Leandro Vicetto
dr_rostro_carta

27º Capítulo

Barcelona, Un hotel en Las Ramblas hora incierta
Mientras subo al ascensor y el botones intenta sacarme charla, pienso en todo lo que pasó. Daniels, Anny, todo se mezcla de manera aleatoria delante de mi vista. Cómo prestarle atención al chico con este nudo en la garganta. El hace su trabajo y yo, tal vez, comienzo a elaborar mi duelo.
Esbozo una leve sonrisa cuando llegamos al piso indicado. Séptimo piso a la derecha. Caminamos por el corredor. Con su mano extendida, me indica cuál es la habitación, entonces me detengo. Me deja pasar y luego se dirige hacia la ventana, corre las cortinas dejando entrar la luz del sol. Hace mucho calor. Le echo un vistazo como para cumplir, giro y le doy de propina, la moneda de veinticinco que siempre llevo en la billetera, la tengo desde mi último viaje hace tres años, cuando todo era diferente. Es mi moneda de la suerte, que al fin de cuentas, no había servido de mucho.
El botones hace un gesto de afirmación con la cabeza y se retira.
Ni bien cierra la puerta, me dirijo hacia la cama y me zambullo. Con la cara metida entre las sabanas empiezo a sentir una angustia que me comprime el pecho y empiezan a brotar las lágrimas. -Anda todo mal, todo, todo mal.- Me repito en silencio, pensando.
En ese momento, escucho detrás de mí un golpe suave en la puerta. Miro de reojo. Alguien ha pasado un sobre por debajo. Me levanto lentamente, como si fuera tres veces más pesado. Me acerco a la puerta de la habitación y me agacho. Recojo el sobre. Lo abro.

Leandro Vicetto

Acerca de Leandro Vicetto

Un tipo oscuro. Flamante incorporación de martes, nos deleita con sus relatos en forma de policial negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>