Marcelo Vertua

Puesta en escena

“¿De qué sirve tener dinero si no puedes inspirarle temor a tus semejantes?”
Mr. Burns, Los Simpsons

Montañas de facturas para contabilizar.

Recibos. Órdenes de pago.

La abrochadora sin broches

y la perforadora trabada, en mi dedo.

Carpetas con informes

con las huellas de todo lo que corrí

para terminarlos sin que nadie los viera.

La calculadora encendida,

la pantalla tapada con la tira

estirándose hasta el suelo.

Los parlantes apagados

y los papeles como yuyos

creciendo en todas partes…

Todo para que cuando venga el jefe de los jefes

a saludar

antes de irse Europa (sólo por negocios)

diga Cómo labura este pibe.

Deja un comentario
neosimio
tapa

Sangre, sopor y dádivas

Luna llena, los lobos aúllan

¡HORROR! ¡Editorial inconclusa! ¿Víctimas de la mala fortuna?

Ampliaremos..

Martes 13 de septiembre, 15:20 hs., Estación Lacroze
Estoy aquí con el amigo Dr. Rostro. Junto a él investigaremos los extraños sucesos de esta jornada.

Los mantendremos informados.

La gerencia.

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda20

Revolviendo

1 comentario
Guybrush

Intento de Barrabrava

El fin de semana pasado volví a reencontrarme con el deporte.
Lo vi medio de lejos, pero por lo menos sé que anda por ahí.

El sábado fui a la cancha. Creo que había ido solo una vez antes, cuando tenía 12 años, así que se podría decir que no soy muy asiduo a concurrir a ver futbol en vivo. Lo cual generó ciertos inconvenientes. A saber:
- Canté mal todas las canciones. Y trataba de arreglarlo y quedaba peor. Es mejor quedarse callado cuando no sabes la letra que decir “aaaeeeeeooooaaasss” en vez de “cada vez te quiero más”.
- Era el único del lugar sin la camiseta del equipo. Y estaba peligrosamente vestido con colores parecidos a los del contrario.
- Antes de empezar el partido, tenían que explicarme todo el tiempo por qué aplaudían (la voz del estadio anunció algo), silbaban (salieron los árbitros) o gritaban (pisé a alguien).
- Todos me miraron rarísimo cuando, mientras mencionaban que tal o cual jugador había vuelto y estaba en tal o cual nivel, yo mencionaba sonriendo que una bandera que decía “soy de [el club], luego existo” citaba a Descartes.

No contento con todo eso, el domingo me levanté relativamente temprano y me fui a ver a unos amigos correr la media-maratón de la Ciudad de Buenos Aires.
Cuando digo “relativamente” temprano, es porque al despertar (a unas dos horas de donde debía estar) veo en Facebook que todos ya ponían “@ Palermo” o “a punto de largar”.
Salgo “corriendo” (me tomé un remis a la estación), el tren se demora en venir, se queda parado 15 minutos y, cuando llego a Palermo, me indican mal y termino buscando la largada en el kilometro 2.
Cuando finalmente llego a la largada/llegada ya se habían ido todos hace rato y estaban llegando los primeros.
Ahí me dediqué sistemáticamente a hacer el ridículo:
- Burlándome de la forma de correr de un tipo cuando tenía toda la familia parada al lado.
- Recibiendo los gritos de un policía porque para evitar meterme en el circuito me paré en el medio de una calle transitada
- Peleándome con un tipo de la organización porque quería pasar a la carpa de mi equipo pero en realidad estaba metiéndome en el VIP de Claro.
- Preguntándole a un compañero que tuvo que abandonar por una lesión: “¿te duele mucho?”.

Finalmente, luego de una mañana agitada, volví a casa todo transpirado… pero no por hacer deportes, sino porque había llevado mucho abrigo.

“Yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.”
Jorge Luis Borges

 

1 comentario
alej

Sheeped Away

1 comentario
Hache Blanco

Ellos eran los héroes


Foto por Lionat

Ellos eran los héroes maldecidos por el mundo. Aquellos, los del mundo, acariciaban la pelusa de un resquemor con una mano. Tiraban ojos reventados a una pared con la otra. Trucos de magia para deshacerlos pretendían.
Nada funcionaba con ellos dos sobrevolando el tiempo. Atados con venas de sangre. No querían estar separados y siguiendo su deseo, dedicaron un momento a escribir sobre granito.
Lenguas largas atravesaban su camino. Formas voluptuosas hacían las veces de monumentos.
Todo veían, todo admiraban, pero ellos, seguían su rumbo, incrustando pies de elefante en el plano. Clavando accidentes geográficos que dibujaban. El mapa tenía la cruz en el pico de una montaña. Y hacia allá se dirigían. Ellos eran los héroes que alguna vez hemos soñado.

