de hacerme un castillo y/o un fuerte con la pila de papeles que me rodea diariamente sea más fuerte que yo.
10- Es mi primera semana de trabajo y ya escribí y subí este artículo en horario laboral.

“No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.”
Samuel Beckett

1 comentario
La lectora

La lectora y las flores


ilustración: Lucía Miranda

Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo.
Proverbio árabe.

Después de hibernar por meses, la ciudad empieza a despertar. Como en todo despertar placentero, va haciendo pequeños movimientos: una hojita se estira por ahí, una flor se abre por allá. Y otra flor, y otra, y otra. Cuatro flores se desperezan y giran hacia la lectora, quien ni se da cuenta de que tiene, sobre sus páginas, a estas lectoras perfumadas.

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Uno hasta Nancy Anka, por favor

Aros. Aros. Aros.

Hoy tenía algo muy importante para comentar, pero no me acuerdo qué. Me pasa cada vez más seguido. Todo el tiempo estoy abriendo la heladera sin saber qué busco. Según averigüé, puede deberse a stress o ansiedad, pero también puede tratarse del sucio alemán exterminador de recuerdos. Alzheimer para los olvidadizos.

Ando tan mal, que casi no me dan el registro de conducir. Al principio de la entrevista la psicóloga me dijo tres palabras, y me avisó que al final tenía que repetírselas. Respondí cuánto era cien menos siete, y el resultado menos siete (un “menos siete” más y me explotaba la cabeza). Deletreé algunas palabras al revés y llegado el momento dije: “ojotas” (¡correcto!), “palmera” (¡correcto!), eehhh… (¡la cinta Gonzalito!). Ahora, ante cualquier inminente olvido, lo primero que se me viene a la cabeza es “aros”, la maldita palabra que casi me quita la posibilidad de manejar (¡con lo que disfruto agarrar el volante en esta puta ciudad!). El otro día, en un asado, no me salía “morcilla” y mandé: “pasame uno de esos chorizos negros…” Al ver que se hizo silencio y que todos se quedaron mirándome sin pestañear, salí con… aros, y automáticamente lancé una carcajada como para aclarar que era… Patético, me sentí peor que si en la cabeza llevara el sombrero de…  (me sale Dolina pero sé que no es, y le pido disculpas a Dolina por mencionar su santo nombre y cirugías estéticas en vano) me sentí como…. ¡Jorge Corona! (la puta madre, tuve que googlearlo).

Mi memoria de largo plazo es un pulpo: sus brazos son tan largos que hasta me acuerdo de estar flotando en la panza de mi mamá y ser torturado desde afuera con Julio Iglesias. En cambio mi memoria de corto plazo es un perro tonto, sin olfato: le arrojo una pelotita y me trae una rata muerta.

Abajo copio el registro que tomé ayer. Quizá lea esto algún experto y me pase la solución, onda: “entrá a Mi PC, Panel de Control, Agregar o Quitar programas…”

 

Lu 19/9/11 – 7.30 AM. – PARADA DEL 130:

“TENGO QUE SACAR $1.25 – $1.25 – $1.25 – $1.25 – $1.25 – CABALLO – $1.25 – $1.25 – $1.25 – CABALLO – CABALLO – $1.25 – CABALLO – CABALLO – CABALLO – ¡CABALLO NO, PERSONA! – PERSONA – PERSONA – PERSONA – PERSONA – GATO MONTÉS – PERSONA – PERSONA – ARANGUTÁN – ARANGUTÁN – ARANGUTÁN – ARANGUNTAN CON GATO MONTÉS – GATO MONTÉS – GATO MONTÉS – GATO MONTÉS – GATO GAUDIO – GATO GAUDIO – GATO GAUDIO – GATO GAUDIO –  MARCELA KLOOSTERBOER EN BOLAS – MARCELA KLOOSTERBOER EN BOLAS – MARCELA KLOOSTERBOER EN BOLAS – MARCELA KLOOSTERBOER EN BOLAINAS – MARCELA KLOOSTERBOER EN BOLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – POLAINAS – OLOR A PATA – OLOR A PATA – OLOR A PATA – OLOR A PATA –  ¡BASTA! – OLOR A PATA – OLOR A PATA – LAS CHACLES – LAS CHACLES – ¡BASTA QUE VIENE EL BONDI! – LAS CHANCLES – ¿$1.25? – LAS CHANCLES – NANCY ANKA – NANCY ANKA – NANCY ANKA – NANCY ANKA – NANCY ANKA – NANCY ANKA…”

4 comentarios
Oncex
oncex244

Ay papito!

Deja un comentario
Hache Blanco

Cuando en la cama son tres

Cuando en la cama son tres.
Se siente lo que falta: El tacto, el aliento agitado, el calor en el cuerpo.
Se siente lo que sobra: el tiempo.
Descansan las caricias
Las palabras se tragan con saliva.
Cuando en la cama son tres
Se pierde la mirada
Se encuentra el vacío impreso en la almohada.
Se escucha el silencio haciendo ruido
Cuando en la cama son tres
Dos pasan al olvido,
mirando en un pedestal a un desconocido.

H

1 comentario
Leandro Vicetto

23º Capítulo

Buenos Aires,
Cruce de Av. Galván y calle Quesada
9.45 hs

En medio de esa confusión se abrió la puerta de mi lado, abrí los ojos para ver qué pasaba y solo llegué a notar como unas manos me agarraban de las axilas y me sacaban del auto. Ya con la cabeza afuera pude ver que eran dos.

-Suéltenme desgraciados- les chillé a los tíos estos -¡Morris! ¡Oficial Morris!- Grité nuevamente, ya en pedido de auxilio.

No se escuchó nada del otro lado. ¿Dónde estaría el oficial? ¿Lo habrían detenido también a él? Pensaba en mi cabeza atontada. Seguía intentando pero al parecer los alaridos que pegaba no parecían disuadirlos. En el término de tres segundos estaba en el piso y antes que pudiera ver de quién se trataba, me colocaron un saco en la cabeza y me arrastraron unos diez metros hasta que finalmente me levantaron y me tiraron en lo que parecía ser el asiento trasero de un automóvil. No podía más del dolor. Grité para ver si alguien me escuchaba pero me callaron de un puñetazo. Respondí con manotazos al aire de mi brazo bueno, pero una mano me frenó y me estampó un trapo húmedo sobre la nariz. Ese olor me era muy familiar, me recordaba a…

2 comentarios
neosimio

Sutilmente


Los sutiles
apresurados callan
al ver como
las gotas se solidifican
en enjambres ensoñados.

Los sutiles
no ven más
que líneas y horizontes,
se decepcionan al instante
y reclutan ejércitos de migas de pan.

Los sutiles
lloran con las películas
de un jueves cualquiera
y se enorgullecen
al protagoniza la que es su propia vida

Son así, sin más.
Sutiles

Deja un comentario
alej
contratapa244

Encubados

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Puesta en escena

“¿De qué sirve tener dinero si no puedes inspirarle temor a tus semejantes?”
Mr. Burns, Los Simpsons

Montañas de facturas para contabilizar.

Recibos. Órdenes de pago.

La abrochadora sin broches

y la perforadora trabada, en mi dedo.

Carpetas con informes

con las huellas de todo lo que corrí

para terminarlos sin que nadie los viera.

La calculadora encendida,

la pantalla tapada con la tira

estirándose hasta el suelo.

Los parlantes apagados

y los papeles como yuyos

creciendo en todas partes…

Todo para que cuando venga el jefe de los jefes

a saludar

antes de irse Europa (sólo por negocios)

diga Cómo labura este pibe.

Deja un comentario
neosimio
tapa

Sangre, sopor y dádivas

Luna llena, los lobos aúllan

¡HORROR! ¡Editorial inconclusa! ¿Víctimas de la mala fortuna?

Ampliaremos..

Martes 13 de septiembre, 15:20 hs., Estación Lacroze
Estoy aquí con el amigo Dr. Rostro. Junto a él investigaremos los extraños sucesos de esta jornada.

Los mantendremos informados.

La gerencia.

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda20

Revolviendo

1 comentario
Guybrush

Intento de Barrabrava

El fin de semana pasado volví a reencontrarme con el deporte.
Lo vi medio de lejos, pero por lo menos sé que anda por ahí.

El sábado fui a la cancha. Creo que había ido solo una vez antes, cuando tenía 12 años, así que se podría decir que no soy muy asiduo a concurrir a ver futbol en vivo. Lo cual generó ciertos inconvenientes. A saber:
- Canté mal todas las canciones. Y trataba de arreglarlo y quedaba peor. Es mejor quedarse callado cuando no sabes la letra que decir “aaaeeeeeooooaaasss” en vez de “cada vez te quiero más”.
- Era el único del lugar sin la camiseta del equipo. Y estaba peligrosamente vestido con colores parecidos a los del contrario.
- Antes de empezar el partido, tenían que explicarme todo el tiempo por qué aplaudían (la voz del estadio anunció algo), silbaban (salieron los árbitros) o gritaban (pisé a alguien).
- Todos me miraron rarísimo cuando, mientras mencionaban que tal o cual jugador había vuelto y estaba en tal o cual nivel, yo mencionaba sonriendo que una bandera que decía “soy de [el club], luego existo” citaba a Descartes.

