Vivir sin Rómulo
neosimio

Vivir sin Rómulo

Oh hermano que has navegado conmigo por esta ciudad inundada y seca, que has transitado hondos caminos a mi lado, que has sido criado y mamado por los mismos lobos, que has conquistado conmigo la victoria, la verdad, la fundación, oh hermano, dónde te encuentras.

Te busco hoy en los rincones de este pueblo civilizado, te escribo con cal en muros blancos, te llamo desde teléfonos sin línea, te grito a través de los viejos colchones en las veredas de nuestro barrio. ¿Dónde estás Rómulo, dónde te escondes?

Remo y remo desde hace días, desolado, conformándome con un martes vívido lleno de poesía que me hace olvidar por momentos
la pena de tu ausencia.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves227

Un descanso sin tiempo

enero 2011
modelo: Myriam

Deja un comentario
Guybrush

Volver, con la frente marchita…

(… y los bolsillos vacíos).

Bueno amigos, como todos ustedes esperaban, ya estoy de regreso a Buenos Aires. Lo sé, lo sé, yo los extrañé también.
Mientras desarmo la valija y le miento a todos que no traje regalos porque me los sacaron en la aduana, les dejo una pequeña lista de números que ilustra, de cierta forma, mi paso por el continente sudamericano.

9300 kilometros en bus.
3 fibrones utilizados.
63 películas vistas en el micro.
58 malas, 4 buenas que no se veían bien o no les andaba el audio y 1 de Francella.
2 cuadernos completos con vivencias del viaje.
306 hojas de pavadas y quejas sobre el clima.
6 países visitados.
6 países donde me hice matete con el cambio.
21 ciudades visitadas.
21 ciudades donde me perdí.
2893 fotos más.
1 cámara de fotos menos.
4900 metros, en Bolivia, es el punto más alto en el que que estuve.
- 3.5 metros el más bajo… cuando casi me ahogo en el mar.
43 platos típicos colombianos probados.
43 platos típicos colombianos a los que le saqué la banana para comerlos.
7 restoranes donde pedí “bistec”.
7 lugares donde me trajeron un pedazo de suela de zapato y le cobraron como un bife de chorizo.
23 taxis tomados
23 taxistas que me cobraron de más
23 viajes en taxi, aun así, más baratos que en Buenos Aires.
23 taxistas que me hablaron de futbol y de chicas argentinas.
2 temas que no domino.
231 mujeres conocidas.
101 rechazos.
126 risas por la forma en la que bailo.
4 chicas que extrañamente no hablaban español… ni inglés, ni alemán, ni francés, ni ningún idioma conocido (y eran de Lanús).

“Con números se puede demostrar cualquier cosa.”
Thomas Carlyle

3 comentarios
Lucía Miranda
luciamiranda07

Afectación

Deja un comentario
Marcelo Vertua

Siniestro (Un poema vial y asquerosamente autocompasivo)

Pobre de mí, pensé que lo peor era pasar el verano trabajando. Trabajando y yendo a la kinesióloga para sacarme unos nudos de la espalda… Nudos surgidos de torcer mis días, sentado frente a la computadora.
Pobre de mí, no imaginaba que apenas terminado el verano, el fin de semana largo que pedí en la oficina, iba a terminarse a la media hora de subirme al auto.
Pobre de mí y de los ñoquis de Vialidad, no se nos ocurrió que un camión con cisterna podía ocupar tantos carriles, ni que el chofer de semejante bicho, podía frenar de golpe y doblar así cómo así, para bajar de la autopista.
Pobre de mí y de mi mujer. No pensé que ella iba a terminar hospitalizada, y yo demorado en la seccional, junto al animal que intentó matarnos.
Pobre de mí, rogando que me dejen ir a verla, y esperando ocho horas a un médico legista para que, apenas llegara, me preguntara si me dolía algo, tildara un papel y me liberara.
Pobre de mí, de mi auto destrozado y de mi seguro contra terceros.
Pobre del que me informó que la foto del impacto frontal me sentenciaba de antemano, y que la aseguradora del camión era de Uruguay.
Pobres los agentes de la seccional: me dijeron que me cuidaban el auto y una semana después me lo devolvieron igual de chocado, pero sin la rueda de auxilio.
Pobre de mi mujer: dolorida, sin vacaciones y soportándome a mí.
Pobre de mí, que la veo y me siento culpable de un “incidente” que no provoqué.
Pobre de mí, que la kinesióloga me mandó a la psicóloga, y la psicóloga a la psiquiatra.
Pobre de mí, que desde Uruguay me mandaron a la mierda.
Pobre de mí, que de chico le tenía miedo a la oscuridad y ahora le tengo miedo a todo. Miedo a que cada vez que cierre los ojos, mi vida se convierta en un camión inmenso que se me viene encima.

