tapa250
neosimio

El estallar expansivo

Queridos lectores martesianos, hemos llegado a esta instancia recóndita. La alegría nos supera. El corazón vuelve y salta descontrolado, nuestro pecho se expande al universo.

En estos 6 años hemos dedicado al menos 52 días completos de 24 horas a armar este magazine. Otros tantos otros (varios más) a amarlo. Amar a nuestros colaboradores que entregan su magia cada semana, que nos comparten su universo. Que nos dejan recorrer sus rincones, entrar en sus fantasías.

Podríamos ponernos estadísticos y contar las miles de imágenes que compartimos desde esta ventanita del mundo, los millones de caracteres combinados en busca de estimular sus más hondos sentimientos y expresar los nuestros.

Hay mucho en esto que hacemos cada semana, hay mucho de nosotros, hay vida, hay fiesta de martes.

Deja un comentario
neosimio
fiesta_martes_250

Fiesta Martesiana – ¡Este Sábado!

Electricos Asesinos + Rojo a la Noche + Dani Berman + Proyecciones + Dibujos + Fiesta Martesiana … todo Free! el 5 de noviembre en La Cigale

¡¡LOS ESPERAMOS!!

Deja un comentario
Verónica Noonan
250 es como sumar hasta que de 7

250 es como sumar hasta que de 7

Es muy imperfectamente, perfecto.
Toda combustión es mejor que cualquier comunión.
Eso dice un calendario en voz alta. En noviembre.
y yo esta vez, le creo. y le deseo.
Feliz número, para todos.

Deja un comentario
Guybrush

Carta de agradecimiento a Los Martes Miento

Estimados:
Aprovecho esta importante fecha para felicitarlos por los 250 números.

Gracias, porque sin importar que estupidez quiera decir, que dibujo loco quiera subir o que queja llorica quiera transmitir, ustedes siempre me dejaron expresarme. Nunca una censura. Tal vez al recibir mis escritos hayan negado con la cabeza, chasqueando la lengua (“tsk tsk tsk”), decepcionados y hasta un poco compadeciéndome, pero nunca me coartaron.
Gracias por brindarme a mi y a millones (cientos) de personas brillantes (gente con mucho tiempo) alrededor del mundo (en Capital y Gran Buenos Aires) un cable a tierra y la fuerza para seguir todos los martes, día de la semana en el que empezás a considerar mandar todo al diablo y ponerte un bar.
Gracias por darme la posibilidad de conocer miles de mujeres. Por lo general, las madres y abuelas de las chicas a las que me acerco, pidiéndome que me aleje o llaman a la policía.
Gracias por darme la posibilidad de transformar mi “loseritud” y mis compulsión a inventar palabras, en algo divertido y no (tan) patético.
Gracias a APTRA (siempre quise decir eso)
Gracias por darme la catarsis ideal para evitar que me vuelva loco con la rutina, el transporte público, los problemas económicos y las peleas del Bailando por un Sueño.
Y si en realidad ya me volví loco (y estoy en un cuarto con paredes acolchadas en vez de en una oficina, haciendo que trabajo y escribiendo esto), gracias por hacer que con su revista, mi locura sea cool y artística. Porque todos admiran a VanGogh, pero si ves a un loco en el subte con la oreja cortada, vas a rajar para el otro lado.

En fin, gracias por la posibilidad de hacer el ridículo que me vienen dando desde hace 166 martes.

Desde mi lugar en el mundo (quizás, una clínica psiquiátrica) brindo por más mentiras, más locuras y más martes y les hago llegar un profundo y caluroso (¿un infernal?) abrazo.

Guybrush

1 comentario
Lucía Miranda
luciamiranda26

¡Felices!

1 comentario
Marcelo Vertua

Forrazo

No me banco a la gente que cuando te explica o te cuenta algo, usa “A VER”. Es como que te dicen: “bancá un toque, que busco en mi inagotable fuente de imaginación y conocimientos El Ejemplo que de una buena vez te permita salir de la chatura mental en la que vivís”.

¿Pero quién sos? ¿María Kodama, Mariano Grondona o Julio ídem? “A VER” un carajo, conmigo no te hagás el Nico Repetto ni la Graciela Borges. Hablame bien, ¡mierda carajo!

Tampoco me banco a la gente que cuando te cuenta algo, manda: “…y entonces hice CLIC y descubrí que nunca más en mi vida iba a…”

A veces, según la historia, el CLIC le sirve al protagonista para darse cuenta de que no tiene que comprar más fiambre en Coto, o que le conviene dejar pasar el primer bondi para tomarse el siguiente, que por lo general llega vacío y con el lector SUBE funcionando a pleno.

“A partir de ahí supe que nunca más iba a trabajar en la televisión. Lo mío era el teatro… de revista”. Me da bronca. El CLIC es para los grandes cambios, para las verdaderas revoluciones interiores. Un auténtico CLIC es algo que te cambia la vida. Tal vez por eso me enferma escucharlo en cualquier conversación: llevo décadas esperándolo y nunca nada: me la paso deshojando almanaques para descubrir que soy el mismo forrazo de siempre.

