Archivo del Autor: Lunatika

Lunatika

Acerca de Lunatika

Poesía desde la madre patria. Nuestra amiga catalana nos envía sus versos desde la luna.
Lunatika

Brillo y color

Perdió el color su brillo
antes de llegar a la meta,
reutilizó los diversos estampados
para conmemorar
el sumergir de aquel juego.

Lo imprescindible,quedo innato
en el recuerdo de ambos.

Brillo y color.
Nitidez fugaz de lo opaco.

Ocaso sin tregua,
que mitifica
aquellas sombrías mudanzas,
aquel parque ilustrado,
y todas aquellas grúas
que están por llegar,
cuando el brillo retorne a su color.

Deja un comentario
Lunatika

Agradezco

Agradezco tus flores
posadas sobre la bicicleta
relámpago de lluvia,
inercia que precipita
la destrucción,
y desaparece.
Doble verso
para un niño duplicado,
doble verso
con código encriptado.
Un banco que perpetua
el sexo añorado,
intimidad huérfana
de un barrio mojado.
Invitación
al cosmos
para una evasión conjunta.
Doble verso.
Agradezco tus flores

Deja un comentario
Lunatika

Los martes pa´tí

Restricciones,
accesos y entradas,
anhelos sin capricho,
efervescencias contadas,
analgésicas
de la febril indumentaria en cuestión.

Asaltos esperados,
enumeraciones de palabras
que llevan en sí
una carga de confabulación
prescrita por la síntesis
de un hilo rojo.

Un sobre hacia el destino
de la reconstrucción.

Deja un comentario
Lunatika

Entre risas

Se reían, por debajo de sus faldas,
palpitaban
y volvían a reír.
Caprichosas,
fuera de sí,
deambulaban como idas.
Huyendo,
yendo y viniendo,
tan mediocres,
tan sinceras,
dulces,
perras,
bellas.
Sonreían sabiéndose únicas,
tras excesos vomitaban,
siguiendo los hilos
de conversiones amargadas.

Se reían. !Si¡
de su vida y sus miserias,
de todo,
de nada.

Deja un comentario
Lunatika

Oñoto


Sobre la mano
reposaban alas de otoño,
residentes en la clausula
de la expropiación del ensayo.
Los ojos, enganchados
por el oxido,
aislaban en sí,
cualquier tipo de obertura.
Y como muñeca de trapo,
ella, reincidente
en el mero hecho de permanecer,
cosía la celebración
de los hilos de la dilatados,
frunciendo de a poco
las palabras al revés.

Deja un comentario
Lunatika

Desvarío

Mecanismos circunstanciales,
para recolocar la distancia
a su debido lugar,
pues desterrar la cercanía,
nunca implicó
el contacto indirecto
que sigue preservando
sus raíces más nativas.

Hiatos de perseverancia,
para modular la frecuencia
de la nostalgia,
irreversible en sí.

Signos de sucesión,
para no desmembrar
el idilio ensoñado;
ya que siendo neuróticos atributos
nos les queda más que eso,
métodos y lineas
para desbordarse
en una parada de bus
a medianoche.

Deja un comentario
Lunatika

Conspiranoia

Absurda insomne,
degusta sus sueños
con la grandilocuencia
del que no puede dormir,
a la vez que sopesa
la integridad de una gata
que duerme en un altar,
bajo la vanidad de un castillo,
en el que se enhebra la relativa
madurez de cartón.
Al unisono dados y soldados
combaten sobre un acordeón,
que entona
óvalos de manzana y jengibre.
Absurda insomne,
guarda sus delirios
en el frasco apetitoso de metal,
mientras, la batalla
continua inerte
en el cubículo gris
de la maquinación.

Deja un comentario
Lunatika

Comunicando

Tantos teléfonos conectados
y yo sigo sin escuchar tu voz.
Suena,
descuelgo
y la agónica música
continua sonando.
A un lado,
un individuo imperceptible,
del otro
una extraña sensación de soledad.
Engranajes fracturados,
cables colgando
formando cortocircuitos.
Los teléfono siguen conectados…
mientras, entorpezco
la disparatada escena,
aletargando el desuso cambiante.

Los teléfonos siguen conectados,
y nosotros comunicando

Deja un comentario
Lunatika

Delicado vaivén

Sobre la ceja,
muros de contención,
divinidades prohibidas,
impulsos contraídos,
y engendros.

Mitades, clavos, agujeros,
dilataciones sin causa,
cuchicheos que rebuscan la basura
para tasar a granel la simbología,
sin desperdicio.

Parentescos destruidos,
inventados,cósmicos,
que combinan
teoremas inhabitables.

Breves descripciones de lo estable
preludiando lo arcaico.

Y nada más,
solo una ceja levantada a custodia compartida.

Deja un comentario
Lunatika

Final – Principio – Final

Sepultura de cristal
para la anécdota incongruente.
Un final estival,
y el lecho hermético,
elixir de atrocidades
que sin oler
desatan el más puro instinto animal.

El extremo del placer
desorientado,
traspasa la retina
que esboza
la tensión sin resolver,
con un estilo fluvial indirecto.

Hematomas y desgarros
fluctuando,
queriendo sobrepasar
la capa de piel sobrante.

Escenas desatadas
sobre ojos narcisistas,
donde la conspiración
teje los detalles
que con recelo,
todavía están por ver.

Deja un comentario