siniestro - poesía concreta

1 comentario
La lectora

La lectora a la vera del lago


foto: Ichis Bordetas
texto: Rodrigo Vulcano

Cansada del aire espeso que recubre la mayor parte de la ciudad, la lectora se hace una escapada a uno de los lagos de Palermo. Recorre el bosque que lo circunda y encuentra el lugar ideal para sentarse. Extiende la lona al lado un árbol y prepara el mate.

Mientras la yerba se hincha, se recuesta sobre el tronco y mira el paisaje. La temperatura es de lo más agradable y una suave brisa acaricia su piel.

Ahora sí, llegó el momento. El mate está listo. Toma el primero, abre el libro, y se pierde en sus palabras, cobijada por un poco de naturaleza.

3 comentarios
Señor G
baobab

baobab

Efemérides

En el día de hoy se cumplen 9 años del fallecimiento de “José, el árbol que canta y su casita del arbol”. Su trayectoria a mediados de los años 70´ con el “Club del Clan” lo puso en el pedestal de la música popular Argentina. Un A.C.V. termino con su vida a los 197 años.

5 comentarios
Hache Blanco

Estos signos

Hache

¿Hiciste algo con tu vida hasta el día de hoy?

Y si mirás atrás, ¿tenés de qué acordarte?

Y si ves para adelante, ¿podrían escribir algo valioso?

Algo que sirviera para hacerte mejor o al menos para no hacerte daño.

¿Habrá un libro que cuente de nosotros?

¿Sabes eso al menos?

Si pudiera darte esta bomba que guardo, este abrazo rompe huesos

Si supiera como van los cables, programar el contador, salir ileso.

Si no hubiera mañana, ¿estarías orgulloso?

Podría regalarte un nudo de silencio

¿Valdría la pena haber elegido aquellas cosas, tomar ese camino?

¿Fue suficiente el tiempo que tuvimos?

¿Sabes eso?

Y si volviera a leerlo, ¿podría sacarle estos signos de pregunta?

H

.

1 comentario
alej

Der Konsument

Deja un comentario
Sergi

Cold Cave – Love Comes Close

Fuimos mucho a bailar con mis amigos. Puedo decir que conocí la mayoría de los boliches de la ciudad y alrededores. Aunque, en este derrotero eterno, hubo dos etapas claras. La primera se extendió desde finales de los 80 a finales de los 90 y la segunda – una especie de revival decadente pero muy divertido – abarcó desde el 2001 al 2004. No me voy a detener en las alternativas cambiantes de estas salidas, ni en las variaciones etílicas ni en el reviente de algunas llegadas a casa. Al menos, no por ahora. De lo que quiero hablar es de la música. Porque cuando empezamos a ir a bailar, lo que sonaba era Depeche Mode, Erasure, Camouflage, Cetu Javu, The Cure, New Order, R.E.M. Hoy esto puede sonar increíble fuera del contexto de una de esas fiestas de revival tipo “El Ataque Ochentoso” o “Fiesta The Cure” en Réquiem. Pero, lo juro, era eso lo que sonaba. De hecho, cuando a principios de los noventa empezaron a pasar cosas como Technotronic, Inner Circle y el house en general empezó a hacer estragos, nuestras miradas eran recelosas. Queríamos el tecno pop y la new wave que aprendimos a querer. Aunque, hay que decirlo, como eternos amantes de lo viejo también quisimos después al house y a esas bandas puramente electrónicas. Eran tiempos de la Z95, una radio que pasaba todo el tiempo esa música buenísima; canciones que sonaban jóvenes y contemporáneas, nuestras por derecho propio y por edad. Era la radio de H Scanner y del Bebe Sanzo; nombres que si tienen menos de 30, dudo que alguna vez hayan escuchado. Hoy no puedo sino recordar con cariño esas primeras matines en New York City, en Tokio, en Le Theatre, la luz negra cuando todavía no había largado el asunto, las posibilidades infinitas, la derrota de volver a casa de los viejos sin haber transado y la música, claro. Una música que con los años empezó a decaer y a arruinar un espacio de disfrute; sonidos arrinconados en tugurios del centro para una generación que nunca entendió que es eso del reggaeton, de la pachanga, de la cumbia; una generación siempre dispuesta a saltar a la pista cuando suene alguna de aquellas canciones iniciáticas; una generación que todavía mueve un sobretodo negro en sus bailes solitarios.

