neosimio
tapa

Feriado racional

¡Aaaah! Nada como hacer reposar sobre nuestros aposentos durante todo un día tildado de reflexivo.

Acá tiramos la chancleta, relajamos y dejamos nuestra mente en blanco.

Es el método que proponemos para afrontar lo que viene, desde aquí, es martes

Deja un comentario
Verónica Noonan
mm3

mm3

Suerte para quienes recibieron dones oscuros y no fortuna

Los he visto despertarse a orillas del mar

y encender un cigarrillo como sólo pueden hacerlo quienes esperan

bromas y pequeñas caricias. Suerte para todos estos proletarios nómadas que lo dan todo con amor.

-Roberto Bolaño-

Deja un comentario
Guybrush

Uch, uch, uch, uch

Hay cosas en la vida que son fáciles de explicar y otra que no son tan sencillas.

Por ejemplo: el clima de mierda que estamos teniendo, la crisis económica mundial y el nuevo terremoto en Japón pueden explicarse con esta simple oración: empecé el gimnasio.
Es obvio que alguna catástrofe se iba a desencadenar, pero, bueno, mi cuerpo (salvo la buena onda de mi rodilla) me lo agradece, así que les pido que banquemos un poco el frío por unas semanas (y si un japonés lee esto, lo lamento por tu casa y tu auto).

Ahora, el por qué cada vez que voy a entrenar suena SOLO música de película de los 80… REMIXADA, es algo totalmente inexplicable que escapa el análisis de las mentes más grandes de la humanidad (o, al menos, de la mía y la de un par de chabones musculosos y chicas esquivas que interrogué al respecto).
O sea, uno no espera ir al gimnasio y escuchar su música favorita mientras entrena (al menos que seas un degenerado amante del reggaetón), pero tampoco esas manipulaciones genéticas de canciones pertenecientes a una década que de por sí ya tenía una sobredosis de sintetizadores.

Si “Eye of the Tiger” es LA canción para entrenar, ¿para qué corno le pones un “Uch, uch, uch, uch”? (imaginalo como el beat machacante de alguna canción electrónica) ¿O quién quiere hacer 50 flexiones de brazos escuchando la versión boliche de la costa atlántica de “The summer is Magic” o “She´s a maniac” cuando todos sabemos que la única ocasión propicia para escuchar esos temas es en alguna fiesta de disfraces y con una dosis de alcohol bastante más alta de la que llevo al gimnasio?

Lo peor de todo, es que al resto de la gente parece gustarle. Nadie sabe quien trajo el CD por primera vez o por que se remixaron esas versiones… pero nadie quiere sacarlo.
Y lo más peor de todo (¡sí, sí existe esa expresión!) es que se me pegaron y ando por la calle como una loca en afetaminas cantando huevadas…

“El ejercicio físico es una bobada. Si estás bien no lo necesitas y si estás mal no puedes hacerlo.”
Henry Ford

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda17

Cumpleaños

3 comentarios
Marcelo Vertua

Wallpaper

Un osito gastado y olvidado en un rincón
que dice Te quiero.
Una corbata por las dudas,
y el sello con un cargo que podría ser mío si creyera
un poco más en mí y en los cargos.
Una hoja cayendo del fax, hamacándose en el aire,
distrayendo los rastros del almuerzo.
Carpetas que perdieron la línea a fuerza de facturas
impagas.
Resúmenes bancarios que cuentan la historia de siempre.
Cartuchos reciclados.
Migas en el teclado. Cajas de archivo desvencijadas.
Libros diarios del año en que el Debe y el Haber
se daban la mano.
La fotocopiadora abierta y abusada, pidiendo a gritos el service.
Un cable amenazándome, jugueteando con la calculadora…
Y de fondo el monitor, solitario, perdido,
sonriendo con la foto de una playa
donde estuve hace mil años
donde fui feliz
en otra vida
durante el verano pasado.

Deja un comentario
neosimio
h

Disimulada

Deseo se abre en la noche cerrada.
Voltea. Lado a lado. Patea.
Busca palabras persuasivas.
Es (con mayúscula), por ejemplo.
Deseo arruga la almohada.
Secreto: allí debajo guardado.
El secreto presiona el occipucio cada tanto.
Presiona huesos temporales.
Occipucio mira al techo (otro tanto).
Mientras, ojos bien cerrados intentan conciliar el sueño.
Dice y responde: El Deseo
Ceño fruncido hace preguntas frecuentes.
Sintetiza (ahorra, para ganar intereses)
Hace una sola pregunta
¿Recuerda acaso aquella caricia disimulada?

H

Deja un comentario
alej

Aanaat

Deja un comentario
La lectora

La lectora y los grafitis


foto: Julio Flores

Todos nos leemos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea para poder vislumbrar qué somos y dónde vamos.
Alberto Manguel
(1948), escritor argentino.

El muro se ve atestado de mensajes superpuestos. No es un muro de facebook, es la pared lateral de un frigorífico donde los grafitis aparecen de a capas, como en excavaciones arqueológicas. La lectora se para frente al muro y trata de leerlo. Pero no entiende lo que lee y quedarse afuera, en este caso, no le agrada.
Muy pronto la vemos caminar hacia otro lado, desistiendo, al menos por ahora, de los jeroglíficos urbanos.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Alone again

Alone again

Deja un comentario
Leandro Vicetto

19º Capítulo

Buenos Aires, Parque Sarmiento, Medianoche
Miro a mi alrededor, ensordecido por el disparo, perturbado por todo lo que había sucedido. No hay nada, ni una luz, ni un sonido. Sin embargo, algo familiar me recorre el cuerpo, una sensación se iba haciendo cada vez más fuerte. Aquella sensación de cuando había sido apuñalado se estaba repitiendo y me generaba un sabor metálico en la lengua y en toda la boca, no podía ver si tenía sangre, aunque la sentía. Ahora todo se me venía como en un flash back a la cabeza. La voz de Anny, el sobre con la nota amenazante. Daniels. Las imágenes de los muertos.

-¡Maldición!, ¿Por qué no habré dejado todo en ese mismo momento?- pensé.

Todo parecía irreal. El cadáver en frente mío, desangrándose. El nombre “Krotter”, se hacía eco en cada rincón de mi cráneo a medida que una mezcla de ira y temor se apoderaba de mí de manera creciente, simultáneamente. Me levanté del suelo ágil, decidido a actuar. Tengo que hacer mi trabajo. Tomé la cámara de fotos, saqué unas fotografías rápidas del cuerpo lacerado de Granier mientras pensaba que ella, allí tirada, era nuestra única garantía.

-Ya no hay más cartas, no hay garantías – me dije para adentro.
Subí al auto. Aceleré y salí de allí. La vida de Anny y la del Inspector dependían de mí a partir de ese momento.

Deja un comentario
Lunatika

Quizás allí

Donde está el sustento de lo imparcial,
de la divinidad que va galopando
en la búsqueda de la divagación.
Al parecer divisa paisajes,
desnuda, sin piel,
transformando lo certero
e indudablemente desmontando
los terrenos que atraviesa.
Desobedeciendo
y discutiendo perífrasis
en el laberinto de maíz.
Sublevándose
ante la certeza de desmerecer,
en un canal partido en dos
donde la riqueza anida en un lado,
y del otro
elefantes y jirafas de hierro
ven el desfile
de la pragmática desterrada.

Deja un comentario
alej
contratapa240

Pinchame

Deja un comentario