H

Deja un comentario
Sergi

Pink Floyd – The Piper At The Gates Of Dawn

No entiendo la fiebre por Roger Waters. Se me hace imposible explicar como pudo llenar ocho River (y sus bolsillos para toda la cosecha; thank you Aryentina). ¡Estamos hablando del tipo más amargo, manipulador y arrogante entre los dinosaurios del rock! Porque el Pink Floyd de Barrett era una banda juguetona, arriesgada y psicodélica y de la mano de este viejo que se toma muy en serio se volvió cada vez más aburrida y predecible. Estamos hablando del muchacho que cuando Syd cayó en la mala, operó para desplazarlo de la banda y alzarse como un líder dictador e insoportable (en ese sentido fue Gilmour el único que se preocupó por el ídolo caído en desgracia); del “rocker” que hundió su banda en el sopor del magma progresivo. Muchachos sean sinceros… ¿cuanto daño ha hecho The Wall en las influenciables mentes argentinas? La puesta en abismo de los demonios de Waters, su barata fábula de aislamiento y superación, su apuesta por eslóganes universales que puedan hacer clic en cada uno sin demasiado esfuerzo, su poca capacidad para reírse de sí mismo han provocado grandes males en la música y su evolución. Es la victoria de los malos. Vale la pena detenerse también en las razones de este fenómeno. Porque los asistentes a esos shows tienen que entender que están asistiendo a un circo, al equivalente musical de ver Avatar en 3D o el Cirque Du Soleil. Es un espectáculo totalmente anti-rock, entendiendo por rock no sólo un estilo musical sino todo un despliegue contracultural que puede conmover las bases de tu personalidad, los postulados que te impusieron tus papitos. Porque sépanlo: no hay nada más status quo que ver esta feria carnavalesca, estos espejitos de colores. ¿La música?…Bien, gracias. No importa de todas formas. Cada uno ya jugó sus cartas y sabe que zapato le calza justo. Algunos acudirán genuinamente convencidos de que The Wall es la clave del universo; otros – la mayoría – irán a buscar su foto de rigor, la prueba de que estuvieron ahí, el documento que mostrarán como trofeo a sus amigos, a sus papis y a sus hijos. Estos, en un acto de justicia divina, los ignorarán olímpicamente, listos para la próxima sesión de baile del caño.

DESCARGALO ACÁ

LISTA DE TEMAS

1. Astronomy Domine
2. Lucifer Sam
3. Matilda Mother
4. Flaming
5. Pow R. Toc H.
6. Take Up Thy Stethoscope And Walk
7. Interstellar Overdrive
8. The Gnome
9. Chapter 24
10. Scarecrow
11. Bike
12. Arnold Layne (bonus track)
13. See Emily Play (bonus track)

7 comentarios
La lectora

La lectora y las mandarinas


foto: Vero Mariani

Un libro es un artefacto para encender la imaginación.
Alan Bennett (1934), novelista británico.

Mientras elige qué frutas llevar, sigue leyendo. Cuando su mano pasea por las mandarinas, la textura rugosa hace interferencias en la lectura. Parecería que la página antes lisa se hubiera mimetizado con la cáscara. La lectora se pregunta ¿se podrá pelar un texto? o ¿dónde está la semilla en los poemas?

Por lo general, cuando lee va creando imágenes mentales. Pero hoy no hay imágenes en su mente, sólo un aroma intenso a mandarina recién pelada.

Deja un comentario
Juan P(erro)
juanperro

Plan y ejecución

plan y ejecución

Deja un comentario
Leandro Vicetto

22º capítulo

Buenos Aires, Jefatura de la ciudad 9.00hs
Mientras tomaba un café en la oficina de Morris, daba vueltas a todo el asunto y no encontraba ninguna pista a la cual aferrarme. Parecía todo tan extraño. Primero Anny, luego Daniels, por qué los querrían de rehenes a ambos, al inspector no cabía duda que querían atraparlo. Estaba entromentiendose en los asuntos de este tal Krotter, pero Anny, por qué a ella. Todo me llevaba a pensar que querían algo de mí. Pero, ¿Qué?
Un teléfono sonando a lo lejos me saca de mis pensamientos. Me paro y abro la puerta. Morris estaba hablando al otro lado del hall y asentía con la cabeza. Cuelga y me mira.

-¿Eran ellos?-pregunté en referencia a la banda de Krotter.
- Si, debemos marchar- respondió.

Subimos de un salto a una patrulla y salimos a toda velocidad.

-¿A dónde nos dirigimos, Morris?- interrogué
-A San Martín, hay una fábrica abandonada sobre la avenida 25 de Mayo- contestó

Sin soltar el acelerador, Morris se estiró para abrir la guantera, sacó un arma y me la dio. Era una pistola nueve milímetros, plateada.

-Está cargada- dijo Morris, mirándome desconfiado.
-¡Dios mío! ¡¡Cuidado!!…-

Di de lleno con la cabeza en el parabrisas, no entendía lo que estaba pasando. Abría los ojos y veía doble, un gusto a sangre en la boca me hacía saber que estaba herido. El vidrio del auto estaba todo astillado y escuchaba voces y gritos a lo lejos. Nos había chocado ese auto que apareció por la derecha y dio justo contra la trompa de la nuestra patrulla. Morris me cacheteaba la cara y me gritaba. Quise mover el brazo para sacarlo de encima pero un dolor punzante, insoportable, me dejó estaqueado al asiento y en un grito.

-¡Rostro, Rostro! ¡¿Puede moverse?!- repetía él.

Deja un comentario
Señor G

Los Pitufos y Broadway

Luego del éxito de la película, se viene “Los Pitufos y la pérdida de razón”, la primera obra de teatro basada en los populares personajes, esta vez demostrando su lado más humano. Protagonizada por Pitufina en el papel de “La Gaucha” y Pitufo Goloso quien adelgazó 20 kilos para interpretar este papel.

Deja un comentario
Lunatika

Cadáver de dos

Absorta en la euforia,
expuesta a reclamos,
atónita incomprendida,
sin ser vista en el escenario
resbalo
y al caer te agarro.

Tú me lloras en los ojos
y sientes,
que nunca deberías
haber comido de mi boca.
Las miradas te violan,
con el rostro perdido
y el pelo demente.

Solo buscas aire
para inflar globos de colores,
para echar a volar.

Dejar de pensar…

Lunátika + 1

Deja un comentario
alej
contratapa243

Goma-goma

1 comentario