neosimio
tapa248

Lealtad para todos

Compañeras y compañeros: la adversidad cínica de la primavera nos convoca. Las hordas apátridsa adelgazan nuestra fe enceguecida y nos hace abrir los ojos y cerrarlos para volver a enfocar.

No nos quedaremos callados, tampoco huiremos ni los abandonaremos. Soportaremos la traición del gringo desaforado, corromperemos nuestro ego hasta desarmarlo en mil pedazos, cantaremos la marcha hasta estallar por la noche en estrellas relampagueantes bajo las nubes para iluminarlos a ustedes nuestros leales.

Entre prolíficas palabras descansaremos hasta que la luz nos alcance en la plaza o la pirámide mirando sus rostros relucientes de esperanza. Son nuestro camino y por quienes lucharemos ¡hasta la victoria martes!

Deja un comentario
Verónica Noonan
DPP07DB0A0D173A27

Corrientes de magia interplanetaria

Deja un comentario
Guybrush

Sí. Quiero… lemonchelo

El sábado fui a un casamiento.
Como se imaginarán, ya que parece que mi vida es una constante crónica para Los Martes Miento, mi experiencia en la noche de esta hermosa unión fue más bien… accidentada.

15 accidentes en una boda:

- Tuve que grabar un video para los novios. En la puerta de casa, mientras pronunciaba (más bien, “balbuceaba”) el discurso que iba a hacer llorar a todos (de risa), sale un vecino a sacar la basura, me saluda y se me pone a hablar. No, no es joda. Le pedí a mis amigos que editen esa parte y obviamente, los cínicos HdP´s, no editaron nada.
- Al ser un amante de la ecología (un gil sin auto), tuve que ir con unos amigos. Unos amigos impuntuales. Así que llegamos a la iglesia DESPUES de los novios.
- Uno de mis amigos (justo el que estaba sentado al lado mío) trató de enganchar el partido de Racing con el celular durante la misa, haciendo que una señora extremadamente católica a nuestro lado nos lance miradas de inquisidor español.
- Comentario de mi hermano en la iglesia: “¿Che, los bancos no eran más grandes?”. Respuesta mía: “No, hace mil años que no venimos y creo que crecimos”. La señora extra-católica, chocha.
- Una amiga de la novia se pegó el palo del siglo bajando las escaleras luego de una lectura. Pero no explotamos de risa. Anoto esa como un punto a nuestro favor que, tal vez, limpie algo de lo que hicimos luego.
- No se dijo el clásico “si alguien tiene algo que decir, que hable ahora o calle para siempre”, lo que fue una decepción. Nunca nadie dice nada, pero ese segundito de tensión donde todo el mundo para de respirar y se puede cortar el aire con cuchillo es genial. Confieso una maldad: iba a toser en ese momento para darle una pequeña arritmia a los novios.
- Como no funcionó el teléfono/televisor, cuando terminó la ceremonia mi amigo se fue a la casa aduciendo que “tenía que darle de comer al perro”, miró el resto del encuentro y de ahí se fue al salón. A donde volvió a llegar después de los novios.
- Nos hicimos amigos del barman. Lo cual es bueno para nuestra desinhibición y combate al aburrimiento… y malo para nuestra imagen y posibilidades de volver a ser invitados a cualquier reunión que hagan los nuevos esposos.
- Los novios cometieron el error garrafal de sentarnos a CASI todos juntos y a los amigos que faltaban a DOS mesas de distancia. La gente de la mesa del medio está con tratamiento psicológico ahora.
- Bailé el vals y me filmaron. Más accidente que ese no puede haber.
- Hablando de filmar, creo que en el video sale mi cara de “prefiero estar en una reunión del laburo con ganas de ir al baño, una mancha de mostaza en la corbata y perejil entre los dientes, antes de bancarme otro segundo de esto”, mientras pasaban videos con fotos de los novios y temas melosos.
- Al finalizar el casamiento, en mi mesa había un centro de mesa, dos tenedores y un vaso menos. No, mis amigos no son cleptómanos, solo tienen pocos cubiertos.
- Los novios me eligieron para hacer un juego en donde tenía que bailar la lambada con una amiga de la novia. Imaginen un espantapájaros, sin articulaciones, con un rictus de terror en la cara, tratando de ser sexy y van a estar a mitad de camino de lo que pasó.
- Hicimos la clásica “revoleemos al novio por el aire gritando ´heeeeyyyy´”. El salón tiene una lampara menos.
- Tengo al novio en FB y probablemente esté leyendo esto en este momento. ¡La pasé de lujo Hernán! Saludos a tu tía, decile que este domingo la veo en misa.

