Guybrush

Intento de Barrabrava

El fin de semana pasado volví a reencontrarme con el deporte.
Lo vi medio de lejos, pero por lo menos sé que anda por ahí.

El sábado fui a la cancha. Creo que había ido solo una vez antes, cuando tenía 12 años, así que se podría decir que no soy muy asiduo a concurrir a ver futbol en vivo. Lo cual generó ciertos inconvenientes. A saber:
- Canté mal todas las canciones. Y trataba de arreglarlo y quedaba peor. Es mejor quedarse callado cuando no sabes la letra que decir “aaaeeeeeooooaaasss” en vez de “cada vez te quiero más”.
- Era el único del lugar sin la camiseta del equipo. Y estaba peligrosamente vestido con colores parecidos a los del contrario.
- Antes de empezar el partido, tenían que explicarme todo el tiempo por qué aplaudían (la voz del estadio anunció algo), silbaban (salieron los árbitros) o gritaban (pisé a alguien).
- Todos me miraron rarísimo cuando, mientras mencionaban que tal o cual jugador había vuelto y estaba en tal o cual nivel, yo mencionaba sonriendo que una bandera que decía “soy de [el club], luego existo” citaba a Descartes.

No contento con todo eso, el domingo me levanté relativamente temprano y me fui a ver a unos amigos correr la media-maratón de la Ciudad de Buenos Aires.
Cuando digo “relativamente” temprano, es porque al despertar (a unas dos horas de donde debía estar) veo en Facebook que todos ya ponían “@ Palermo” o “a punto de largar”.
Salgo “corriendo” (me tomé un remis a la estación), el tren se demora en venir, se queda parado 15 minutos y, cuando llego a Palermo, me indican mal y termino buscando la largada en el kilometro 2.
Cuando finalmente llego a la largada/llegada ya se habían ido todos hace rato y estaban llegando los primeros.
Ahí me dediqué sistemáticamente a hacer el ridículo:
- Burlándome de la forma de correr de un tipo cuando tenía toda la familia parada al lado.
- Recibiendo los gritos de un policía porque para evitar meterme en el circuito me paré en el medio de una calle transitada
- Peleándome con un tipo de la organización porque quería pasar a la carpa de mi equipo pero en realidad estaba metiéndome en el VIP de Claro.
- Preguntándole a un compañero que tuvo que abandonar por una lesión: “¿te duele mucho?”.

Finalmente, luego de una mañana agitada, volví a casa todo transpirado… pero no por hacer deportes, sino porque había llevado mucho abrigo.

“Yo creo que habría que inventar un juego en el que nadie ganara.”
Jorge Luis Borges

 

Guybrush

Acerca de Guybrush

Un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y busca a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. guybrush@losmartesmiento.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>