No contento con todo eso, el domingo me levanté relativamente temprano y me fui a ver a unos amigos correr la media-maratón de la Ciudad de Buenos Aires.
Cuando digo “relativamente” temprano, es porque al despertar (a unas dos horas de donde debía estar) veo en Facebook que todos ya ponían “@ Palermo” o “a punto de largar”.
Salgo “corriendo” (me tomé un remis a la estación), el tren se demora en venir, se queda parado 15 minutos y, cuando llego a Palermo, me indican mal y termino buscando la largada en el kilometro 2.
Cuando finalmente llego a la largada/llegada ya se habían ido todos hace rato y estaban llegando los primeros.
Ahí me dediqué sistemáticamente a hacer el ridículo:
- Burlándome de la forma de correr de un tipo cuando tenía toda la familia parada al lado.
- Recibiendo los gritos de un policía porque para evitar meterme en el circuito me paré en el medio de una calle transitada
- Peleándome con un tipo de la organización porque quería pasar a la carpa de mi equipo pero en realidad estaba metiéndome en el VIP de Claro.
- Preguntándole a un compañero que tuvo que abandonar por una lesión: “¿te duele mucho?”.

Finalmente, luego de una mañana agitada, volví a casa todo transpirado… pero no por hacer deportes, sino porque había llevado mucho abrigo.

“Yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.”
Jorge Luis Borges

 

1 comentario
alej

Sheeped Away

1 comentario
Hache Blanco

Ellos eran los héroes


Foto por Lionat

Ellos eran los héroes maldecidos por el mundo. Aquellos, los del mundo, acariciaban la pelusa de un resquemor con una mano. Tiraban ojos reventados a una pared con la otra. Trucos de magia para deshacerlos pretendían.
Nada funcionaba con ellos dos sobrevolando el tiempo. Atados con venas de sangre. No querían estar separados y siguiendo su deseo, dedicaron un momento a escribir sobre granito.
Lenguas largas atravesaban su camino. Formas voluptuosas hacían las veces de monumentos.
Todo veían, todo admiraban, pero ellos, seguían su rumbo, incrustando pies de elefante en el plano. Clavando accidentes geográficos que dibujaban. El mapa tenía la cruz en el pico de una montaña. Y hacia allá se dirigían. Ellos eran los héroes que alguna vez hemos soñado.

H

Deja un comentario
Sergi

Pink Floyd – The Piper At The Gates Of Dawn

No entiendo la fiebre por Roger Waters. Se me hace imposible explicar como pudo llenar ocho River (y sus bolsillos para toda la cosecha; thank you Aryentina). ¡Estamos hablando del tipo más amargo, manipulador y arrogante entre los dinosaurios del rock! Porque el Pink Floyd de Barrett era una banda juguetona, arriesgada y psicodélica y de la mano de este viejo que se toma muy en serio se volvió cada vez más aburrida y predecible. Estamos hablando del muchacho que cuando Syd cayó en la mala, operó para desplazarlo de la banda y alzarse como un líder dictador e insoportable (en ese sentido fue Gilmour el único que se preocupó por el ídolo caído en desgracia); del “rocker” que hundió su banda en el sopor del magma progresivo. Muchachos sean sinceros… ¿cuanto daño ha hecho The Wall en las influenciables mentes argentinas? La puesta en abismo de los demonios de Waters, su barata fábula de aislamiento y superación, su apuesta por eslóganes universales que puedan hacer clic en cada uno sin demasiado esfuerzo, su poca capacidad para reírse de sí mismo han provocado grandes males en la música y su evolución. Es la victoria de los malos. Vale la pena detenerse también en las razones de este fenómeno. Porque los asistentes a esos shows tienen que entender que están asistiendo a un circo, al equivalente musical de ver Avatar en 3D o el Cirque Du Soleil. Es un espectáculo totalmente anti-rock, entendiendo por rock no sólo un estilo musical sino todo un despliegue contracultural que puede conmover las bases de tu personalidad, los postulados que te impusieron tus papitos. Porque sépanlo: no hay nada más status quo que ver esta feria carnavalesca, estos espejitos de colores. ¿La música?…Bien, gracias. No importa de todas formas. Cada uno ya jugó sus cartas y sabe que zapato le calza justo. Algunos acudirán genuinamente convencidos de que The Wall es la clave del universo; otros – la mayoría – irán a buscar su foto de rigor, la prueba de que estuvieron ahí, el documento que mostrarán como trofeo a sus amigos, a sus papis y a sus hijos. Estos, en un acto de justicia divina, los ignorarán olímpicamente, listos para la próxima sesión de baile del caño.

DESCARGALO ACÁ

LISTA DE TEMAS

1. Astronomy Domine
2. Lucifer Sam
3. Matilda Mother
4. Flaming
5. Pow R. Toc H.
6. Take Up Thy Stethoscope And Walk
7. Interstellar Overdrive
8. The Gnome
9. Chapter 24
10. Scarecrow
11. Bike
12. Arnold Layne (bonus track)
13. See Emily Play (bonus track)

7 comentarios
La lectora

La lectora y las mandarinas


foto: Vero Mariani

Un libro es un artefacto para encender la imaginación.
Alan Bennett (1934), novelista británico.

Mientras elige qué frutas llevar, sigue leyendo. Cuando su mano pasea por las mandarinas, la textura rugosa hace interferencias en la lectura. Parecería que la página antes lisa se hubiera mimetizado con la cáscara. La lectora se pregunta ¿se podrá pelar un texto? o ¿dónde está la semilla en los poemas?

Por lo general, cuando lee va creando imágenes mentales. Pero hoy no hay imágenes en su mente, sólo un aroma intenso a mandarina recién pelada.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Plan y ejecución

plan y ejecución

Deja un comentario
Leandro Vicetto

22º capítulo

Buenos Aires, Jefatura de la ciudad 9.00hs
Mientras tomaba un café en la oficina de Morris, daba vueltas a todo el asunto y no encontraba ninguna pista a la cual aferrarme. Parecía todo tan extraño. Primero Anny, luego Daniels, por qué los querrían de rehenes a ambos, al inspector no cabía duda que querían atraparlo. Estaba entromentiendose en los asuntos de este tal Krotter, pero Anny, por qué a ella. Todo me llevaba a pensar que querían algo de mí. Pero, ¿Qué?
Un teléfono sonando a lo lejos me saca de mis pensamientos. Me paro y abro la puerta. Morris estaba hablando al otro lado del hall y asentía con la cabeza. Cuelga y me mira.

-¿Eran ellos?-pregunté en referencia a la banda de Krotter.
- Si, debemos marchar- respondió.

Subimos de un salto a una patrulla y salimos a toda velocidad.

-¿A dónde nos dirigimos, Morris?- interrogué
-A San Martín, hay una fábrica abandonada sobre la avenida 25 de Mayo- contestó

Sin soltar el acelerador, Morris se estiró para abrir la guantera, sacó un arma y me la dio. Era una pistola nueve milímetros, plateada.

-Está cargada- dijo Morris, mirándome desconfiado.
-¡Dios mío! ¡¡Cuidado!!…-

Di de lleno con la cabeza en el parabrisas, no entendía lo que estaba pasando. Abría los ojos y veía doble, un gusto a sangre en la boca me hacía saber que estaba herido. El vidrio del auto estaba todo astillado y escuchaba voces y gritos a lo lejos. Nos había chocado ese auto que apareció por la derecha y dio justo contra la trompa de la nuestra patrulla. Morris me cacheteaba la cara y me gritaba. Quise mover el brazo para sacarlo de encima pero un dolor punzante, insoportable, me dejó estaqueado al asiento y en un grito.

-¡Rostro, Rostro! ¡¿Puede moverse?!- repetía él.

Deja un comentario
Señor G

Los Pitufos y Broadway

Luego del éxito de la película, se viene “Los Pitufos y la pérdida de razón”, la primera obra de teatro basada en los populares personajes, esta vez demostrando su lado más humano. Protagonizada por Pitufina en el papel de “La Gaucha” y Pitufo Goloso quien adelgazó 20 kilos para interpretar este papel.

Deja un comentario
Lunatika

Cadáver de dos

Absorta en la euforia,
expuesta a reclamos,
atónita incomprendida,
sin ser vista en el escenario
resbalo
y al caer te agarro.

Tú me lloras en los ojos
y sientes,
que nunca deberías
haber comido de mi boca.
Las miradas te violan,
con el rostro perdido
y el pelo demente.

Solo buscas aire
para inflar globos de colores,
para echar a volar.

Dejar de pensar…

Lunátika + 1

Deja un comentario
alej
contratapa243

Goma-goma

1 comentario
tapa242
neosimio

Así henos aquí, compatriotas

Estamos en plena discusión por las proletarias, cantamos canciones de búsqueda y nos regodeamos en la mística metamórfica del estudio.
No comparecemos de nosotros mismos, la quietud nos esquiva, mientras vemos la verdad esconderse entre los rincones imaginamos el mundo y lo expresamos.

Así compatriota, nos encuentra la fecha, el cuarto creciente, la noche de martes.