¿Por qué nos alegramos en las bodas y lloramos en los funerales? Porque no somos la persona involucrada.
Mark Twain

Deja un comentario
Lucía Miranda
luciamiranda24

7:11 A.M.

1 comentario
Marcelo Vertua

Atún

La otra noche soñé que iba al médico. Soñé que me encontraba sentado frente al señor de guardapolvo, escritorio de por medio, e intentaba fugarme de lo que me decía, mirando la pared llena de diplomas. El doctor leía el resultado de unos estudios, negaba con la cabeza y se frotaba la barbilla: “lo siento, pero lo suyo es un típico caso de leche podrida”, concluía. Yo intentaba preguntar, quejarme, insultarlo, pero mi voz era un hilo de balbuceos que el muy sádico aprovechaba para cortar con metáforas: “Digamos que en lugar de espermatozoides usted tiene sea monkeys”, me decía sonriendo.

Corte. En el sueño yo aparecía solo, muy solo en la calle, llorando a mares… mares poblados de sea monkeys.

Corte. Ahora estaba en el baño de casa, odiándome y pegándome un tijeretazo justo ahí. Pero en lugar de desangrarme como el marido de Lorena Bobbit, descubría que mi interior estaba hecho de atún, no sé si al natural.

Apenas me desperté, fui al baño, hice pis, me miré bien e intenté masturbarme. Necesitaba confirmar si de ahí salía aloe vera o crema mascarpone, pero la película con Reina Reech (sí, ¡me calienta esa viaja turra!) era constantemente interrumpida por la cara del médico, y entonces me acordé: se trataba del mismo sorete que una vez, en la revisación de la pileta del club, me había dicho: “si no te podés tirar la pielcita más para atrás, no vas poder estar con chicas”.

Yo tenía seis años y lo único en claro fue que nunca iba a tener novia.

Pasó el tiempo y, a pesar del miedo y el trauma, descubrí que no sólo podía tener novia, sino que también era capaz de hacerla jadear de alegría. Pasó más tiempo, me casé y llegamos al presente: momento de definición en el que con mi mujer estamos intentando tener bebés sin hacer del sexo un tie break. Nuestros relojes biológicos amenazan con hacer estallar las alarmas, pero tratamos de no aturdirnos antes de hora. Eso sí, cada vez que algún hinchapelotas nos pregunta “¿Hijos para cuándo?”, le respondo: “Hijos no sé, pero atún tenemos para rato”.

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

No poner las manos

No poner las manos

Un corazón formado por veinte humanos sacudiendo los hombros.

Un hombre montado en la espalda de una mujer (que camina)

Y viceversa.

De fondo, un árbol que fue planta, se planta.

Lanzada a la carrera, no se dio cuenta que estaba atada como un perro.

Corría hacia el costado, tampoco parecía advertirlo – se agitaba sola mente-

No avanzaba. Si retrocedía.

Cuando alguien cae, parece como si se fuera a partir la cara

(Y a veces eso pasa)

¡¿Serías capaz de dejarte caer y no poner las manos?!

H

Deja un comentario
alej

Fisher

Deja un comentario
Juan P(erro)
Quiling mostros en piedrasnegras

Quilling Mostros en Piedrasnegras

Deja un comentario
G + N

Martes 18 de Octubre: desfile

Deja un comentario
La lectora

La lectora ya tiene los resultados del sorteo

Gracias a los geniales sorteos de Vero Mariani en su blog Alma Singer, se nos ocurrió hacer este sorteo de celebración. Y ¿quiénes se llevarán los tres libros de Adriana Hidalgo Editora…?
En pocos minutos lo sabremos.
Ponemos los 25 nombres en una hoja (24 de comentarios dejados en este post, y uno dejado en Los martes miento), la cortamos, agitamos los bollitos de papel y Todos los cuentos, de Paco Urondo, es para… ¡Diego Ariel Vega! Muchas felicitaciones :)

Vamos por el próximo, El africano, de J. M. Le Clézio.
A ver a ver… ¡Felicitaciones, Anónimo! Copiamos el mensaje del inscripto N21 para que se identifique, porque es una persona seria pero no nos dejó su nombre el el comentario:
Anónimo dijo… Siempre fui una persona seria como todos y todas the librarians y no me gustan los farsantes de cualquier tipo, tamaño, y carácter… Un beso, Anahí!

