Leandro Vicetto

24º Capítulo

Buenos Aires, Un hangar del aeropuerto de Ezeiza, Noche
Me despierto sobresaltado, todo parecía haber sido una pesadilla. Pero qué hacía atado a una silla en lo que parecía ser un hangar. Sentía el gusto a cloroformo en la garganta. Tenía la boca tapada con una cinta. Giré la cabeza y vi la deformidad de mi brazo roto, pero la cuerda que me ataba ejercía una tracción suficiente como para calmar el un poco dolor. De fondo se escuchaba el ruido de un avión despegando.
Vi acercándose unas personas. Cuando logré enfocar la vista, reconocí a Anny y a Daniels. Empecé a gruñir detrás de la mordaza. A Daniels lo empujaron y cayó de rodillas delante mío, estaba muy golpeado. Levanté la mirada hacia Anny, pero, no tenía ningún rasguño, estaba en perfecto estado, es más, estaba reluciente, muy bien arreglada y altanera. Llevaba dibujada una leve sonrisa que me perturbaba. Algo andaba muy mal. No lograba entender lo que pasaba, miraba extrañado aquella situación mientras se escuchaba la risa del que iba detrás. No podía verle la cara pues la luz del farol se cortaba a la altura del cuello, sin embargo, esa risa me era conocida. Sí, claro, era la risa del oficial Morris.

Leandro Vicetto

Acerca de Leandro Vicetto

Un tipo oscuro. Flamante incorporación de martes, nos deleita con sus relatos en forma de policial negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>