tapa235
neosimio

Llenar el desierto de agua

Todos hemos confiado en las utopías. Todos hemos leído pasajes ancestrales imaginando lo imposible y presagiando el apocalipsis.

Hasta el momento la gracia de la naturaleza nos nos ha concedido el beneficio de destruir por completo el sistema pero no perdemos las esperanzas. Mientras tanto lo mantenemos vigente y por si necesita un consuelo, existe martes. Léanos.

Deja un comentario
Verónica Noonan
rest

Rest

Deja un comentario
Guybrush

… por los perros

Enfermo, mojado, pobre, sin laburo, fuera de la Copa America, con Flavio Mendoza y La Mole Moli peleados y a punto de irme a Uruguay.
La vida no me sonríe, amigos.

“Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba.”
Miguel de Cervantes Saavedra

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda13

Wasabi

10 comentarios
Marcelo Vertua

Sentirte como Sabina no te convierte en Sabina, ni en Joaquín a secas

I´m not the man I used to be – Fine Young Cannibals

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Me acuerdo que en 1989 este tema de los Fine Young Cannibals era Número Uno. No sé bien qué significa que un tema sea Número Uno, pero sé que en la Z95, La Radio de entonces, lo pasaban todo el tiempo. H Scanner y B.B. Sanso lo presentaban con fuegos artificiales durante la introducción, hasta un segundo antes de que entrara el cantante. Eso me daba mucha bronca: en mi doble casetera nunca podía grabarlo limpio, sin las “pisadas” de los locutores. Me encantaba esta canción. Por mí, podían hacerla sonar veinte veces seguidas. Me hacía sentir que con mis quince años yo era una especie de Joaquín Sabina adolescente: que estaba de vuelta de todo, que nada iba a sorprenderme, que ninguna chica podía volver a herirme. Es que en esa época vivía con miedo, y esa canción era un verdadero bálsamo.
Veintidós años después, los miedos siguen estando ahí, pero cambiaron de forma. Antes le tenía miedo al ridículo y, en especial, a acercarme a las chicas que me gustaban mucho. Ahora, le tengo miedo a quedarme sin trabajo y, en especial, le tengo pánico a perder a aquellos que amo. En cuento a la música, hoy en día no encuentro ninguna canción que me calme. Luego de todos estos años, se me hace imposible sentirme “de vuelta”, porque ni siquiera sé dónde estuve: ¿Qué hice conmigo? ¿Cuándo se supone que perdí lo que se supone que tenía, y por qué diablos me jode tanto escuchar “no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió…”?
Lo intento con canciones de aquella época y con canciones actuales. Lo intenté escuchando a los que la juegan de perdedores, y a los que la juegan de superados… pero ni siquiera las canciones de Sabina me hacen sentir como Sabina. Ya sé: sentirme como Sabina jamás va a convertirme en Sabina (ni en Joaquín a secas), pero no sentirme como Sabina me convierte en mí mismo, y eso es lo peor que puede pasarme en este momento… y en todos los momentos en que mi ego tiene el tamaño de un bicho bolita.
Por los siglos de los siglos, amén.

Deja un comentario
alej

Who’s afraid of Mr. Greedy?

Deja un comentario
Hache Blanco

Suelto

Al voltearme y ver que me había soltado, generaba en mí, el vértigo necesario para tomar el manubrio firme y ser protagonista. Su mirada satisfecha de haberme hecho dar un paso titubeaba al darse cuenta que después de ese empujón, desaparecería dando vuelta a la esquina.

H

Deja un comentario
La lectora

La lectora y los números


foto: Silvina Báez

Leer era, entre otras cosas, un músculo que ella, al parecer, había desarrollado.
Alan Bennett (1934), novelista británico.

A la lectora no le gustan los números. Bueno, tampoco es tan así: mucho no le importan. La dispersan. Si frente a sus ojos aparecen números (una cuenta, el precio del tomate, la altura de una calle, el teléfono de alguien, su peso en la balanza), la reacción es automática y busca reemplazarlos por letras. Y aquí la tenemos, sin recordar cuánto pesa ella misma o cuál es el piso al que acaba de mudarse.

2 comentarios
La lectora
luzdeagosto

La Lectora en Luz de Agosto

Deja un comentario
Señor G
seniorg

Guinnes hot

Lily Helbe, la mujer con el colon más grande del mundo, posó desnuda para la edición danesa de Playboy.

Deja un comentario
lion
oncex235

Mezcladito

La verborragia inaudita nos ha dejado mudos. Poco podemos decir con palabras de este encuentro de imágenes conclusas y finitas. Poco nos queda por declarar en la batahola intrínsica del lenguaje. Agradecemos a su ojo que lo tolera.

