tapa230
neosimio

Colores perros

Recorremos este año en busca de la cordura. Sabiéndola lejana, renovamos horizontes.

Vagamos cual perros sorteando el gruñido de manadas antagónicas. Caminamos con un collar de perro sabiéndolo y no
Ante la adversidad hacemos pito catalán, un ladrido y a otra cosa. Si la cuestión se complica, apelamos a algún viejo truco. Taco, rabona, galera y bastón. Despeje con elegancia, por el piso. Cero kaeme, joya. Nunca taxi.

Somos mentes encenizadas que añoran la primavera, pero hemos dejado de sorprendernos por el color de una flor.

Pero…¡cuán banales mis palabras! Mi depresión hace estragos. Sin embargo resucito, cada martes revivo. Me visto de gala otra vez y preséntoles este salpicón sin dirección, de algaravía sinigual. Jalea para los sentidos.

Martes, si, eso es.

Deja un comentario
Verónica Noonan
teleoalreves230

the unforgettable fire

modelo:mariana

Deja un comentario
Guybrush

¡Fuck you, Splinter!

Los que me conocen, saben que miles de mis noches de “conquista” se han arruinado por motivos varios e inesperados. Para los que no me conocen: miles de mis noches de “conquista” se han arruinado por motivos varios e inesperados.
Me quedé dormido mientras mi cita me hablaba, su ex apareció en el mismo restaurant y ella pasó la noche hablándome de él, una vez un “no sos lo que esperaba” fue toda la conversación que tuvimos y, en varias oportunidades diferentes, amigas llamaron con problemas y ella tuvo que salir corriendo…

Esta noche en cuestión, la idea era pasar a buscar a una amiga por la casa (caminando), salir a tomar algo (comprar una Coca y un ron de $15 en el chino), después a algún restaurant de Puerto Madero (pedir empanadas) y finalmente ver una obra de teatro (“Dr. House” en Cuevana).
Si todo salía bien, ella iba a caer rendida en mis brazos (más que nada porque el último capítulo de House es aburrido, las empanadas dan sueño y ese ron es más fuerte que el ancho Peucelle).

Llego a la casa y ella me abre la puerta de golpe diciendo:
“Hay una rata en mi cocina”.
“Dale”, le respondí sin entender bien, pero guiñándole un ojo, “y hay un sabueso en mis pantalones”.
“No, idiota, realmente hay una rata en la cocina”.

Resulta que no era un término sexual que no conocía. Había una rata en su cocina.

Así que mi supuesta noche de conquista transcurrió poniendo veneno en platitos, limpiando el piso con lavandina y, finalmente, corriendo las dos heladeras (sí, hay dos) para encontrar al bicho escondido al lado del motor del congelador, sacarlo con una escoba y matarlo a palazos.
Todo esto con los chillidos de la rata moribunda y los gritos de las seis (sí, hay seis) compañeras de casa como soundtrack.

Cuando todo se calmó, el monstruo yacía inerte y mi amiga me miraba como si hubiese matado un tigre dientes de sable, escucho un grito desgarrador. Miro hacia el supuesto cadáver y el frío me atenazó las entrañas…
¡La rata se seguía moviendo!
Juro que la apalee como si fuera a Codesal, pero no, seguía viva. Le faltaba una mini motosierra y una mini mascara de arquero de hockey para completar el cuadro macabro.

“¡Volvé a pegarle!”

PUM

Luego del golpe de gracia, mientras una de las roomates vomitaba en la pileta de la cocina, pusimos a la rata en un par de bolsas, volvimos a limpiar y entre el asco causado y que los chillidos de la rata la deprimieron, obviamente esa noche no pasó nada de nada.

Una rata me cortó una posibilidad.
Un nuevo nivel de “loserismo”.

“Todas las criaturas deben aprender a coexistir. El oso y el ratón pueden compartir sus vidas en armonía. Por supuesto, no deben aparearse o el ratón explotaría”.
Betty White

5 comentarios
Lucía Miranda
luciamiranda09

¿Cómo se podrá hacer un hit?