Y ahora vamos con el último libro, el título infantil… ¿qué niño se lo llevará?… ¡Lucía se lleva el premio infantil! ¡Yupi!

Gracias a Adriana Hidalgo Editora, que nos regaló estos tres ejemplares y felicitaciones, otra vez, a Diego, Anónimo y Lucía. ¡Entren en contacto con la lectora para recibir sus premios!

Deja un comentario
Leandro Vicetto

27° capitulo

Horas más tarde…en vuelo hacia Barcelona
-Sé que me odias en este momento, pero tienes que escuchar lo que tengo para decirte.-dijo ella con tono firme- Como te dije antes, soy hija de Krotter y mi verdadero nombre es Antje Mittermaier. Al nacer, mi padre me inscribió con el apellido de mi madre para que no me persiguieran o me usaran de señuelo para llegar a él, que era muy buscado por asuntos del juego. Mi madre murió durante el parto y quedé al cuidado de Marta, el ama de llaves de la Mansión Ardouin, mientras papá, exiliado en España, vivió en la oscuridad por treinta años. Yo había crecido creyendo que Marta era mi madre, y que mi padre había muerto en un accidente de autos. Marta había inventado toda esa historia con el aval de mi padre. A los veinte años recibí una carta de un tal Krotter que decía ser mi padre y me contaba todo esto. Estaba enfurecida y triste a la vez, me sentía engañada desde lo más profundo. Fue entonces que tuve una fuerte pelea con Marta, con el mundo, con migo misma. Estaba desconsolada. Finalmente me escapé. Robé dinero de la caja fuerte de la mansión y me fui a vivir al Montjuic en Barcelona. Creo que en mi interior quería acercarme a mi padre, por eso fui allí. Estuve varios años incomunicada, viviendo en una Comunidad Autosuficiente. Con el tiempo, la herida de aquella mentira fue cicatrizando y se transformó en curiosidad. Habían pasado diez años y si bien no había perdonado a mi padre, quería conocerlo personalmente. Había hecho averiguaciones a través de un investigador y sabía que Krotter estaba en Argentina nuevamente. Un día me decidí a enviarle una carta y me respondió al tiempo. Volví a Buenos Aires y nos encontramos. Quedamos en hacer encuentro privados, a deshoras y de incógnito, no sé, tal vez para recuperar el tiempo perdido. Un asistente de Krotter, me ayudó a cambiarme la identidad poco más tarde, para que no haya rastros de mis lazos con él. Pasé a llamarme como me conociste, Annette Mitter.
Todo se dio vuelta y se complicó a partir de la muerte de TUC, recuerdas, el cadáver que estaba en la Mansión Ardouin aquel día de abril, ese TUC, era el asistente que me ayudó. El problema con él, surgió cuando se lio con la amante de mi padre, la Señorita Granier. Krotter, al verse traicionado, lo mató a sangre fría. Entonces fue que comenzó la investigación y quedamos en el medio. Mientras Granier estuvo detenida, estaba a salvo. Ustedes la llevaron directo al matadero, aquella noche en Parque Sarmiento. Krotter, intentó sacarte del camino en varias ocasiones, con amenazas al principio y luego, aunque nada era de gravedad, con agresiones físicas, si no te mataron, fue porque estaba yo de por medio, debes saberlo. A todo esto, tú seguiste husmeando, bien a tu estilo, siempre tienes que saberlo todo. Como ves, tuve que pasar a formar parte en esto y tú también, ya están todas las cartas sobre la mesa. Aunque ahora te parezca que todo ha sido una mentira, debo decirte que te amé durante estos siete años que estuvimos casados y si hago lo que hago, es para protegerte. Nada más. Es lo mismo que hicieron conmigo de pequeña. Espero que reflexiones y todo vuelva a ser como antes. Sé que necesitas tiempo.- Agregó Anny en medio de mi silencio.

Deja un comentario
Lunatika

Conspiranoia

Absurda insomne,
degusta sus sueños
con la grandilocuencia
del que no puede dormir,
a la vez que sopesa
la integridad de una gata
que duerme en un altar,
bajo la vanidad de un castillo,
en el que se enhebra la relativa
madurez de cartón.
Al unisono dados y soldados
combaten sobre un acordeón,
que entona
óvalos de manzana y jengibre.
Absurda insomne,
guarda sus delirios
en el frasco apetitoso de metal,
mientras, la batalla
continua inerte
en el cubículo gris
de la maquinación.

Deja un comentario
alej
contratapa248

No comment

Deja un comentario