Deja un comentario
Sergi

Nacho Vegas – La Zona Sucia

Tengo una espina clavada: no puedo lograr que a mi mujer le guste Nacho Vegas. Como puede ser que ella, a quien le gusta el muerto de Joaquín Sabina con su música ultra barata y poesía medianamente inspirada, no se entusiasme con el genio torturado y las melodías brillantes del músico asturiano. Me dice que no soporta su voz pastosa. Yo le digo que no me puede hablar de voces cuando adora la del autor de 19 Días y 500 Noches. Y si no, me hace notar las letras depresivas y la autocompasión de Nacho. Pero no importa. Yo insisto y sigo luchando contra los molinos de viento. Por eso, en esta ocasión, les traigo su nuevo disco en el que levanta increíblemente la puntería luego de su anterior e irregular entrega. La Zona Sucia es un disco extrañamente luminoso, con una gran claridad en los arreglos y buen gusto para los detalles. En el, el músico de Gijón descubre una nueva voz y se reconcilia hasta ahí con algunos de sus demonios: los coros de niños que enmarcan un par de temas introducen un elemento candoroso en los frescos apocalípticos de sus letras; una rendija por la que se filtra la luz. Pero cuidado, porque bajo una luz inadecuada, esos coros ingenuos pueden devolvernos los reflejos de todas las pesadillas que desde chicos van moldeando nuestros miedos.

DESCARGALO ACA

Lista de Temas:

1. Cuando Te Canses De Mi
2. La Gran Broma Final
3. Incendios
4. Reloj Sin Manecillas
5. Taberneros
6. Perplejidad
7. La Comedia Humana
8. Lo Que Comen Las Brujas
9. Cosas Que No Hay Que Contar
10. El Mercado De Sonora

Deja un comentario
Leandro Vicetto

14º Capítulo

Buenos Aires, Café de Lacroze 20.20hs
Estábamos todos perplejos. Nadie se movía de su sitio. El lugar estaba en plena oscuridad ya que la bala que mató al suicida, atravesó su cráneo e impactó en la única lámpara del aquel sótano. Rompió la bombita de luz en mil pedazos.
Uno de los médicos iluminó el lugar con un encendedor. Daniels ordenó que llamen a La Comisaría y avisen de la situación. Todo era un desastre. Teníamos en un cuarto oscuro a dos cadáveres, un nombre que ya era historia conocida y no aportaba demasiado y un enchastre de sangre desparramada por todos lados. Cómo le explicaría a Anny todas esas manchas incrustadas en mi ropa.

-¡Este hijo de puta me salpicó todos sus sesos! ¡Maldición! ¡Esto es un desastre! Tanto esfuerzo para nada. Podría habernos dicho algo más el infeliz.- gritaba Daniels mientras se limpiaba la cara con un pañuelo.- Iré a casa a pegarme un baño. Ya vienen en camino a limpiar todo esto. Nos vemos luego en la jefatura. Rostro, puedes irte. Ya no te necesitamos. Mañana te llamaré para que me des los detalles de la muerte del cadáver del dueño del café.- agregó.

-Muy bien, inspector, hasta mañana entonces.- respondió Rostro desanimado mientras se marchaba.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Fiesta en Najac

Fiesta en Najac

Deja un comentario
Flor G (Olor a pan tostado)

¿Es quizás por eso que el amor es ciego?

No soy la misma
Me había convertido en hielo
Por las caídas, por los inviernos
Pero cada mañana, cuando me despierto
Me miras a los ojos y te veo

Entonces tengo una teoría,
Siento, que reencarnamos tantas veces
Que ya todos nos conocemos

Cuando el cuerpo muere
Los ojos se conservan, son el águila del alma
Ella es quien busca surcando los cielos
Eligiendo el antifaz, el próximo ángel sin vuelo

Entonces, ¿Cuántas veces habré mirado tus ojos?
¿Cuántas veces me habré convertido en hielo?

Deja un comentario
G + N

Por si acaso

Deja un comentario
Lunatika

Desgarros de pasión

No hay gota de placer
que seque el ardor
en el anhelo
por ser frecuentada
bajo en antifaz nocturo,
ni gota de sudor
que desvarie al pensar
en el feroz encuentro,
donde se extiende
el manto del deseo.

Entusiasmo mental acelerado
para el momento
donde confluyan nuestros aspectos.
Desgarros por tocar.
El erotismo paralelo
al que sin aferrarme
me aferro
creando intermitencias
de pasión sin sofocar.

Deja un comentario
alej
contratapa235

El power

Deja un comentario