1 comentario
Verónica Noonan
ok in the uk

ok in the uk

Es difícil entender lo anterior intento decir
animales salvajes rodando por las paredes de mi casa
Búhos y niños de Dickens Lagartos y hermafroditas pintados por Moreau
Los soles de mis dos habitaciones
El rumor de pasos que puede solidificarse en cualquier momento
como una escultura de yeso sucio
Los ojos borrados del santo que cabalga al encuentro del Dragón.

(Roberto Bolaño)

2 comentarios
Guybrush

La compu y la remera (fábula)

Había una vez una computadora.
Una compu que un día, mientras la dueña hacía skype, empezó a hacer ruido y a temblar sin que le prestaran atención. Durante días emitió su trágica queja sin resultados, así que una noche, cuando la casa dormía, se dijo: “111011010011” (que vendría a ser algo así como: “loco, esto no da para más, yo me voy a otro lado”), se levantó (no me pregunten cómo, cuanto me contaron la historia omitieron ese detalle) y empezó a caminar hacia la puerta.

Al avanzar hacia su escape, vio una sombra avanzando por el pasillo. “Chau”, pensó, “es mi dueña y va a ponerme nuevamente sobre el escritorio”. Pero no, la sombra amenazante… era una remera. Una remera de The Smiths.

“Pero… ¡vos sos la remera que ella no se saca nunca! ¿Qué haces caminando?”, preguntó la compu. (… sorprendida de que un objeto inanimado se pasee por la casa).
“Bueno, aprovecho que ella duerme y estoy escapando”, respondió la remera. “Necesito un baño y creo que si me quedo acá no va a llegar nunca. Con respecto a cómo hago para caminar, fácil: cobré vida. Tengo tantas bacterias que soy un ente vivo”. (Eso no tiene sentido, pero así me lo contaron. Vos seguí leyendo).
“Yo también estoy escapando. Necesito un service y aunque se queja por el ruido, creo que no va a llevarme nunca”.
“Ah, no escuché esos ruidos, no tengo oídos”, dijo la remera. “¿Y cómo es que vos estás viva?”
“No sé si estoy viva, pero soy un procesador muy avanzado. Cuando noté que si me quedaba acá iba a romperme, se activó un sistema de auto-preservación que me hace huir”. (Lo sé… cualquiera).
“Escuché a una taza de Mafalda en la cocina decir que la vida en la calle es bastante complicada, compu. Sería muy útil usar tu proje… prose… mmm… súper cerebro para poder escapar con éxito. Pero seguro no vas a querer juntarte conmigo”, se quejó la remera. “Dicen que tengo muy feo olor”.
“Bueno, no tengo nariz”, respondió la compu tomándola de la mano (¿mano? y dale…), “pero si lo que decís es cierto, con mi inteligencia y tu olor para alejar a nuestros enemigos creo que vamos poder triunfar”.
La remera sonrió (supongo que con la boca de Morrisey o algo… no tienen orejas ni nariz, pero sí boca y ojos, ¿qué onda?), miró a la compu que empezaba a sonrojarse (¿¡cómo!?) y juntos empezaron a caminar hacia la puerta y hacia su nueva vida.

Moraleja:
Lavá tu ropa cuando está sucia y arreglá tu compu cuando empieza a hacer ruido, porque vas a crear una hermosa (e irreal) historia de amor, pero te vas a quedar sin indumentaria ni actualizaciones de facebook…
… y una remera de The Smiths y una PC ruidosa van a aterrorizar gente en las esquinas de tu barrio.

Ilustración por Lucía Miranda

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda19

Fin de semana

Deja un comentario
Hache Blanco

Televisor por la ventana

Cae pesado como ninguno, rompiendo el viento. Nunca desapercibido vomita cuerpos vedette, masculinos y femeninos. Como en una película de sí mismo. Menú de niños muertos y la sección de internacionales, destacado en páginas amarillas. Todos lo vemos tosco en el aire. Treinta puntos había dado esta noche, con un desfile, a saber: En pasarela de caras de piedra y bigotes, pasos de cómo morder un cacho de torta en el país donde abunda el cacho de bananas. Sigue en caída libre empujándose de sí, la ventana hacia el vacío. Y ya cerca del piso descubre que todo fue ruido blanco. Crash de astillas contra el piso. Vidrio roto y explosión de boca abierta. Cuando el televisor llegó a destino, solo quedó la realidad del día a día.

H

1 comentario
alej

Travellers

Deja un comentario
Marcelo Vertua

No, no sé, no puedo, no me corresponde

Esta mala onda creciente

No es mi problema.

reinante

Corresponde a otro sector.

incrustada en el centro

Acá nadie hace nada.

vital

El único gil que trabaja soy yo

de nuestro ánimo

Ahora no puedo.

¿es acaso el cansancio normal

Si tengo tiempo lo hago, pero no sé.

de un año de trabajo?

Esto está lleno de becados.

¿O es el hastío, la acumulación de años?

¡Todo siempre a mí!

¿Acaso será una táctica?

Este formulario es un desastre.

¿Un mecanismo de defensa?

Si no es mucho lío, apagá el MP3 y llenalo de nuevo.

¿O tan sólo una más

Y prestá un poquitín más de atención, eh.

de nuestras elaboradas

Yo acá vengo porque necesito el sueldo, nada más.

y traspapeladas perversiones?

 

8 comentarios
La lectora

La lectora recuerda un libro


foto: Miguel Sampedro

El tiempo pasa, los libros envejecen rápido, ocupan un montón de espacio, se llenan de tierra y de ácaros, nos arrancan blasfemias cuando no los encontramos en seguida y estornudos cuando queremos quitarles el polvo soplándolos.
Juan Martini (1944), escritor argentino.

Mientras ordena la biblioteca, le viene un libro a la memoria. No el libro, en realidad, sino la sensación que le dejó al leerlo hace años. Y entonces se da cuenta de que guarda de ese (y de cualquier) libro dos versiones: la vivencia del momento en que lo leyó, y el recuerdo de ahora, con muchos fragmentos desdibujados y otros -los que eligió su memoria- más nítidos.

La lectora lo busca en los estantes con la intención de hojearlo, tal vez releerlo y, así, construir una tercera versión.

Deja un comentario
Juan P(erro)
3895054904_190e6d1a04_z

al principio

al principio

1 comentario
G + N

Rap de los amigos

Deja un comentario
Leandro Vicetto

21° Capítulo

Buenos Aires, Jefatura de la Ciudad 8.00 hs
Ni bien entro, me recibe un oficial que me guía hacia una oficina, según creí escuchar que decía entre balbuceos.

-¡Venga por aquí Rostro!- grita una voz detrás de la persiana americana de la oficina a la cual nos dirigíamos.

Era Morris, lo conocía bien, trabajó en algunos casos con Daniels. Entre ellos dos había una competencia implícita permanente. Imagino que esta era la oportunidad para que este desgraciado se regodeara, si lograba rescatar a Daniels y Anny, claro.

-¿Han descubierto algo?- Pregunté para ir al grano.
-Ayer, cuando fueron al Parque, los seguimos de lejos.- dijo Morris.

Mientras iban saliendo esas palabras de su boca, crecía dentro de mí, de manera progresiva y violenta, una ira que me consumía.

-Con unos prismáticos pudimos…-

Salté a su cuello.

-¡Hijos de puta! Por qué no fueron a buscarme- escupí en la cara de Morris mientras un par de manos me frenaban desde atrás.
-Espera Rostro, fue por precaución, no queríamos arruinar la investigación. De todas maneras, ya pasó, usted está aquí y tenemos mucho trabajo por delante. Pudimos conseguir el número de chapa del vehículo de los secuestradores. Pertenece al apoderado de Krotter.- dijo soberbio.- ya habrá escuchado este nombre varias veces- agregó.
-¿Qué hay que hacer entonces? Cuestioné, aún con las manos encima.
-Tenemos que esperar aquí, hay que recibir el llamado para arreglar otro encuentro- dijo el oficial que me sujetaba, casi mojándome la oreja.
-Hay que escuchar la nueva propuesta- agregó Morris con gesto severo.

Deja un comentario
alej
contratapa242

Enroque

2 comentarios
tapa241
neosimio

La luz de la vida

Allá a lo lejos se vislumbra el abismo. Desde la luz florece el remolino inmenso de la oscuridad que se mueve incesante a través de la llanura. Ha atravesado picos helados, aguas, faunas enteras ensordecidas ante la inmensidad.

Desde aquí miro tranquilo, nada puede asustarme, la colina no está para protegerme del futuro pero la tierra desgranada a mis pies cede con facilidad al paso del rastrillo.

La Luna es nueva, La Tierra es fértil, El Día es martes.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves241

Que no te reconozcan

- alguna vez es bueno que ni tu sombra te reconozca, dicen aquí. -

.
(Roberto Bolaño)

Deja un comentario
Guybrush

Hogar, dulce (y pequeño) hogar…

Para aprovechar el tiempo mientras estoy (olímpicamente al pedo) desempleado, estoy recorriendo inmobiliarias buscando un departamento. Tengo ganas de invertir un dinero y me parece que poner un techo sobre mi cabeza para no mojarme o morirme de frío es una idea prudente.