DESCARGALO ACÁ

Lista de temas:

1. Cebe And Me
2. Love Comes Close
3. Life Magazine
4. The Laurels Of Erotomania
5. Heaven Was Full
6. The Trees Grew Emotions And Died
7. Hello Rats
8. Youth And Lust
9. I.C.D.K.

3 comentarios
Leandro Vicetto

7º Capítulo

Escenas del capítulo anterior
…”Frena un auto detrás de mí. Una mano se estira con un puñal hacia mi cuerpo. Caigo al piso con un dolor punzante”…

Buenos Aires, algún lugar
Al abrir los ojos, podía ver un cordón umbilical saliendo desde mi ombligo invaginado hacia un globo rojo expandiéndose entre ramas.

Escucho una frenada de automóvil transformándose en gritos lejanos. Una sirena. Un hombre me levanta y me sacude. Veo una luz de tubo justo enfrente de mis ojos.

Mi desnudez me avergonzaba de manera ingenua al ver acercarse a una mujer de pelo oscuro que aparecía entre sombras.

Daniels se acerca de un salto y me sujeta. Presiona mi abdomen y como siento un dolor agudo, intento alejarlo, pero las fuerzas no me alcanzan.

La mujer extendió sus brazos como lazos y me alcanzó una carpeta. Trescientos noventisiete, trescientos noventiocho. Se repetían esos números en mi cabeza.

Siento agujas en mis brazos, el cuerpo caliente aunque alejado, como si fuera yo mismo un ocupante de mi propio organismo.

Un espejo me muestra mi reflejo llorando sangre. Un reflejo infinito. Deja-vu, deja-vu.

Deja un comentario
Oncex
oncex1

Chicas buscan PH

Hace 4 meses que Marcela, Belén, Zaira y Micaela está en la búsqueda de un nuevo departamento. Ya la celosía de Paso les queda chica para todas y están queriendo repuntar en la escala social. Ya están cansadas de estar todo el día con la publicidad y la cosa que tampoco es que les deja mucho dinero.

Por ejemplo Marcela los otros días se tuvo que soportar una persona ebria que gritó toda la noche debajo de la ventana. “Ahora vamos por lo menos en busca de una giganto en la avenida, esto se vino muy abajo los últimos meses”, aseguró Belén en las declaraciones en paños menores que brindó a este magazine.

Más allá de eso con la suba de las expensas que son abultadas por estar a la calle hace que las chicas se hayan cansado y decidieran mandarse a mudar. Una pena para los ojos entrenados de las calles del barrio.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Heroísmo de la vida cotidiana: tres pasos por un ticket para el 160

Heroísmo de la vida cotidiana: tres pasos por un ticket para el 160

Deja un comentario
Lunatika

Evasión solar

Quedate con el único rayo de sol
que haya en tu día.
Memoriza ese momento,
y acaricialo cuando en la tormenta de tus ojos
no tengas donde agarrarte.

Haz de ese rayo
el huracán que devaste la agonía,
aun sabiendo que del bien al mal
el abismo es atroz,
y no hay que aferrarse.

Crea tu propia imagen de él
y deja que te susurre
lo bella que estas al despertar,
pues vas a ser tú
la que te salves el culo
en este dulce final.

Deja un comentario
G + N

Paltatelling

Deja un comentario
alej
contratapa227

Texturas

Deja un comentario