Guybrush

La compu y la remera (fábula)

Había una vez una computadora.
Una compu que un día, mientras la dueña hacía skype, empezó a hacer ruido y a temblar sin que le prestaran atención. Durante días emitió su trágica queja sin resultados, así que una noche, cuando la casa dormía, se dijo: “111011010011” (que vendría a ser algo así como: “loco, esto no da para más, yo me voy a otro lado”), se levantó (no me pregunten cómo, cuanto me contaron la historia omitieron ese detalle) y empezó a caminar hacia la puerta.

Al avanzar hacia su escape, vio una sombra avanzando por el pasillo. “Chau”, pensó, “es mi dueña y va a ponerme nuevamente sobre el escritorio”. Pero no, la sombra amenazante… era una remera. Una remera de The Smiths.

“Pero… ¡vos sos la remera que ella no se saca nunca! ¿Qué haces caminando?”, preguntó la compu. (… sorprendida de que un objeto inanimado se pasee por la casa).
“Bueno, aprovecho que ella duerme y estoy escapando”, respondió la remera. “Necesito un baño y creo que si me quedo acá no va a llegar nunca. Con respecto a cómo hago para caminar, fácil: cobré vida. Tengo tantas bacterias que soy un ente vivo”. (Eso no tiene sentido, pero así me lo contaron. Vos seguí leyendo).
“Yo también estoy escapando. Necesito un service y aunque se queja por el ruido, creo que no va a llevarme nunca”.
“Ah, no escuché esos ruidos, no tengo oídos”, dijo la remera. “¿Y cómo es que vos estás viva?”
“No sé si estoy viva, pero soy un procesador muy avanzado. Cuando noté que si me quedaba acá iba a romperme, se activó un sistema de auto-preservación que me hace huir”. (Lo sé… cualquiera).
“Escuché a una taza de Mafalda en la cocina decir que la vida en la calle es bastante complicada, compu. Sería muy útil usar tu proje… prose… mmm… súper cerebro para poder escapar con éxito. Pero seguro no vas a querer juntarte conmigo”, se quejó la remera. “Dicen que tengo muy feo olor”.
“Bueno, no tengo nariz”, respondió la compu tomándola de la mano (¿mano? y dale…), “pero si lo que decís es cierto, con mi inteligencia y tu olor para alejar a nuestros enemigos creo que vamos poder triunfar”.
La remera sonrió (supongo que con la boca de Morrisey o algo… no tienen orejas ni nariz, pero sí boca y ojos, ¿qué onda?), miró a la compu que empezaba a sonrojarse (¿¡cómo!?) y juntos empezaron a caminar hacia la puerta y hacia su nueva vida.

Moraleja:
Lavá tu ropa cuando está sucia y arreglá tu compu cuando empieza a hacer ruido, porque vas a crear una hermosa (e irreal) historia de amor, pero te vas a quedar sin indumentaria ni actualizaciones de facebook…
… y una remera de The Smiths y una PC ruidosa van a aterrorizar gente en las esquinas de tu barrio.

Ilustración por Lucía Miranda

Guybrush

Acerca de Guybrush

Un pibe como cualquiera. Trabaja en un lugar que no sabe si es el suyo, tiene dudas existenciales, algunos amigos y busca a la chica de sus sueños. Un poco torpe, buena gente y siempre con alguna idiotez chistosa para decir. guybrush@losmartesmiento.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>