El problema es a lo que puedo acceder con la plata que tengo. Para empezar, cada vez que voy a una inmobiliaria pierdo unos dos minutos esperando que el tipo pare de reír. Después, cinco minutos más explicándole que no, no es un chiste… solo tengo esa cantidad de dinero.
Y recién ahí empiezan “las complicaciones” (que es otra forma de decirle al “bueno, por esa cantidad te puedo ofrecer…”)… y se pueden dividir en tres partes.

La charla previa:
El tipo de la inmobiliaria (el mismo que se mató de risa de tu… humilde presupuesto unos segundos atrás), te habla del lugar que te ofrece como si fuera una cruza entre el palacio de Versalles y un piso con vista al Central Park. Es claro que suena más falso que un billete de 3 pesos y que nos damos cuenta cuando disfraza los defectos con eufemismos berretas. Sabemos que “cálido” significa “dormís parado porque es chico”; “bajas expensas” que “no hay ascensor” y “podes conocer un montón de gente” es “las paredes son tan finas que te podes poner a charlar con los vecinos”.

La imagen previa:
- Las fotos que te muestran y el lugar en sí son completamente diferentes. Sí, son el mismo departamento, pero si te quiero vender el coliseo romano (sin robarte) te muestro una foto de este siglo, no una imagen digitalizada que salió en la película Gladiador. O sino lo contrario; no pido un master en fotografía, pero todas, absolutamente todas, son sospechosamente borrosas y en ángulos que ocultan en vez de mostrar. Igual no hay mucho para ver, porque con el tamaño que puedo pagar, con una foto mostras todo el departamento.

La visita:
- Si ya hay alguien viviendo ahí cuando vas a ver el lugar, te sentís como yendo al zoológico sin tener ganas de ir y con los animales que te miran como si fueras un desubicado. O como si estuvieras visitando una casa de Gran Hermano con menos glamour (si esto es posible).
Los inquilinos te miran entre ansiosos para vender y molestos de que les vas a joder la existencia un sábado por la mañana. Siempre está el televisor prendido, algún niño corriendo y la persona disculpándose por el desorden. Vos, por otro lado, te sentís incomodísimo, decís que no pasa nada cuando el nenito te muerde la pantorrilla y comentás que tienen la casa muy bien cuidada, mientras rezas para que ese pedazo de revoque medio suelto del techo no te caiga en la cabeza y te mate.

“Para conocer a la gente hay que ir a su casa.”
Johann Wolfgang Goethe

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda241

4:21 am

Deja un comentario
Marcelo Vertua

El actor de lo que fui

Cuando era chico tenía un montón de fantasías eróticas. Algunas las cumplí y otras quedaron pendientes, hasta que dejaron de importarme. Supongo que la edad y una medicación anti-suicidio que me recetaron, tuvieron algo que ver. Lo cierto es que esas viejas películas porno se diluyeron dentro mi cerebro como una pastilla de Redoxón, y no dejaron rastro.

Ahora, en lugar de fantasías eróticas, tengo un montón de fantasías a secas, y las vivo como una liberación. Por fortuna, estas imágenes no me persiguen, no me obligan a humillarme, ni se intrometen en cada uno de mis pensamientos. Tampoco me causan daños colaterales. Las otras, las elaboradas a base de libido, una vez cumplidas solían llevarme directo a la culpa (“¡Cómo pudiste hacerme eso!”) o al arrepentimiento (“¡Cómo pude darle a eso!”)

Dentro de la larga lista de fantasías no sexuales, en orden creciente de deseo están:

Uno, ganar Roland Garros y festejar con cara de nada: sin saltar, sin arrodillarme y sin que se me escape la más leve lágrima o sonrisa.

Dos, ser famoso, salir en Intrusos, ser amigo de Polino, pelearme con Fort, que Tinelli me convoque a Bailando por un Sueño y decirle que no, que me ofrecieron un proyecto mucho mejor en Canal Encuentro.

Tres, estar en el trabajo y, ante la mínima contrariedad, decirle a mi jefe: “me tenés las pelotas llenas”, e irme y no volver, ni siquiera para cobrar la liquidación final…

Basta, esto huele al espíritu de un adolescente muerto en 1995.

Lo que más sueño, mi mayor fantasía es estar escondido. Sí, me encantaría vivir oculto. Y la clase de ocultamiento a la que aspiro no tiene nada que ver con el encierro, si no con la libertad. Mi gran sueño es moverme en las sombras, como un espía que ya no tiene nada que espiar, salvo su propia vida, para intentar recuperarla.

Para mí, la iluminación se logra a través del ocultamiento. Y aviso que no, que no estuve leyendo a Krishnamurti, a Maharishi ni a Mostaza Merlo. Nada más se trata de que una parte de mí, supongo que la más cobarde, no quiere que nada ni nadie lo alcancen, nunca más. De ahí el deseo de naufragar, de retirarme a una isla desierta, con notebook y wi-fi. Ese sería mi telegrama final, mi raquetazo al cielo, el sueño de no tener que bailar más por ningún sueño. Sería decirle chupala a las expectativas y a los mandatos. Chupala a las miradas severas, a los pequeños juicios y a las grandes excusas. Chupala a las noches y a los días en que algo o alguien estira el dedo índice para decirme quién soy.

Deja un comentario
Hache Blanco
hache241

Importancia

Por qué no vivir algún resumen y por qué me pregunto estas cosas si no llego nunca a una respuesta. ¡Nada se de tu proyecto, Vida mía! Prendo la radio. Sonó la campana, o la hice sonar como cada vez que me enrosco en estos temas. Abro un libro de palabras encriptadas para llegar a una idea, o saber que hacer desde mi cuarto de ignorancia. Tal vez sea cierto, que lo que haga sea siempre un buen comienzo aunque desde afuera no parezca tener importancia.

H

Deja un comentario
Señor G
garca1

Garca en números

Un garca de oficina promedio chupa entre 4 y 6 kilómetros de culo durante toda su vida y tiene mas probabilidades de quedarse pelado que una persona normal debido a las cantidad de eses que viajan a través del flujo sanguíneo de su cerebro. Así mismo, cabe desmentir aquel mito que dice que la gente garca vive más. Al contrario, la caca en sangre aumenta las chances de morir apiedrado o cagado a trompadas por un empleado público.

Deja un comentario
La lectora

La lectora y sus gustos I


foto: Silvina Báez

Temprano a la mañana, cuando el día nace, cuando todo está naciendo, leer un libro es algo simplemente depravado.
Friedrich Nietzsche (1844-1900), filósofo alemán.

A la lectora le encanta: levantarse temprano sin que haga falta, que afuera esté lloviznando, ir hasta la cocina por la casa en penumbras, saber que tal vez sea la única despierta en todo el edificio, incluso en toda la manzana, poner agua a calentar al viejo estilo de la pava sobre el fuego, el sonido del agua, el sonido de la hornalla, el olor de la yerba todavía seca, leer mientras toma los primeros mates y afuera se larga a llover aún más fuerte.

2 comentarios
alej

Anaconda

Deja un comentario
Sergi

Washed Out – Within And Without

Dicen que es un estilo que nació viejo. Le dicen chillwave o glo-fi. Y no se que carajo querrán decir con esos términos. Bah…puedo entender a que se refieren pero bien podrían haberle puesto cualquier otra pavada. El tema es que dicen que este estilo ya fue. Se difundió hace un par de años, arrojó algunos buenos artistas (Toro y Moi, Memory Tapes, Neon Indian) y parece que ya dio todo lo que podía dar. Sus señas básicas son las voces filtradas y la utilización de sintetizadores y efectos que recubren melodías simples de un manto psicodélico y enrarecido. Algo así como las viejas fotografías de polaroid cuando empezaban a perder los colores. Es un género sin localización geográfica y cuyo epicentro podría estar en todas y cada una de las habitaciones en las que alguien se pone a jugar a hacer música con su computadora; de ahí el sonido artificial que suelen tener esos discos. Pero generan un efecto de bienestar y ensoñación pasajero que bien podría atribuirse a alguna extraña combinación de sustancias. En todo caso, acá los dejo con uno de los artistas mas representativos de esta moda pasajera: Washed Out y su disco Within And Without. Nueve canciones de melodías voladoras, evanescentes y soñadoras; nueve capsulas de bienestar para ambientar las playas mentales de nuestras vidas.

DESCARGALO ACÁ

Lista de temas:

1. Eyes Be Closed
2. Echoes
3. Amor Fati
4. Soft
5. Far Away
6. Before
7. You And I
8. Within And Without
9. A Dedication

Deja un comentario
Juan P(erro)
juan_perro

Pirata patín Vs. Pirate riot

Ft. Animal Díaz

1 comentario
Leandro Vicetto

20° Capítulo

Al día siguiente en casa de Rostro
Escucho el timbre del teléfono, casi entre sueños. No podía despegar los ojos. Tampoco moverme. Me dolía cada parte del cuerpo y el estómago se me retorcía. El mareo era enorme, giraba toda la casa como un carrusel. Pude mover un brazo hasta alcanzar el teléfono que lanzaba un sonido estridente que me partía la cabeza. Puse el oído al tubo y noté cómo la saliva me recorría la cara hasta el cuello. Una voz del otro lado hablaba. Tardé unos segundo en darme cuenta de quién era.