4 comentarios
Marcelo Vertua

Cena de machos, sonido ambiente

¿Me compro un LED en cincuenta cuotas o espero que bajen los 3D? Cyntia Fernández me calienta mal. ¿Qué diferencia hay entre la Coca Zero y la Coca Light? Me dijeron que por cinco lucas te la garchás, para mí lo vale. ¡Pero por favor! Leticia Brédice le pasa el trapo a Paola Krum y a unas cuantas más. Pasame la carta de vinos. El Blackberry es mucho más funcional que el I-Phone, de acá a Luján. Estoy hecho un pendejo, me vengo clavando una paja por día. ¿Paola Krum nació en Kremlin? A ver, levantate un poco la remera: sos un lechón. Disimuladamente mirá las tetas de la bestia que se sentó atrás nuestro. Uhh, ¿quién se cagó mal? Te juro que si tuviera guita vivo borracho. A Riquelme no lo puedo ni ver. ¿Qué preferís: que Flavio Mendoza te chupe la pija, o darle un beso de lengua a tu suegro? Te digo que a Reina Reech le recontra doy. Ojalá yo tuviera los abdominales de Mariano Martínez. Dale, se sincero: por una luca sos capáz de darle a Pachano. El otro día me tiré un pedo y salió con regalo, hacía un montón que no me pasaba. Sé de buena fuente que Reina Reech es alcohólica. Confieso que a veces me engancho con Cuestión de Peso. ¿Viste las fotos horribles que le sacaron a Susana Giménez? ¿Cuál es nuestra moza? ¡Escuchá ésta: saliendo del laburo me crucé a la gorda que te garchaste cuando íbamos a City Hall! En mi laburo entró una pendeja que raja la tierra. No era lo que se dice “gorda”. ¿Qué diferencia hay entre I-Pad y Netbook? A Riquelme lo banco a morir, aunque sea emo. No se me ocurre nada, pido lo mismo que vos. El Renault C4 es muy largo, pero para la ruta está bueno. Tengo una bomba: parece que Rodolfo Ranni, el actor ese que tiene las orejas llenas de pelos, se cogió a la Vanucci.
Buenas noches: ¿Ya saben los señores qué van a pedir?

3 comentarios
Hache Blanco

El placard de mi cabeza

El placar de mi cabeza

La valija del verano, el escondite más preciado. Las diapositivas que mancharon la pared con clavos. Marquillas de alfajor pegándose en un trabalenguas. Las bolsas de ojos abiertos son guarida de robots destartalados. La época de poda marcaba temporada de escondida. Figuritas y clubes de crayones. Un papel en blanco era obra maestra en pocos minutos. Romper tazas y jarrones. Dejar las rueditas para hacerse hombre. ¿Qué hacer con ese puñado de cosas viejas? ¿Qué hacer con esas canciones de los ochenta? De vez en cuando las busco en las miradas perdidas. Cada tanto abro y revuelvo el placard en mi cabeza.

H

2 comentarios
La lectora

La lectora ligera de equipaje

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.
Jorge Luis Borges (14 de junio del 2011, aniversario de 25 años de su muerte).

Hubo un tiempo en que la lectora llevaba valijas pesadísimas cuando se iba de viaje. Más largo era el viaje, más pesada la valija ya que tantos más eran los libros que cargaba. Pero ahora descubrió la forma de llevar una biblioteca completa en la cartera: comprimió varios estantes en este aparatito que le regalaron. Y ahí va la lectora, feliz porque no se le desfondan más las valijas ni tiene que pagar sobrepeso una y otra vez.

4 comentarios
alej

Forks

Deja un comentario
Leandro Vicetto

10º Capítulo

Días mas tarde, en casa de Rostro
-Realmente fue algo revelador. El momento en que caí herido y, después la internación, me sirvió para repensar mi vida- dice Rostro en un tono entusiasta. Tengo que escribir algunas conclusiones que saqué al respecto y reordenarlas.
-Lo que quieras, amor, pero debes tener más cuidado- responde Anny con tono de preocupación, a lo que Daniels agrega:
-Nos sirves mas vivo que muerto, amigo-
-Como dije en el Hospital, yo lo conocía al que quiso matarme. Fue paciente mío hace un tiempo atrás. Venía frecuentemente por recetas. No eran para él. Recuerdo también que siempre venía acompañado por una mujer muy llamativa. En fin, después de un tiempo, no lo vi más. Por la medicación que venía a buscar, intuyo que el destinatario de la misma habría muerto.
- Así es doc., y esa mujer es la Srta., Granier. Por otro lado, el hijo de puta que intentó asesinarle era el dueño de La Mansión Chapelle y el prometido de la señorita. Parece que le aguamos la fiesta- comenta Daniels con el tono socarrón que lo caracteriza en estas situaciones.
-Bien. ¿Qué sigue ahora?- interpela ansioso Rostro
-Tómate la semana. Estarás bien atendido en casa con tu mujer, ¿No es así Anny? La semana próxima, ya nos comunicaremos.-dice el inspector.
-Bien- respondió el doctor.

