Archivo del Autor: Hache Blanco

Hache Blanco

Acerca de Hache Blanco

A causa de sus graves problemas de memoria, Hache decidió escribir su vida y para empezar, se dice a si mismo: "Hache...¡Cuidado con el Hacha!" www.sonidoblanco.com
Hache Blanco
hache

En si no da placer

El dolor en si no da placer, es el fruto después de las espinas. ¿Vale la pena? Eso lo mueve, lo intriga.
Se mete en el cine de costumbre a ver la película de su vida y saca en claro la mismísima duda.
Toma un trago de su silencio de tumba y espera. Pide un deseo que sabe bien imposible. Sabe mal como de costumbre.
Se fuma sus ideas para evitar la abstinencia y piensa en su cama. En la cama.
Se desnuda hasta quedar piel y huesos y se toca. Se masturba. Terrible mente.
Piensa en su chorro de ansias bañando un hueco ajeno a si mismo. Las paredes oyen, pero esta vez se mojan de enjambres (miel de abejas) y el calor se afiebra en su entrepierna erecta.
Se mete en sus venas nublando su cabeza.
Sueña con pesadillas tan bellas. Sueña con el sudor de otro cuerpo que conoce,
que bien sabe o sabe tan bien.
Usa sus manos, usa sus dientes, dejando escapar una lengua sedienta que en su vientre habla más de mil idiomas.
Los ojos se dan vuelta, los cachos de carne se evaporan. Hace un viaje anhelando la vuelta.
Solo
Una noche
Solo un instante.
Aunque quede en la memoria,
Solo en la memoria.

H

5 comentarios
Hache Blanco

Fantasmas que existen

Su retrato está aún colgado, detenido en el tiempo. Él está muerto; sin embargo no descansa en su mente distraída que mira de reojo. Recién nos conocemos. Las caricias se hacen ásperas debajo de aquellos ojos que desde la pared avizoran.

- Es mentira que los fantasmas no existen- pienso.

Imposible, como celar a un difunto. Traerlo en oraciones para batirlo a duelo no es algo que de resultado. Hay que aceptarlo, sin más consuelo y a la vez pensar que estaré un poco mas enfermo, por querer enterrar a un muerto, por querer reemplazarlo y en contradicciones, mientras ella sonríe y confunde mi nombre, tomarlo como un cumplido.

¿Quién está muerto? ¿Quién está vivo?

H

3 comentarios
Hache Blanco

Una idea fija

Una idea fija se cae y me arrastra con ella. Rueda pesada sobre la nieve de mi sexo y se hace grande como un ancla. Al mismo tiempo, yo me hago cada vez más pequeño. Huyo de mi propio rastro, es la única manera de salir ileso.
Un vaso de agua sostenido por finos dedos en el medio de un desierto, me invita a dar el trago amargo de mi propio gusto. El miedo apresura el paso pero también apresura el momento de enfrentar su origen y fundamento.
Vomitaré ruido de moscas para purgar la angustia. Haré arcadas de palabras ahorcadas. Lo haré hasta quedar seco y así tal vez levantar vuelo.

H

1 comentario
Hache Blanco
hache

Cuchillos en el vientre

Cuchillos clavados en el vientre, cada vez que estrangulo mi propio instinto. Vuelta de alambres revolcándose, hartos de la palabra atrapada, estallando por dentro en un solo pedazo de sangre coagulada. Veneno de reloj despertador en caso de urgencia. Manojo de ojos desperdigados por el suelo. La flecha fija esperando la carrera. Puesta a punto del tren delantero para estar listo. Tomo el cuchillo, el del vientre, lo afilo con saliva, unto los brazos de a uno, y me arrodillo a pedir perdón por haber sido una vez piedra viva, fuego, viento y grito al mismo tiempo.

H

3 comentarios
Hache Blanco
hache252

La nueva medida del Centímetro

Una rama se parte en mil pedazos y deja caer un solo ruido.
Un solo ruido dispara un enjambre de ideas.El zumbido abre mis ojos en forma de sorpresa.
Después de verte llegar inesperadamente…
Tiemblo en un sacudón de hombros.
El frío que siento en el cuerpo se abriga con la piel de una gallina.
Los pasos que imagino vienen hacia mí
Como galgos corriendo entre pulmones.
(Breve pausa)
Ahora estamos a un centímetro nuestro.
Ahora me pierdo.
Ya estamos a un centímetro del suelo.