-¡Doctor! ¡Doctor! ¿Me escucha?, hábleme- decía la voz del otro lado del teléfono medio a los gritos.
-Si, si di-dígame- respondí farfullando
-Tiene que venir urgente, si quiere ver con vida a su mujer y a Daniels, tiene que venir ahora- replicó la voz.
-Muy bien, voy para allá Morris.
La cabeza me latía muy fuerte.
- ¡Uff! Que noche – dije pensando en voz alta.

Agarré los pantalones que estaban en el suelo pero estaban empapados en whisky. La botella casi vacía asomaba por debajo de la cama. Me levanté y saqué lo primero que encontré en el armario. Me lavé la cara con agua helada, me cepillé los dientes y salí con toda esa resaca hacia la jefatura.

Deja un comentario
G + N

Martes 30 de Agosto

Deja un comentario
Lunatika

El reencuentro enfrentado

Te alejaste,
y las palabras se enredaron,
aquellas que un día fueron nuestras
iban desapareciendo,
redondeándose en la nada.
Enfrentarse
nunca fue tan difícil.
¿Como preservar la calma en esta marea?
Si el apocalipsis esta por llegar
y yo no estoy preparada.
Agitar la realidad
con la lluvia de nostalgia;
llorar sin saber
que ese lloro se derrama,
nos inunda sin pesar,
y el pasado,que hoy resbala,
encierra la complejidad
que acarrea con fracaso las demandas,
de esa lejanía
y de voces embozadas.

Deja un comentario
alej
contratapa241

Granuleitor

1 comentario
neosimio
tapa

Feriado racional

¡Aaaah! Nada como hacer reposar sobre nuestros aposentos durante todo un día tildado de reflexivo.

Acá tiramos la chancleta, relajamos y dejamos nuestra mente en blanco.

Es el método que proponemos para afrontar lo que viene, desde aquí, es martes

Deja un comentario
Verónica Noonan
mm3

mm3

Suerte para quienes recibieron dones oscuros y no fortuna

Los he visto despertarse a orillas del mar

y encender un cigarrillo como sólo pueden hacerlo quienes esperan

bromas y pequeñas caricias. Suerte para todos estos proletarios nómadas que lo dan todo con amor.

-Roberto Bolaño-

Deja un comentario
Guybrush

Uch, uch, uch, uch

Hay cosas en la vida que son fáciles de explicar y otra que no son tan sencillas.

Por ejemplo: el clima de mierda que estamos teniendo, la crisis económica mundial y el nuevo terremoto en Japón pueden explicarse con esta simple oración: empecé el gimnasio.
Es obvio que alguna catástrofe se iba a desencadenar, pero, bueno, mi cuerpo (salvo la buena onda de mi rodilla) me lo agradece, así que les pido que banquemos un poco el frío por unas semanas (y si un japonés lee esto, lo lamento por tu casa y tu auto).

Ahora, el por qué cada vez que voy a entrenar suena SOLO música de película de los 80… REMIXADA, es algo totalmente inexplicable que escapa el análisis de las mentes más grandes de la humanidad (o, al menos, de la mía y la de un par de chabones musculosos y chicas esquivas que interrogué al respecto).
O sea, uno no espera ir al gimnasio y escuchar su música favorita mientras entrena (al menos que seas un degenerado amante del reggaetón), pero tampoco esas manipulaciones genéticas de canciones pertenecientes a una década que de por sí ya tenía una sobredosis de sintetizadores.

Si “Eye of the Tiger” es LA canción para entrenar, ¿para qué corno le pones un “Uch, uch, uch, uch”? (imaginalo como el beat machacante de alguna canción electrónica) ¿O quién quiere hacer 50 flexiones de brazos escuchando la versión boliche de la costa atlántica de “The summer is Magic” o “She´s a maniac” cuando todos sabemos que la única ocasión propicia para escuchar esos temas es en alguna fiesta de disfraces y con una dosis de alcohol bastante más alta de la que llevo al gimnasio?

Lo peor de todo, es que al resto de la gente parece gustarle. Nadie sabe quien trajo el CD por primera vez o por que se remixaron esas versiones… pero nadie quiere sacarlo.
Y lo más peor de todo (¡sí, sí existe esa expresión!) es que se me pegaron y ando por la calle como una loca en afetaminas cantando huevadas…

“El ejercicio físico es una bobada. Si estás bien no lo necesitas y si estás mal no puedes hacerlo.”
Henry Ford

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda17

Cumpleaños

3 comentarios
Marcelo Vertua

Wallpaper

Un osito gastado y olvidado en un rincón
que dice Te quiero.
Una corbata por las dudas,
y el sello con un cargo que podría ser mío si creyera
un poco más en mí y en los cargos.
Una hoja cayendo del fax, hamacándose en el aire,
distrayendo los rastros del almuerzo.
Carpetas que perdieron la línea a fuerza de facturas
impagas.
Resúmenes bancarios que cuentan la historia de siempre.
Cartuchos reciclados.
Migas en el teclado. Cajas de archivo desvencijadas.
Libros diarios del año en que el Debe y el Haber
se daban la mano.
La fotocopiadora abierta y abusada, pidiendo a gritos el service.
Un cable amenazándome, jugueteando con la calculadora…
Y de fondo el monitor, solitario, perdido,
sonriendo con la foto de una playa
donde estuve hace mil años
donde fui feliz
en otra vida
durante el verano pasado.

Deja un comentario
neosimio
h

Disimulada

Deseo se abre en la noche cerrada.
Voltea. Lado a lado. Patea.
Busca palabras persuasivas.
Es (con mayúscula), por ejemplo.
Deseo arruga la almohada.
Secreto: allí debajo guardado.
El secreto presiona el occipucio cada tanto.
Presiona huesos temporales.
Occipucio mira al techo (otro tanto).
Mientras, ojos bien cerrados intentan conciliar el sueño.
Dice y responde: El Deseo
Ceño fruncido hace preguntas frecuentes.
Sintetiza (ahorra, para ganar intereses)
Hace una sola pregunta
¿Recuerda acaso aquella caricia disimulada?

H

Deja un comentario
alej

Aanaat

Deja un comentario
La lectora

La lectora y los grafitis


foto: Julio Flores

Todos nos leemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea para poder vislumbrar qué somos y dónde vamos.
Alberto Manguel
(1948), escritor argentino.

El muro se ve atestado de mensajes superpuestos. No es un muro de facebook, es la pared lateral de un frigorífico donde los grafitis aparecen de a capas, como en excavaciones arqueológicas. La lectora se para frente al muro y trata de leerlo. Pero no entiende lo que lee y quedarse afuera, en este caso, no le agrada.
Muy pronto la vemos caminar hacia otro lado, desistiendo, al menos por ahora, de los jeroglíficos urbanos.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Alone again

Alone again

Deja un comentario
Leandro Vicetto

19º Capítulo

Buenos Aires, Parque Sarmiento, Medianoche
Miro a mi alrededor, ensordecido por el disparo, perturbado por todo lo que había sucedido. No hay nada, ni una luz, ni un sonido. Sin embargo, algo familiar me recorre el cuerpo, una sensación se iba haciendo cada vez más fuerte. Aquella sensación de cuando había sido apuñalado se estaba repitiendo y me generaba un sabor metálico en la lengua y en toda la boca, no podía ver si tenía sangre, aunque la sentía. Ahora todo se me venía como en un flash back a la cabeza. La voz de Anny, el sobre con la nota amenazante. Daniels. Las imágenes de los muertos.

-¡Maldición!, ¿Por qué no habré dejado todo en ese mismo momento?- pensé.

Todo parecía irreal. El cadáver en frente mío, desangrándose. El nombre “Krotter”, se hacía eco en cada rincón de mi cráneo a medida que una mezcla de ira y temor se apoderaba de mí de manera creciente, simultáneamente. Me levanté del suelo ágil, decidido a actuar. Tengo que hacer mi trabajo. Tomé la cámara de fotos, saqué unas fotografías rápidas del cuerpo lacerado de Granier mientras pensaba que ella, allí tirada, era nuestra única garantía.

-Ya no hay más cartas, no hay garantías – me dije para adentro.
Subí al auto. Aceleré y salí de allí. La vida de Anny y la del Inspector dependían de mí a partir de ese momento.

Deja un comentario
Lunatika

Quizás allí

Donde está el sustento de lo imparcial,
de la divinidad que va galopando
en la búsqueda de la divagación.
Al parecer divisa paisajes,
desnuda, sin piel,
transformando lo certero
e indudablemente desmontando
los terrenos que atraviesa.
Desobedeciendo
y discutiendo perífrasis
en el laberinto de maíz.
Sublevándose
ante la certeza de desmerecer,
en un canal partido en dos
donde la riqueza anida en un lado,
y del otro
elefantes y jirafas de hierro
ven el desfile
de la pragmática desterrada.

Deja un comentario
alej
contratapa240

Pinchame

Deja un comentario
tapa239
neosimio

Gárgara larga

Transcurren días extraños. Entre gripes y medianoches asistimos a los últimos embates del calentamiento global.

Un refrán deambula en nuestra lengua, no por mucho madrugar la saliva se condensa y cala profunda en nuestras averiadas gargantas. ¡Gritemos! Combatamos el raspor yendo siempre al frente.