Yendo hacia la puerta, Daniels me cruza el brazo por la espalda y guarda un papel plegado en el bolsillo de mi bata, miro disimulado, pero no logro ver nada, ya en la entrada, nos abrazamos y susurrando me dice.
-Lee las instrucciones en el papel-

Deja un comentario
Oncex

Estás perdomado

Luego de una extensa gira por todo el sur de la provincia y aledaños el maestro de las obras del barrio volvió para deleitarnos con su postura y belleza. El maestro perdomo retornó a nuestros corazones para dejarnos embarcar la belleza pura de una vida llena de poesía, colores desaturados por el sol y magia extrauterina.
El genio de la gorra ahora sin su boina, nos deleita en 3 pisos de altura para que no nos pase desapercibido en nuestro recorrido oficial por la ciudad. Esto está legalizado por la ciudad que levanta marquesinas a lo loco pero no se meten con la Familia Perdomo.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro230

Cosas que pasan en la cabeza

Cosas que pasan en la cabeza

Deja un comentario
Lunatika

Intimidad plasmada

Me miras complaciente,
y aún sin complacerte
se te anulan los sentidos.
Yo, con el vestido roto,
los pechos al descubierto
y la mirada ausente
me aproximo hacia ti
en la mañana, en la que veo
lo inverosímiles
que podemos llegar a ser,
pero mientras me acaricio
con el placer más urgente
descubro que no hay mejor manjar
que las irregularidades.
El despertar sola,
y desayunar medio desnuda
a la lectura
de una compañía virtual.

Deja un comentario
G + N

Clásico flúo

Deja un comentario
Tyler Durden

Hoy te tiro una posta

Históricamente, el trono es un lugar donde se han gestado muchas de las ideas más brillantes de la humanidad. El consenso popular dice que se debe a que es el único lugar donde uno final y positivamente deja el culo quieto de una buena vez. El trono es lugar de meditación, de reflexión, lugar donde surgen de nuestro interior esas ideas que fueron con el tiempo sedimentando en nosotros. No porque sea una mente brillante sino solamente porque soy una persona que caga mucho, estoy en condiciones de decirles que hoy les voy a tirar una posta. Sí, te voy a contar algo que no lo sabes ni vos, ni tu vieja, ni tu viejo, ni el portero de tu edificio. Ni siquiera el garitero de tu manzana.
Por motivos que no voy a explicar en este apartado, todos los meses me llega la revista Vogue a mi casa. Es una de esas revistas que tranquilamente podrías encontrarte en el respaldo de un avión, juntando polvo en el living de tu casa, en la canasta de la peluquería o en la sala de espera de tu dentista. Tiene mucha foto de mujeres de esas que no voy a apoyar ni siquiera en el subte y propagandas de productos que un salario medio no puede pagar como, por ejemplo, relojes. Y de eso les quería hablar, de las propagandas de relojes que hay en esas revistas. Anoche, luego de atorarme un buen pedazo de pata de jamón (este es el momento en el que pensás “uy este hijo de puta tiene una pata de jamón en su casa” y la verdad es que sí, soy un hijo de puta pero tengo una pata de jamón) me dirigí al santo trono a reflexionar y, como en otras ocasiones, agarré una de estas revistas para chusmear un rato. Me detuve en una publicidad de un reloj y me pregunté “a ver a qué hora sacaron la foto?” (este es el momento en el que pensas “uy este pibe es un retrasado” y la verdad es que sí, a veces me cuesta más de lo debido). El reloj marcaba las 10:10. Todavía con ansias de saber y amigos que despedir, me dispuse a ver a qué hora “habían sacado la foto” de los demás relojes. Cuando vi que el segundo también marcaba las 10:10, me pareció medio extraño que las fotos dos hayan sido sacadas a la misma hora así que opté por darme cuenta de que mi pensamiento era bastannnte pelotudo y que la hora que marcaba el reloj no era necesariamente la hora a la que sacaron la foto. Sin embargo, pensé que esto no podía quedar así y que, por el bien de la ciencia, debía buscar otros ejemplos para ver qué hora marcaban. Todos, todos los que vi, marcan las 10:08 +- 3 minutos. Todos.
No se a ustedes pero a esta altura yo ya estaba caminando por las paredes.Mi investigación no quedó ahí, me pregunté si tenía que ver con que la posición de las agujas tiene algo que ver con alguna analogía fálica, pero encontré un ejemplo de una modelo que llevaba un reloj y éste marcaba las 10:10 a pesar de estar dado vuelta. En fin, después colgué como media hora imaginando motivos hasta que llegué una conclusión: no tengo la más puta idea. Si a alguno se le cae alguna, le agradezco la deje en el buzón.

3 comentarios
alej
contratapa230

Pasalo ya

1 comentario