H

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Hacerse humano

(basado en una historia real)

La mocosa insolente se sube al caballo,
De madera y regalado.
(No se dio cuenta pues era de noche)

***Así comienza esta historia***

La chiquilla chilla, por eso no escucha,
No entra en razones, que estarán de vacaciones.
La verdad molesta, trae cola de paja.

La mocosa insolente no sabe
No conoce del mundo ni del arte
Solo quiere sacudirse

***Reflexión por algo nuevo, algo mejor***

Aceptar un trabajo, trae consigo deberes y obligaciones.
Uno debe encargarse de estas cuestiones.
Y si se falla, debe uno hacerse cargo del perjuicio.
Eso nos diferencia del resto de los animales.
No hace seres humanos.

H

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Ellos que exploten que yo sigo celebrando

Ellos arman una lista y enumeran conductas ajenas, desconocidas, “síntomas”, que le dicen. Los archivan de manera sistemática, para que haya orden. Para saber cómo comportarse en tal caso. Ellos hablan, mucho, enuncian todo lo que dicen sus libros gordos, obesos. Libros que se llenan de pelusa, decorando bibliotecas. Su mandato, siguen de manera fervorosa, a su manera, convenientemente, cómodamente, ajustadamente. Para seguir la línea, para tener todo a raya. Porque siempre es más fácil negar lo que se siente que quedar solo remando contra la corriente.

(Diez segundos para reflexionar)

Eso es lo que ellos quieren que creamos. Nadie rema solo, aunque ellos dicen lo contrario. A quién seguir en estos casos, podrías preguntarte. Recuerdo aquel canto: Cada cual atiende su juego, cantábamos de niños. Que así sea, para siempre, porque si de ellos dependiese, el mundo sería un desperdicio y nosotros seríamos las bacterias.

H

Deja un comentario
Hache Blanco

Cuando las nubes bajan

Solo se oye el sonido del viento. El aire espeso se acomoda. Bajan las nubes hasta el suelo dejando huellas. Estoy recostado o tirado, da lo mismo. Como un voyeur sigo el recorrido de un pájaro prevenido. La tarde toca la puerta despacio. Aun no cae la lluvia pero se huele. La pelusa de los árboles pesa en el techo, justo arriba mío. Miro el teléfono, inamoviblemente mudo. Escucho mis respiraciones a tiempo.

Mientras todo esto va pasando, el gato chino mueve el brazo. Como un reloj. Con ritmo lento. Pausado

Y yo me pregunto, hasta cuándo.

H

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

No poner las manos

No poner las manos

Un corazón formado por veinte humanos sacudiendo los hombros.

Un hombre montado en la espalda de una mujer (que camina)

Y viceversa.

De fondo, un árbol que fue planta, se planta.

Lanzada a la carrera, no se dio cuenta que estaba atada como un perro.

Corría hacia el costado, tampoco parecía advertirlo – se agitaba sola mente-

No avanzaba. Si retrocedía.

Cuando alguien cae, parece como si se fuera a partir la cara

(Y a veces eso pasa)

¡¿Serías capaz de dejarte caer y no poner las manos?!

H

Deja un comentario
Hache Blanco
hache

Ahora o Nunca

No fue tan difícil; salir un poco, tomar aire fresco. No lo hago habitualmente, suelo pasarme las horas en casa, escuchando algo de música, escribiendo un poco, leyendo. No tengo televisión, no me interesa y sé que eso suena un poco snob. Así es.
La calle estaba soleada y estaba bueno para caminar un rato.
En el correo había diez personas adelante mío. No me gusta esperar, pero como sabía que eso era una posibilidad, tenía en el bolso un libro de Zelarayán. Ahora o nunca. Estaba muy bien.
Por la tarde iría al cine. Nada como ver una película solo.

-¡El que sigue!- dijo la mujer del mostrador.

Envié la carta certificada. Para que llegue y no haya dudas.

H

3 comentarios