Mucosas impertinentes, sabias y cargosas, copan la parada. Se clavan en el cráneo, castigan y sonríen. Pero no saben que la venganza será terrible, y que cuando sea demasiado tarde para lágrimas llegará la batalla final. Quedarán hechas trizas, añicos, deformes, efímeras. Sucumbirán.

Le pedimos, le exigimos y, por qué no, ordenamos, desista de ir al dentista. Cure su alma con el mejor antigripal.

Es gratis, libre y para todos. Es martes.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

16 de agosto

La muerte es un automóvil con dos o tres amigos lejanos.

-Roberto Bolaño-

2 comentarios
Guybrush

¿Alguien quiere mi CV?

Totalmente al pedo, pero totalmente con el tiempo justo, les entrego para que vean…

10 PROS y 10 CONTRAS de estar sin laburo:

PRO: Podes salir con tus amigos sin problemas de horarios.
CONTRA: Tus amigos están llenos de problemas de horarios.

PRO: Podés hacer lo que quieras.
CONTRA: Siempre y cuando sea gratis, porque no tenés un mango.

PRO: Podés ver tele todo el día.
CONTRA: La tele del día apesta.

PRO: Tenés la posibilidad de conseguir un trabajo mejor al anterior.
CONTRA: Para el que vas a tener que rebajarte, mentir y decir que no tenés debilidades y que en 5 años te ves como el rey del mundo.

PRO: Tenés mucho tiempo libre para crear y divertirte.
CONTRA: Y lo usas enfrente de la compu o mirando el techo.

PRO: No tenés que levantarte temprano.
CONTRA: Paulatinamente vas acostándote y levantándote más tarde y empezas a tener los horarios del conde Drácula.

PRO: Tenés tiempo libre para hacer trámites y poner tus cosas al día.
CONTRA: Pero lo usas para aburrirte y tus cosas siguen todas atrasadas hasta que conseguís trabajo y salís a hacerlas a las corridas a la hora del almuerzo.

PRO: Pensás, “bueno, voy a actualizar mi CV y seguro voy a conseguir trabajo al toque”.
CONTRA: Te das cuenta que tu CV no cambió casi en nada en 5 años y te deprimís.

PRO: “Ahora sí voy a escribir un montón para Los Martes Miento”.
CONTRA: Hoy es lunes, son las 23.14…

PRO: ¡Por fin el mundo de Internet ilimitado para vos!
CONTRA: Salvo por la pornografía, todo es aburrido si tu jefe no está a punto de descubrirte.

“Si no queréis trabajar, necesitáis trabajar para ganar suficiente dinero para no trabajar más.”
Ogden Nash

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda16

3:27 a.m.

2 comentarios
Marcelo Vertua

The great esquivador

No sé si se debe a que siempre ando a las corridas, a mi timidez incurable, a mi personalidad estructurada, o a que soy un boludo a cuerda, pero lo cierto es que cada vez que veo en la calle a un conocido, huyo como si me encontrara frente a una legión de vampiros.
Puede tratarse de ex compañeros de colegio o de lo que sea, amigas de mi mujer, novias de amigos, vecinos, porteros… incluso hasta algún amigo o familiar: el único requisito para ser esquivables es que estén lejos del ámbito donde habitualmente trabo relación con ellos. A un compañero de trabajo lo saludo todos los días en la oficina, pero si a la noche lo veo en la puerta del cine, lo más probable es que esa noche yo termine viendo en casa, por cable, una película malísima.
Mis reflejos son tan rápidos, que ni siquiera sé qué cuál es la cadena de pensamientos que siempre me llevan a la misma conclusión: ¡desaparecer!
No me agrada ser así. Estoy seguro que esta “disfunción” me llevó a perder oportunidades de toda clase. Pero esquivar gente conocida es algo que no puedo dejar de… esquivar.
Analizándolo, creo que desde chico soy un esquivador nato. El tiempo y la tecnología nada más me perfeccionaron. De adolescente empecé usando anteojos oscuros, luego agregué los viejos walkman, y ahora, cuando alguien me llama de lejos, mi salvoconducto es el I-Pod. No hay cifras oficiales, pero estoy seguro de que mucha de esa gente que anda con los auriculares ensartados a las orejas, aparentando disfrutar de la música, no son más que Esquivadores Profesionales, tan cuidadosos de sus tímpanos, que llevan los aparatos apagados.
Quizá sea mi parte racional, esa que necesita tener todo programado y bajo control, la que me condicione. Para esa parte mía, si un encuentro no está estipulado, entonces es “riesgoso”. Hay que evitarlo.
Sigue leyendo

1 comentario
alej

Move

1 comentario
Hache Blanco
hache

Leyenda

Aferrado a la ficha que cae, decidió tomar las riendas para hacer lo único que sabe. Terminar con lo que queda por haber apostado a todo o nada. Saber de la derrota al ver que ya es tarde para arreglar las cosas. Su destino fue anunciado por todos, muerto en una victoria que se ganó en la última pelea. Quizás fue la cicatriz después de ver fotos viejas. El dolor fuerte en la rodilla, pero sea lo que fuere, no dudó en perseguir aquella idea. Porque le hincha el pecho, hace olvidarlo todo, de las cosas que son del mundo. Las ideas van más rápido que las piernas y de eso no hay retorno. Una de ellas le pasó por arriba y la siguió hasta el fin del mundo y el principio de una leyenda.

H

Deja un comentario
Señor G
payaso

Felí día wacho

La U.O.P.M.R.A (Union Obrera de payasos y mimos de la republica argentina) les desea un muy feliz día del niño todo los bepis del país, dale!

1 comentario
La lectora

La lectora se detiene


foto: Miguel Sampedro

Durante el tiempo de lectura somos tragados por cetáceos o arrojados al abismo.
Christian Ferrer (1960), ensayista chileno.

La lectora deja de caminar. Venía bajando la escalera sin dificultad: cada escalón equivalía a unas cinco o seis palabras. Pero a veces la lectura exige inmovilidad, aunque sea momentánea. Los pies se detienen. El cuerpo entero se aquieta. Hasta la respiración desaparece durante ciertas oraciones. Pero dentro de ella, todo es movimiento: la mente va a mil por hora, saltando de una palabra a otra tan rápido que, más de una vez, parece quedar suspendida en el aire.

Deja un comentario
Sergi

Lambchop – Is a Woman

Leer el diario un domingo a la tarde. No excederte con el alcohol para evitar la resaca del día siguiente. Almorzar en lo de tu suegra. Dormir la siesta. Irte a la cama a las doce. Abrigarte como un esquimal. Usar pulóveres con rombos. Gritarle a Gatúbela como un adolescente. Desear secretamente que Esperanto se transforme en Cromagnon. Querer que a Ricardo Fort se le caiga la cara a pedazos. Sentirte afuera de la joda manufacturada. Discutir con tus amigos sobre muebles y electrodomésticos. Llorar con el final de Blue Valentine. Escuchar Is a Woman de Lambchop. Hablar con tu suegro sobre los Beatles y Mad Men. Tomar té digestivo. Hacer terapia hace 7 años. Levantarte los sábados a las once. Arreglar la casa. Barrer el piso y limpiar el polvo. 37 años.

DESCARGALO ACÁ

Lista de Temas:

1. The Daily Growl
2. The New Cobweb Summer
3. My Blue Wave
4. I Can Hardly Spell My Name
5. Autumn´s Vicar
6. Flick
7. Caterpillar
8. D. Scott Parsley
9. Bugs
10. The Old Matchbook Trick
11. Is a Woman

Deja un comentario
Juan P(erro)
6027805882_7bf3ce4530_b (1)

Join O.S.C

Join O.S.C

Deja un comentario
Leandro Vicetto

18º Capítulo

Buenos Aires,
Parque Sarmiento 00.10 hs

El hombre de sobretodo no se movía. Allí parado, intimidante, frente a nosotros, como una sombra en plena noche. Anny debería estar dentro del auto, pero no podría confirmarlo. La luz de los faroles me hacía doler los ojos y no podía ver nada.
-Bien, muéstrenos a la chica y todos contentos, ustedes tienen a su mujer y nosotros a la nuestra. – dijo el inspector en tono firme intentando negociar el intercambio.
-¡Jej!, no tenga miedo inspector, mire, aquí la tiene- dijo la voz mientras salía otro hombre del auto con una figura femenina que pude reconocer.
El inspector se giró hacia mí y con un ademán indicó que saque del auto a la Srta. Granier. Actué rápidamente, la tironeé del asiento y la llevé del brazo a su lado. La sujetó con fuerza. Del otro lado estaban, el hombre de sobretodo, Anny que gemía detrás del pañuelo que le tapaba la boca y un tercero que la tenía del cuello con un arma apuntándole. Había que actuar con cuidado. No podía hacer más que apretar los dientes.
-Hagamos el intercambio y terminemos con esto de una buena vez- replicó Daniels.
-Claro, aquí tiene el intercambio- respondió la voz del otro lado mientras levantaba el brazo.
El ruido fue ensordecedor y el fuego del disparo iluminó todo. Saqué el arma que me había dado Daniels y apunté a la oscuridad. Ya no estaban las figuras allí paradas donde estaban y el inspector caminaba con los brazos en alto hacia el auto de los secuestradores. Quedé allí parado, solo contra todos, sin entender nada. Me temblaba el arma en la mano. No podía disparar, entre esas sombras estaba Anny y Daniels. Al mi lado, yacía muerta la Srta. Granier, tendida de espaldas con las piernas dobladas debajo de sí, como si la hubiesen fusilado de rodillas.
-¡Vaya doctor!- gritó la voz asomándose por la ventanilla – Y si quiere ver a su mujercita con vida no haga estupideces. – agregó.
El auto arrancó quemando llantas y tuve que dar un salto hacia atrás para que no me atropelle. Quedé allí tirado en la oscuridad de la noche, mirando las piernas de Granier, ahora quebradas por las gomas de aquel auto negro que se alejaba en dos luces rojas.

