Marcelo Vertua

Síndrome de match point a favor

En Siempre es medianoche, uno de los personajes de Hanif Kureishi dice: “Las personas enferman cuando no llevan la vida que deberían llevar”. Lo admito: estuve trece años agonizando, llorando y arrastrándome por los pasillos de un laberinto que yo mismo diseñé. Atravesaba los días como si fueran un campo minado: aterrado, furioso, lleno de espanto, soñando en silencio con una vida al revés, acorde con mi manera de pensar.

Al final, cuando el hartazgo le ganó al pánico y desde larga distancia, casi sin mirar, lancé el balón hacia arriba y de pronto encontré el resultado a mi favor, no me creí Manu Ginobilli, sino que me sentí sucio e indigno, indeciso entre huir o festejar.

Ahora no es que esté todo el día tirado en la playa ni tampoco me levanto al mediodía, pero ya no tengo que correr al doctor.

No quiero convertirme en el nuevo Ari Paluch o Bernardo Stamateas, pero creo que a veces, con la excusa de sobrevivir matamos lo que amamos. Mi mayor miedo no era fracasar, si no dejar atrás la culpa y concretar lo que apenas me animaba a desear.

 

Marcelo Vertua

Acerca de Marcelo Vertua

La información biográfica de MV, al igual que su vida, se encuentra en permanente estado de reconstrucción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>