1 comentario
alej

Don’t swim after lunch

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Ellos que exploten que yo sigo celebrando

Ellos arman una lista y enumeran conductas ajenas, desconocidas, “síntomas”, que le dicen. Los archivan de manera sistemática, para que haya orden. Para saber cómo comportarse en tal caso. Ellos hablan, mucho, enuncian todo lo que dicen sus libros gordos, obesos. Libros que se llenan de pelusa, decorando bibliotecas. Su mandato, siguen de manera fervorosa, a su manera, convenientemente, cómodamente, ajustadamente. Para seguir la línea, para tener todo a raya. Porque siempre es más fácil negar lo que se siente que quedar solo remando contra la corriente.

(Diez segundos para reflexionar)

Eso es lo que ellos quieren que creamos. Nadie rema solo, aunque ellos dicen lo contrario. A quién seguir en estos casos, podrías preguntarte. Recuerdo aquel canto: Cada cual atiende su juego, cantábamos de niños. Que así sea, para siempre, porque si de ellos dependiese, el mundo sería un desperdicio y nosotros seríamos las bacterias.

H

Deja un comentario
Señor G
seniorg

Teología a la japonesa

Pese a los intentos del Vaticano por minimizar los hechos, la ultima aparición de la Virgen María no fue lo que todos esperaban.

Deja un comentario
La lectora
La lectora y el aire by JUlio Flores

La lectora y el aire

collage: Julio Flores

Se necesita espacio en el texto para que el lector penetre.
Siri Hustvedt (1955), escritora estadounidense.

Hay libros en los que las oraciones se superponen, se tapan unas a otras como pasacalles. Las frases quedan sueltas y resulta inútil tratar de hilvanarlas: ellas solitas se repelen y hacen imposible una lectura fluida. Son textos que, de tantas palabras prescindibles, se quedaron sin aire. La lectora cree que ya se habría asfixiado si no consiguiera, siempre, salir de esos libros a tiempo.

3 comentarios
Juan P(erro)
EL CHU- CHU

¡El chu-chu!

Baile exclusivamente concebido para la celebración única de la edición 250 de la revista mas importante de lanito-américa y edmundo.
Inténtelo bajo su propio riesgo, cualquier efecto secundario consulte a su medico.

Deja un comentario
Leandro Vicetto

29º Capítulo

Barcelona,     Sala de Reuniones del Hotel Montcada     11.00 hs
Abro la puerta principal y lo veo. Allí estaba parado, mirando a través de una persiana americana, de espaldas a mí. Entro y cierro la puerta.

-¡Finalmente nos conocemos, Doctor!-Dijo Krotter aún sin darse vuelta.
-Han pasado todos estos años sin saber el uno del otro, Anny no fue muy confidente conmigo respecto a usted, ella no quería involucrarlo en todo este asunto, pero las vueltas de la vida son imprevisibles.- Concluyó
-Ya lo creo- dije casi sin querer
-Al fin de cuentas, Rostro, somos familia.- afirmó mientras miraba de reojo.
-La familia es otra cosa, Krotter- vociferé desafiante.

Se dio vuelta y aunque solo podía ver su figura a contraluz, sabía que mi comentario le había molestado.

-Bien, vayamos a lo nuestro Doctor. Seré claro. Usted está aquí, porque si no estaría muerto. Y no está muerto, porque es el esposo de mi hija. Partiendo de esa base, creo que entiende en qué posición está parado. Podría decirse que, sí, que somos familia y que a partir de ahora usted trabaja para mí.-Dijo terminante.- Pues bien, el trabajo que tengo para usted le es bastante familiar. Se preguntará de qué rayos estoy hablando. Le cuento. No sé si estaba al tanto, de que su trabajo, era útil a los servicios de La Mafia Rusa, allá en Argentina.

No dije una palabra, pero el gesto de mi cara parecía decirlo todo.

-Así es, querido Rostro, usted creía que era un eslabón más en la lucha contra el crimen, pero en realidad estaba trabajando para la Familia del Ruso Volkov, a la cual, su amigo, el inspector Daniels, rendía cuentas.-Agregó sarcásticamente.

Una sensación de vacío, iba subiendo a través de mi cuerpo. El seguía hablando pero yo ya estaba sordo. Comencé a dar pasos hacia atrás, quería irme de allí a aclarar las ideas. -¿Qué estaba diciendo este desgraciado?- pensaba mientras tomaba el picaporte de la puerta.

-Aún no he terminado Doctor, ni lo piense. Sé que se siente estafado por todos.- asintió. Luego de un breve silencio dijo por lo bajo, jactándose.
-Esa es la vida mí querido…Yerno.-

Deja un comentario
G + N

Viajantes de paso

Deja un comentario
Lunatika

Oñoto


Sobre la mano
reposaban alas de otoño,
residentes en la clausula
de la expropiación del ensayo.
Los ojos, enganchados
por el oxido,
aislaban en sí,
cualquier tipo de obertura.
Y como muñeca de trapo,
ella, reincidente
en el mero hecho de permanecer,
cosía la celebración
de los hilos de la dilatados,
frunciendo de a poco
las palabras al revés.

Deja un comentario
alej
contratapa250

Contratapa 250

Deja un comentario