Deja un comentario
G + N

Martes 16 de agosto:

Deja un comentario
Lunatika

Entierro gratuito

El entierro de la vergüenza,
tras la crítica
acontece a la frialdad pautada.
El vacío del malestar,
la indiferencia de la confianza
se traslada a la realidad inventada;
y entonces vertemos vertidos
sobre bases heladas,
que difieren propuestas
muchas veces ya pactadas.

Revolvemos la revuelta
y engranajes ya dañados
se revisten con venganza.
En el lugar donde los perros ladran,
andan las calles rotas
y las baldosas resaltan,
la pulcritud de algunos
de aquellos
a los que no le importa nada.

Deja un comentario
alej
contratapa239

Psstacpúm

1 comentario
neosimio
tapa238

Porcelanato

Luego de volver de Londres nos sentimos extrañados, la espuma volaba en esquinas hacia la punta de los balcones de la avenida. Nos miramos aguerridos. Crucé para buscarte y tu sombra se me fue de entre los dedos.

Vuela espuma vuela,
te espero
y me disuelvo.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves

2mm

Dentro de mil años
no quedará nada 
de cuanto se ha escrito 
en este siglo.
Leerán frases sueltas,
huellas de mujeres perdidas, 
fragmentos de niños inmóviles,
tus ojos lentos y verdes
simplemente no existirán.
Será como la Antología Griega,
aún más distante,
como una playa en invierno
para otro asombro 
y otra indiferencia.
.

,

-

-Roberto Bolaño-

Deja un comentario
Guybrush

Ni redonda ni cuadrada…

(Ni de ninguna otra forma geométrica).

Para los que me siguen desde hace un tiempo, saben que hasta que me lesioné el año pasado practicaba atletismo. Para los que no me siguen desde hace tiempo… hasta que me lesioné el año pasado practicaba atletismo.*

Desde comienzos del 2008 cambié el clásico futbol de fin de semana con los amigos por entrenar arduamente en el mundo de las carreras de calle. Al menos hasta que mi rodilla (muy buena onda ella) dijo “basta”. Ahí me dediqué a arduamente emborracharme todos los fines de semana con amigos.
Pero este fin de semana pasado (o sea, tres años y medio después de mi último partido y más o menos un año después de la última vez que corrí más de tres cuadras), tratando combatir la clásica depresión de domingo, le dije al pibe que organiza los partidos: “Sí, voy…”

Error.

Recuerdo que lo que cruzó por mi mente antes de que la pelota se empezara a mover fue: “Ojalá sea como andar en bicicleta”.

¡Parecía que estaba haciendo otro deporte!
Cuando todos corrían hacia la derecha, yo estaba volviendo de ahí.
Cuando me la pasaban, mi cerebro me avisaba con tres segundos de delay, como los subtítulos de una película defectuosa bajada de Internet.
Parece que luego de estar años acostumbrado a las suaves amortiguaciones de una zapatilla de running, patear una pelota de papi-futbol… duele.
Perdí el aire a los cinco minutos y no lo encontré más.
Me dolían las articulaciones, los músculos, los huesos y los pelos.
Nadie se acordaba mi nombre (todos me gritaban “¡Bien igual, Javi!”). **
Y mi rodilla (la copada) se la pasaba diciéndome, en un código Morse de pinchazos y tirones: “¿Sos estúpido? ¿Qué hacemos acá? ¡No! ¡No metas la pierna ahí!”.

Al menos que volver a andar en bici después de tres años te cause humillación, dolor físico, sensación de estar perdido en tiempo y espacio, ganas de vomitar, falta de aire y deseos irrefrenables de irte corr… rengueando a tu casa… no, no es igual.

“Tengo dos problemas para jugar al fútbol. Uno es la pierna izquierda. El otro es la pierna derecha.”
Roberto Fontanarrosa

* Hice el mismo chiste hace un par de semanas, pero si no me seguías, es nuevo para vos. ¡A reír!
** Para algún despistado por ahí, me llamo Gabriel.

2 comentarios
Lucía Miranda
ilustrados

Lucía Miranda en “Ilustrados”

1 comentario
alej

Bridge

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Teoría de la decisión

Parece que el sistema funciona así:
todas las mañanas, a primera hora,
se reúnen en el directorio y
entre cafés, quejas, chistes, diarios y medialunas,
se la juegan
y arrojan la perinola.
Están los Clientes, la AFIP,
los Proveedores, los Bancos, Rentas…
pero casi siempre,
no sé por qué,
sale Joder a los empleados.

Deja un comentario
Hache Blanco

La misa

Coleccionando noches. Pararse en primera fila haciendo pogo en una misa religiosamente repetida cada fin de semana. Recitando poemas como fórmulas mágicas. Olvidarlo todo en el fondo de un vaso roto y pasar las cuatro estaciones esperando a que llames. Hacer caso omiso de consejos, endureciendo el cráneo contra una pared llena de chichones. Entrega de amigos a domicilio, sin receta y sin turno. Escuchar música en divanes. Letras de canciones escritas en papel de Biblia diciendo la palabra exacta. Así era una jornada laboral completa y hacíamos horas extra. Hoy me pagan cash o en caja de ahorro para saldar lo que debemos en treinta y dos pulgadas planas.

H

Deja un comentario
La lectora

La lectora en el ascensor


foto: Miguel Sampedro

Lo bueno de un libro es que se lea.
Umberto Eco (1932), escritor italiano.

Si lectora está llegando a casa y le falta leer media página, aprovecha el ascensor. Sabe que hasta el piso nueve, si no se detiene demasiado en cada palabra, le alcanza para eso más o menos. Y, en todo caso, termina las últimas líneas en el pasillo, antes de abrir la puerta. Así, el ascensor se volvió, en los últimos tiempos, un lugar ideal para concluir un cuento.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Se vende: monstruo para viajes transatlánticos. ft. mimi x 2.

Se vende: monstruo para viajes transatlánticos.
ft. mimi x 2.

1 comentario
Leandro Vicetto

17º Capítulo

Buenos Aires, Parque Sarmiento 00 hs
Sobre nosotros caía una noche cerrada. El frío calaba los huesos. Habíamos llegado rápidamente al Parque. En la entrada, no había nadie que oficiara de sereno y la barrera estaba baja. Eso no fue impedimento para ingresar. Nos dirigimos hacia las piscinas vacías. Marchábamos lentamente, a no más de veinte kilómetros por hora. Evidentemente el parque estaba abandonado hace ya bastante tiempo. Se rumoreaba que estaba en disputas legales. Daba escalofríos aquel paisaje desolado, pero nadie dijo una sola palabra.

Llegamos a la puerta de un edificio casi en ruinas. Escombros y columnas, armaban una estructura derruida y sombría, como un arácnido metálico. Daniels frenó el auto y lo apagó aunque dejó las luces encendidas iluminando una pared de ladrillos con una abertura que parecía haber sido la puerta de acceso en los tiempos de esplendor de aquel club natatorio.

De repente, pudimos ver cómo las luces de un automóvil se acercaban a lo lejos, lentamente. Nos miramos, Daniels y yo, con cara de póker. La Srta. Granier, que estaba en el asiento trasero de nuestro vehículo, estiraba el cuello para tener una mejor visión de lo que pasaba. Nadie hablaba. Se escuchaba el sonido seco de las copas de los árboles golpeando entre sí por el viento.
Finalmente, esa espera se hizo breve y el auto que se aproximaba se detuvo frente a nosotros encandilándonos con sus faroles. Se abrió la puerta delantera del acompañante y se bajó una persona, dio unos pasos y se colocó justo delante de la luz. Se podía ver por la figura que era un hombre, llevaba sobretodo y sombrero. Y aunque no se veía, seguramente estaba armado. De pronto, en medio de esa noche, se rompió el silencio.

-Con que aquí estamos, al fin nos conocemos. Entreguen a la chica y nadie saldrá herido.- dijo la voz de este hombre que salió de entre las sombras.

Deja un comentario
alej
contratapa238

Coincidí

Deja un comentario
neosimio
The Really Japiness

De Japiness Con Tiniu

La verdadera felicidad atáñenos. De caramelos de colores se inunda nuestro cuerpo. Somos jóvenes, alegres, la osadía que inventamos cada día.

¿Podremos decir algo coherente? A quién le importa. Vamos a arriba queridos. Seamos felices
podemos
entreguémos nuestro cuerpo a esta revista
que disfruta y no olvida

Deja un comentario
Verónica Noonan
reposo del guerrero feliz

Com pasión

Nos quedamos en silencio: yo echado, mirando las manchas del cielo raso; ella recostada en las almohadas de su cabecera. No la miraba, pero de algún modo era consciente de que ya no sonreia, de que me contemplaba como si yo fuera una foto de un álbum, como se mira a un rostro que fue algo importante y ya no lo es o desapareció simplemente de nuestro destino, pero que todavía sirve para recordar alguna leccion ya prescrita y sin gracia.

-Quien de nosotros- M. Benedetti.

Deja un comentario
Guybrush

Próximo vuelo con destino a mi billetera

¡Tener amigos extranjeros es lo máximo! Uno aprende otros idiomas, expresiones y costumbres. Escucha anécdotas sobre lugares soñados. Festeja de formas diferentes tomando bebidas exóticas. ¡Es genial! Y, bueno, cuando se van a uno se comunica online (cuando la diferencia de horario y el funcionamiento de internet lo permiten), extraña como un condenado, hace infinitamente el cálculo mental pesos vs. euros/dólares y sufre los trucos de la mente que te dice que vos estás acá sufriendo mientras todos los demás siguieron con su vida.
Sí… ejem… como dije… tener amigos extranjeros es… un sueño.

La única opción que se me ocurre es ir a visitarlos. Continuar mi vida en otra parte del mundo, donde vive la gente que me hace feliz. El problema del mundo capitalista (y con buena seguridad en aeropuertos), es que si no hay plata no hay viaje. Así que hay que conseguir plata.
Así que les presento:

12 OPCIONES PARA CONSEGUIR DINERO

Robar un banco
PRO: Juntas mucha plata en poco tiempo.
CONTRA: Las balas deben doler.

Que tus amigos extranjeros te paguen la visita
PRO: No tenes que hacer nada.
CONTRA: “Jajajajajaja, que gracioso” (Firmado: tus amigos extranjeros).

Invertir en negocios o en la bolsa
PRO: Podés hacerte millonario y un respetable hombre de negocios.
CONTRA: También podes perder todo en 5 segundos y hacerte pobre y un respetable vagabundo del Gran Buenos Aires.

Crear un website que se haga famoso
PRO: Mucha plata. MUCHA.
CONTRA: Hay que saber cosas de computadoras. Creo.
¿Dónde está el Enter? Ah, acá.

Meterse en política
PRO: No, no soy del pro.
CONTRA: Tampoco soy mafioso, inoperante, soberbio ni de ninguno de los otros.

Vender drogas
PRO: Mueve mucha plata y vivís al extremo.
CONTRA: El final de Scarface.

Pedir plata en la calle
PRO: Parece más fácil que trabajar.
CONTRA: Nunca vi a ningun vagabundo viajar al exterior. Espero que sea por problemas en el pasaporte.

Pedir plata en la calle… con una pistola
PRO: Es más fácil que te den plata que en la opción anterior.
CONTRA: El departamento de atención al cliente debe recibir muchas quejas.

Falsificar dinero
PRO: Poco gasto inicial. Un poco de papel y tinta.
CONTRA: Si el gobierno europeo no aprecia el dinero abstracto e infantilmente dibujado, no va a funcionar.

Enamorar a una vieja con plata
PRO: Dinero fácil.
CONTRA: Una vieja con plata desnuda.

Trabajar
PRO: Es honesto y honorable.
CONTRA: Es molesto, difícil, lleva tiempo y no quiero.

Vender esperma
PRO: Ejem… me pagarían para hacer algo que hago por placer.
CONTRA: … estoy pensando…

“A veces solo falta una persona y el mundo entero parece despoblado”
Alphonse de Lamartine

2 comentarios
Lucía Miranda
luciamiranda15

¡¿Quién fue?!

Deja un comentario
Marcelo Vertua

AC/DC, Henry Miller y el heavy metal mental

Billetera mata galán, Lucía Galán mata con Pimpinela, y a mí me mata Silvina Luna garchando en el medio del campo. Apago la compu, me tiro en la cama e intento dormir, pero estoy más acelerado que cuando hice scrum en el subte, hace unas horas. Desde la cocina, mi mujer me ofrece un chocoarroz a los gritos. No sé qué decirle. Prendo la tele, encuentro al cavernícola de Coco Silly dando su Cátedra de Macho y me pregunto: ¿Por qué la papada de Julio Grondona caló tan hondo en nuestras vidas?
Nacer fue mi primera crisis. Desde entonces se me hizo costumbre, e intuyo que si no paro ya mismo, en diez días entro en default. Todos lo inviernos intento vivir de The National, mientras un pelilargo con muñequera y tachas se sube a mi terraza y pone AC/DC a todo volumen. Quiero eliminarlo, pero para hacerlo necesito un buen libro y el autor de ese libro quiere matarme.
No me lo dijeron, LO SÉ.
Me agota el heavy metal mental. Me agota no creer en el horóscopo chino, y me agota ser tigre de madera y no saber hacia dónde correr. Me agota trabajar cinco días a la semana y me agota pensar en quién votar dos veces en un mismo mes.
No me lo contaron, LO VIVÍ.
Apago la tele y agarro un libro que hace meses cajoneé en la mesa de luz. Lo abro y en el segundo párrafo Henry Miller saca un rifle. El muy sádico me apunta a la sien con: “Un hombre escribe para expulsar todo el veneno que ha acumulado a causa de su forma de vida falsa. Trata de recuperar su inocencia escribiendo, y sin embargo lo único que consigue es inocular al mundo con el virus de su desilusión”. Lo siento por quienes lean esto. Van a necesitar una inyección de azúcar. Y yo también. Ya mismo llamaría a Farmacity para que vengan a darme un buen chutazo de glucosa caribeña directo al hipotálamo. Esta noche necesito que no haga más frío. Necesito mucho chocoarroz y días largos. Necesito que nunca más sea domingo al atardecer. Necesito esconderme del hijo de puta de Henry Miller y, a la vez, necesito encontrarlo para que me explique cómo liquidar al fanático de AC/DC que está haciendo fuego en mi terraza.

5 comentarios
Sergi

Arctic Monkeys – Suck It And See

Hay bandas que te sorprenden. Quizá sacan un disco debut excelente y después dilapidan el capital adquirido en secuelas indignas. Otras se hacen famosas a partir de un hype insoportable y nunca logran estar a la altura de las expectativas generadas. Y otras en algún momento hacen clic, se cagan en el inflador que las puso ahí arriba y se dedican a escribir canciones que valen la pena. Recuerdo haber visto a los Arctic Monkeys en ocasión de su visita a Buenos Aires. Un recital excesivo, hormonal y anfetamínico pero que en su desborde adolescente te podía dejar un tanto de lado si tenías más de treinta años. Me dije que no entendía el fenómeno de los Monkeys y concluí que eran una banda para adolescentes con un par de buenos temas. Pero a partir del tercer disco algo pasó. Se ve que se cansaron de todo el circo que los rodeaba, se fueron al desierto y grabaron un disco áspero y arenoso con el que buscaban enterrar el gusto de sus primeros fans. En medio de ese disco – Humbug – colaban temas como Cornerstone o My Propeller que encendían una fe nueva y algunas velas a Morrissey ya que estamos. Ahora aparecieron con su cuarto disco – Chupala y fijate, un titulo bien maradoniano – y logran hacerme sentir como un Toti Pasman del rock. Digamos que todavía persisten en algunos ejercicios pesados y ruidosos pero quizá estén puestos ahí para golpearnos y despabilarnos porque simplemente no podemos entender que hayan escrito otras canciones tan buenas. Digo, como para decirnos, no se copen con esto que nosotros también somos los del Luna Park. Pero no importa porque Suck It And See logra convertirme y me posibilita decir sin vergüenza que me gustan los Arctic Monkeys y que su último disco me parece increíble: maduro en el mejor sentido de la palabra, promisorio y orgulloso poseedor de un último tercio para el recuerdo. Ahí, en ese envión final encontramos joyas en las que creemos estar escuchando algún tema perdido de los Smiths, un riff Echo & The Bunnymen marca registrada; new wave, guitarras filosas y letras para el recuerdo. En cuanto a mi, todo bien. Acá la sigo chupando.

DESCARGALO ACÁ

LISTA DE TEMAS

1. She´s Thunderstorms
2. Black Treacle
3. Brick By Brick
4. The Hellcat Spangled Shalalala
5. Don´t Sit Down ´Cause I´ve Moved Your Chair
6. Library Pictures
7. All My Own Stunts
8. Reckless Serenade
9. Piledriver Waltz
10. Love Is a Laserquest
11. Suck It And See
12. That´s Where You´re Wrong

4 comentarios
neosimio

JUEVES 11 AGOSTO

RADIO INTERSTELLAR + ELECTRICOS ASESINOS

PURA VIDA BAR
… 24 HS …

DIAG. 78 e/8 y 61
. LA PLATA .

Myspace: http://www.myspace.com/electricosasesinos
Twitter:  http://twitter.com/#!/electricosasesis
Facebook:http://www.facebook.com/electricos.asesinos

Deja un comentario
neosimio
oncex

Volvieron Carla y Lola

Las afamadas compañeras de Cole volvieron los otros días a visitar el Barrio. La suerte estuvo de su lado, encontraron la puerta y salieron.